Sobre los abogados

30 Cosas que como abogado me irritan de un juez

Los juicios o vistas orales ponen a prueba la paciencia y capacidad de empatía del juez y del abogado, aunque éste ha de estar preparado para afrontar con serena dignidad actitudes del juez que excepcionalmente responden a prepotencia, chulería, desgana y desconsideración. Veamos treinta momentos o situaciones.

juez ridiculo No siempre hay cordialidad entre abogado y juez. En ocasiones, en el curso de un juicio oral alguna actitud o decisión del juez provoca malestar, desazón o irritación en el abogado que soporta con la contención que impone el lugar y el respeto a los intereses de su cliente.

    Puesto en el papel de abogado, que lo he sido, expondré las 30 cosas o actitudes de un juez que como abogado me resultan irritantes, durante la celebración del juicio o vista oral, bien entendido que las expongo como situaciones puntuales, con visos de caricatura y para provocar la sonrisa, aunque como siempre con un poso de amargura porque al que  ha sufrido ocasionalmente alguna de las situaciones, maldita la gracia que le hará. Veamos.

 1. Que obligue a ser puntual a las vistas aunque no predique  con el ejemplo.

2. Que no escuche…y que se le note.

3. Que me obligue a repetir lo mismo varias veces porque noto que no atiende… y que no demuestre darse por enterado.

4. Que me mire con desgana mientras hablo o mira hacia un punto perdido.

5. Que frunza el ceño como si le estuviera hablando de los problemas de Ganímedes.

6. Que guarde silencio cuando le toca hablar y responda con monosílabos cuando pregunto.

7. Que durante toda la vista oral no se haya molestado en tomar una nota ni examinar los autos.

8.  Que el juez bostece con disimulo. 

9. Que me trate como un humilde pecador que acude ante el confesionario donde le aguarda el obispo.

10. Que en vez de zanjar una cuestión previa o prioritaria la posponga hasta sentencia por argucias procesales.

11. Que no se  fije en los detalles pese a que insisto, enfatizo, subrayo y grito…como profeta en el desierto

12. Que pida la siguiente pregunta al testigo cuando este no ha acabado de responder.

13. Que me diga “Sea breve” o “Vaya concluyendo” cuando apenas he empezado a exponer mi alegato.

14. Que considere impertinente mi testigo o mi pregunta cuando no ha captado su importancia porque no me ha dejado explicarlo.

15. Que crea que mis alegatos se han improvisado y sin esfuerzo.

16. Que cuchichee con el secretario judicial mientras hablo.

17. Que tutee al abogado contrario mientras me trata con distanciamiento.

18. Que sonría maliciosamente pensando que cobro mas que él.cosas que disgustan

19. Que se dedique a escudriñar con parsimonia el expediente mientras un interminable silencio cae sobre la Sala y la tensión se eleva.

20. Que la telepatía me dice que el juez tiene prisa por acabar este juicio.

21. Que no me regale, delante de mi cliente, ni un sencillo gesto de asentimiento mientras hablo.

22. Que demuestre falta de memoria cuando un asunto idéntico ante él siguió criterios probatorios y decisiones distintas.

23. Que acepte mi minuta y sentencias con la misma actitud que los folletos publicitarios en el metro.

24. Que me de la palabra como si fuera la última cena del condenado a muerte.

25. Que la sentencia llegue tarde y mal.

26. Que la sentencia no se entienda…ni por el vencedor ni por el vencido.

27. Que el juez crea que por tener la última palabra, tiene la razón.

28. Que el juez crea que una toga con puñetas y unos membretes dan la ciencia que solo proporcionan libros y experiencia.

29. Que me diga lo gran abogado que soy antes de poner una sentencia contraria a mis intereses.

30. Que te diga sonriente que si lo deseas puedes recurrir.

juez con abogadoPero lo que mas me irrita, es que si el abogado se convierte algún día en juez…¡ incurre en los defectos que criticó!

Y por supuesto que el lector puede añadir mas situaciones si las ha padecido…

 

 

 En su día me atreví a ofrecer veinte consejos prácticos para ejercer la abogacía, y me temo, que tras lo expuesto debo añadir el veintiuno: demostrar inteligencia emocional respecto del juez que no la demuestra, y en consecuencia no perder de vista que lo importante es el cliente y el caso confiado, demostrando su autocontrol ( ese es el reto) en el foro  y grandes dosis de empatía.   

 Así, durante el juicio, pese a percibir alguna conducta desconsiderada o señal impropia, el abogado ha de  controlar la irritación porque si se deja germinar y crecer, le perjudicará a él y los intereses de su cliente: en primer lugar, el abogado alimentará prejuicios hacia el juez y posiblemente esa percepción le desviará del núcleo jurídico del debate ( lo que aprovechará el abogado contrario); en segundo lugar, el abogado inconscientemente tendrá “el gatillo rápido” y la tendencia a respuestas precipitadas en una suerte de “legítima defensa” (lo que conduce al desahogo instantáneo y la decepción a medio plazo); y en tercer lugar, el incidente puede alimentar la idea de que el juicio está perdido y dejar al abogado privado de entusiasmo, o lo que es peor, contribuir con su pasividad a que la fatal profecía de la derrota se cumpla ( siempre hay sorpresas, ya que no siempre lo que parece lo es y menos en el foro).

Pero insistiré una y mil veces: estamos hablando de patologías y no de reglas generales. 

33 comments on “30 Cosas que como abogado me irritan de un juez

  1. Buena autocrítica, pero debería ir pareja a las “cosas de los abogados que irritan a los jueces”. Sólo así se pueden entender algunos de los puntos que mencionas en tu post.

    Me gusta

  2. Yo entiendo que también habrá un monton de cosas de los abogados que irriten a los jueces, pero para mi (como abogada) una de las peores cosas que pueden pasar es que el juez no te deje hablar, bien diciendo que no caben cuestiones nuevas por que tenían que estar en la demanda, o bien, diciendo que las que no son cuestiones nueva ya están en la demanda y por lo tanto, que me ratifique.

    Me gusta

  3. CLARO QUE EXISTEN JUECES ODIOSOS VAMOS A DEJARLOS EN EL 11 %

    DIEZ COSAS QUE LOS JUECES ODIAN DE LOS ABOGADOS:

    1. Que no conozcan ni por asomo no ya el expediente administrativo sino siquiera la demanda a) porque viene por sustitución de un compañero y ” usted entenderá señoría que si vengo por hacer un favor …no me voy a leer además la demanda…ah y todo eso que plantea de jurisdicción, legitimación y demás excepciones …pues que no se, no me consta, no me acuerdo…” b) porque es de oficio y ” señoría hablé con mi cliente hace seis meses por teléfono y no le he vuelto a ver…así que a mi tanto me da” c) porque es de Madrid y viene a Provincias y ya hace gran favor con bajarse del avión …. y puedo seguir con cien excusas mas

    2. Que pretendan que el Juez sea un convidado de piedra, sobre todo si el cliente está en sala, así que el Juez a) no puede plantear motivos nuevos “que se me ven las vergüenzas….. que no he visto ni el pleito ni la doctrina ni la legislación aplicable” b) no puede interrogar a los testigos …”si las respuestas me son convenientes porque quedo mal delante del cliente al no haber formulado las preguntas y si no me son convenientes porque me hunde el pleito aunque el testigo sea “mío” c) no se empeñe en formular aclaraciones a las periciales, las mías o las del otro, por las mismas razones que antes …” pero vamos a ver el juez es tonto y no entiende que los peritos son ” de parte” ? “…….no digo ya acordar diligencias finales

    3. Que desplieguen una arrogancia increíble como si fueran Giannini, Kelsen y D. Eduardo…cuando lo que tienen es una ignorancia oceánica de los rudimentos incluso del Derecho Administrativo y desconocen especialmente la humildad que esta siempre detrás del verdadero conocimiento… arrogancia que proyectan con una falta absoluta del respeto hacía el juez ( que lo lleva en el sueldo) y con la otra parte (que no lo lleva en las costas)

    4. Que crean que pueden ganar un pleito amenazando al juez ” señoría caso de no admitirse la prueba propuesta por esta parte o de admitirse cualquiera de las propuestas por la contraparte me vería obligado a ejercitar las acciones ante el orden penal o disciplinario” ( que los hay) o incluso que concluyen los recursos de apelación, todos, con una “cláusula de estilo” de siguiente tenor ” la Sala deberá asimismo deducir testimonio por la evidente prevaricación en la que incurre la sentencia de instancia cuya revocación damos por supuesta”…que ya es mucha mili como decíamos en mis tiempos como para pensar que un solo juez de España puede sentenciar a su favor por esas “amenazas”

    ( LOS CASOS SON REALES Y TODOS LOS CONOCEMOS)

    y me quedan seis para otro día

    DICHO ESTO EL NOVENTA POR CIENTO DE LOS ABOGADOS SON EXCLENTES PROFESIONALES QUE TIENE SIEMPRE BIEN PRESENTE LA PRIMERA REGLA DE SU TRABAJO

    “EL ABOGADO ES EL PRIMER Y MAS VALIOSO COLABORADOR DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA”

    Me gusta

  4. Gran parte de las 30 se resumen en una sola. Falta de empatía. Ahí esta el problema

    Me gusta

  5. Espero ansioso la segunda parte: 30 cosas (más o menos) que como juez me irritan de un abogado

    Me gusta

  6. Soy juez de primera instancia. 30 años en el tajo. Hace mucho que deje de prestar atención a lo que dicen los abogados. Para pasar el tiempo en la sala me llevo algo que hacer o alguna lectura ligera. Estoy seguro de que tiene que haber abogados estupendos, que sepan derecho, defiendan a su cliente de forma limpia, respeten a los demás y colaboren con loa justicia, pero yo debo haber tenido muy mala suerte, porque voy a jubilarme sin haber conocido a ninguno.

    Me gusta

    • La profesión de abogado no es fácil, como la de Juez. Al igual que, desgraciadamente Hay abogados pésimos, también existen jueces pésimos.
      Pero afortunadamente en ambos mundos, la gran mayoría son humanamente, excelentes profesionales.
      Prefiero ser mas optimista.
      Saludos,

      Me gusta

  7. Yo añadiria, que diga al abogado contrario, nos vemos, que de hecho sea así y tome copas con el, que además cuando hablas este con los wasap, y que prejuzgue el asunto, por lo que por mucho que hagas, ya tomo la decisión. Pero lo que se dice, seguro que no ocurre en España y hablamos de Venezuela o así.

    Me gusta

  8. No obstante lo anterior, para ser justos, tan malo es eso como los Abogados que hacen todo tipo de cosas, para boicotear al compañero que esta al otro lado, hace unos días una joven abogada de la empresa P… las de las preferentes, se moría de risa cada vez que declaraban mis clientes, o cuando hablaba yo, ciertamente su señoría debió llamarla al orden y si tenia un ataque, que tomara ansioliticos. Yo si no fuera mujer, si no fuera abogado, si no creyera en la justicia,… le hubiera ofrecido otra cosa. Teoria esbozada, los conocimientos financieros vienen dados por el mero hecho de poseer participaciones de una SL (por herencia). Jajajajaja me rio, por la indigencia argumental, a mi me daría verguenza. Son Lowcost, y según alguno los mejor preparados.
    Yo tambien soy escolapio.

    Me gusta

  9. Cada día tengo mas claro que el problema principal radica en que los abogados no entienden cómo piensa un juez ni lo que quiere oir, sencillamente porque nadie se lo ha contado, dada la poca comunicación que suele existir entre ambas profesiones. Por eso acuden a una forma de pleitear en general y de exponer sus argumentos en particular, que al juez le desespera, cuando los letrados por el contrario creen (equivocadamente) que es lo que mejores resultados produce. La combinación de ambas cosas es explosiva y produce la mayor parte de los problemas que se dan habitualmente, siendo el tema estrella el de “hacerlo largo”. Lo que de verdad un juez menos soporta, lo que mas detesta, es que el abogado se extienda en un tema, especialmente si además no lo expone ordenadamente. Por el contrario, el letrado vive con la errónea creencia de que cuanto mas hable, mejor, y mas posibilidades tiene de ganar un pleito. Es otra triste expresión del resultado del sistema educativo (y empresarial, es algo cultural) español, en el que ante la falta de calidad, se acude a la cantidad. Habrá jueces que pacientemente aguantan (escuchando o no), otros que saltan con mala educación, y alguno que lo reconduzca con mano izquierda, pero en el fondo es siempre el mismo problema. El abogado no entiende lo que piensa y quiere el juez, sólo algunos con mucha habilidad e intuición lo consiguen, y a esos se les nota a legua y tienen gran éxito. Entre jueces comentamos en ocasiones lo mucho que nos gusta como actúa tal o cual abogado, lo que sabe, etc, y siempre coincidimos en los mismos nombres. ¿Casualidad? No, como ya he dicho lo que ocurre es que existe un patrón de cómo piensa un juez, y quienes saben dar en el clavo destacan. Pero esto dá de sí para un libro, y algún día me propongo escribirlo.

    Saludos

    Me gusta

  10. Como bien dices, son cosas que leídas te hacen reír (me acabo de reír con ellas) pero a renglón seguido te acuerdas de las veces que las has sufrido y entonces ya no es tan gracioso.
    Un recuerdo para esos jueces (que los hay) que no incurren en ninguna de esas conductas.

    Me gusta

  11. Soy juez, y me llamo la atención el titular, y lo he leído para ver cuantos de estos “errores” cometo. Afortunadamente muy pocos. La mayoría de ellos están relacionados con la educación y esto se tiene o no se tiene, por mucho que se saquen unas oposiciones o se lleve ejerciendo de abogado durante treinta años. Pero es bueno que esto se difunda para que cada uno sepa lo que no debe hacer

    Me gusta

  12. Como en todas las profesiones, en las jurídicas hay de todo. Pero al juez, como funcionario público que es, prestador de un servicio público, y perceptor de un salario pagado por los contribuyentes, debe exigírsele un plus. No estaría demás, aunque bien sé que es imposible, que a los jueces que destacan por sus malos modales se les exigiera que pidieran la excedencia durante un tiempo y ejercieran de abogado para probar los sinsabores que a veces hemos de soportar los abogados. Siempre he creído que los mejores jueces son los que previamente ejercieron la abogacía, porque no hay nada mejor que trabajar en los dos bandos para ser plenamente consciente del papel de cada cual.

    Me gusta

    • Albert García Frnaco

      Ni el juez es un funcionario público (en el sentido estricto del término) ni presta un servicio público, sino que ejerce un Poder del Estado, lo cual es compatible, desde luego, con los buenos modales, que se han ido perdiendo a medida que la igualdad de oportunidades ha ido permitiendo el acceso a la Carrera Judicial de personas de clases inferiores, carentes de buena crianza.

      Me gusta

  13. Buen día Sevach.
    Hace muy poquito que sigo tu blog, y tengo que agradecerte y darte la enhorabuena por compartir el fruto de tu trabajo y de tus cavilaciones.
    En mi opinión es preocupante el poder del que dispone un juez, porque algunos (demasiados), no tienen cabeza suficiente para administrarlo. Por ponerte un ejemplo del que he tenido conocimiento hace una semana, me parece intolerable que un juez pueda poner en un escrito que un procurador ha demostrado escasa profesionalidad, en primer lugar por educación, en segundo lugar porque si a mí se me ocurriera poner lo mismo en un escrito que va a leer él (porque no podemos negar que hay jueces que carecen de profesionalidad) probablemente me incoara unas Diligencias Previas. Pero es que esa educación, esa sensación de estar por encima del bien y del mal que desprenden algunos jueces (en mi opinión demasiados), la palpo demasiadas veces, y lo único que me genera es impotencia.
    En mi opinión todos los jueces, absolutamente todos, deberían haber pasado antes por el lugar que ocupamos nosotros, incluida una temporada de adscripción al Turno de Oficio.
    Un cordial saludo.

    Me gusta

  14. Como asistente a una recién celebrada audiencia pública en juicio oral ante la Audiencia Provincial (no diré cual para no herir sensibilidades), me resultó de lo más impactante comprobar cómo la Presidenta del Tribunal se dedicó a liarse un par de cigarrilos durante la exposición de conclusiones finales de las defensas. Sí, sí, tal cual lo leen. Y no sólo quedó el hecho ahí sino que vino acompañado de un continuo ir y venir al bolso para buscar no sé qué y proceder a su orden (estos ojos vieron cómo doblaba con toda meticulosidad algún que otro billete para meterlo en el monedero), maquillarse los labios, peinarse… Yo no actuaba como defensa en tal juicio pero entiendo perfectamente la indignación de los compañeros mientras exponían sus conclusiones. Y más aún, de los acusados en el banquillo sobre los cuales pesan solicitudes de penas privativas de libertad. Impotencia, una gran impotencia es lo que sentí “desde fuera”.

    Me gusta

  15. En origen será un problema de educación, en la práctica se convierte en frecuente dificultad para actuar bien y, en el fondo, afecta a la tutela judicial efectiva. Porque, cuántos jueces nos encontramos que tienen prejuzgado el asunto y luego la Audiencia y/o el Supremo les revoca la sentencia. Un poco de humildad – humidad no signifca rebajarse, sino ponerse a la altura de lo que requiere la situación – y menos prepotencia.

    Y esta situación que resuelve el Supremo como falta contra una jueza de primera instancia en Madrid (Tribunal Supremo Sala 3ª, sec. 7ª, S 9-12-2005, rec. 288/2003), sucede con MUCHA FRECUENCIA en los tribunales españoles:

    Conjugando la lectura de la relación de hechos probados incorporada a la resolución sancionadora con la información que nos aporta el visionado directo de la cinta de vídeo, llegamos a la conclusión de que las intervenciones de la Magistrada Sra. María Cristina durante el acto de la vista no fueron seriamente ofensivas ni albergaban una falta grave de consideración -y así lo constató ya el Pleno del Consejo General, que por eso descartó que los hechos integrasen una falta grave del artículo 418.5 LOPJ EDL 1985/8754 – pero sí comportaban, en cambio, una desatención o desconsideración hacia los Abogados que participaban en el acto de la vista que pueda subsumirse en el tipo de la infracción leve del artículo 419.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial EDL 1985/8754.

    En efecto, para dirigir el correcto desarrollo del acto procesal resultaban del todo innecesarias tanto la corrección que la Sra. María Cristina hizo a uno de los Abogados respecto al modo en que debe pronunciarse la palabra latina “quid” como las observaciones que hizo la magistrada al comienzo de sus explicaciones sobre la forma en que debía practicarse la prueba de testigos (“…bueno, ya veo que lo que sí tenemos es poco manejo de la ley…”); y lo mismo sucede con sus comentarios sobre la frecuente repetición de las preguntas y respuestas por parte de los Abogados.

    Lo relevante a efectos de la conducta infractora que estamos examinando no es ya que durante el acto de la vista la magistrada tuviese intervenciones en exceso detallistas o puntillosas, que no propiciaban precisamente el fluido desarrollo de la vista que se estaba celebrando. Más allá de cualquier consideración de ese tenor -que supondría una valoración sobre la virtualidad de una determinada actuación jurisdiccional en orden al buen desarrollo del acto procesal- el reproche sancionador que estamos examinando se justifica porque aquellas concretas intervenciones que antes hemos reseñado eran no solo inoportunas sino claramente innecesarias para la adecuada celebración del acto procesal, y, además, resultaban impertinentes y desatentas para con los Abogados según los usos sociales y procesales, albergándose en ellas una cierta desconsideración para con la preparación técnica o la destreza profesional de los Letrados.

    En consecuencia, debemos considerar ajustada a derecho la resolución del Pleno del Consejo General del Poder Judicial que calificó la conducta de Dª María Cristina como constitutiva de una falta leve del artículo 419.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial EDL 1985/8754.

    Y habiéndose impuesto en esa resolución ahora recurrida la sanción mínima de advertencia, resulta innecesaria cualquier consideración sobre la observancia del principio de proporcionalidad.

    CUARTO.- Por las razones expuestas el presente recurso contencioso-administrativo debe ser desestimado, sin que se haya apreciado temeridad o mala fe a los efectos previstos en materia de costas procesales en el artículo 139.1 de la Ley 29/1998, de 13 de julio EDL 1998/44323, reguladora de esta Jurisdicción.

    Vistos los preceptos citados y demás normas de procedente aplicación.
    FALLOQue debemos desestimar y desestimamos el recurso contencioso-administrativo interpuesto en representación de Dª María Cristina contra la resolución del Pleno del Consejo General del Poder Judicial de 19 de noviembre de 2003 por la que, estimando en parte el recurso de alzada dirigido contra el acuerdo de la Comisión Disciplinaria del citado Consejo General de 7 de marzo de 2003 (expediente disciplinario núm. 25/02), se termina imponiendo a la Sra. María Cristina la sanción de advertencia como autora de una falta leve, sin imponer las costas de este proceso a ninguno de los litigantes.

    Me gusta

  16. Pingback: Cosas que como juez me irritan de un abogado | Contencioso es un pedazo de la blogosfera pública

  17. Al hilo de este post quería decir que ayer en una vista oral comencé mis conclusiones con una frase que llamara la atención. El impresentable del juez me cortó, me preguntó que cuanto tiempo llevaba ejerciendo y después de responderle que diez años me dijo que si los habia ejercido en los EEUU, que había visto muchas peliculas . Me humilló como jamas me sentí humillada. Quiero denunciar la actitud de este juez

    Me gusta

  18. Pingback: Las pesadillas que acechan a los abogados | Contencioso.es

  19. Yo me he incorporado hace poco al ejercicio de la abogacía y durante un tiempo he estado acudiendo a diario al juzgado para “ver juicios” y he visto algunos casos bastante graciosos. También, cuando he tenido que padecerlos, la cosa cambia, ya no hace tanta gracia. A veces, cuando estoy en el estrado, me sorprendo de las broncas que les caen a los colegas y me compadezco de ellos, pero, lo cierto es que la mayoría de las veces son merecidas: Después de toda una mañana celebrando vistas, a la 1:30 de la tarde la paciencia suele estar próxima a agotarse y he visto a una compañera Letrada, de muy buen ver por cierto, en un caso de despido disciplinario de una trabajadora en una residencia de ancianos, querer explicar a la Sra. jueza lo que es una “dieta túrmix”, llevándose una gran bronca por parte de S.Sª, con la cual nos sentimos todos identificados en aquel momento, ante el insulto a la inteligencia que suponía. Luego pensando, pensando, creo que la tendencia que tienen algunos de hablar escuchándose a sí mismos.., deben pensar que les funciona, no se dan cuenta de que la gente no es tonta y se da cuenta (y los compañeros enseguida le ponen el sambenito).

    Me gusta

  20. Mirad yo como Guardia Civil Raso me enseñaron muchas cosas sobre el respeto y una de ellas es dicho respeto hacia los jueces son mas autoridad que vosotros y se debe obedecer sin rechistar ¿que te molesta eso de los jueces? tio haberte buscado un trabajo o haber estudiado otra cosa para que no hubieses tenido contacto con ellos ahora no puedes venir con panplinas de crio que si esto me molesta o no.Que si habra jueces buenos y malos pero han tenido que estudiar mucho mas que la mayoria de abogados y habran tenido que aguantar abogados que tendran tela. Asi que menos quejarse por tonterias y mas hacer tu trabajo,vuestro trabajo

    Me gusta

    • Respetar no es lo mismo que apoyar la impunidad. El juez ejerce su misión, dentro de un estado de derecho, de acuerdo a las leyes y a la jurisprudencia. No tiene una patente de corso para hacer lo que le venga en gana y cuando, algo de esto sucede y desafortunadamente a veces sucede, el estado de derecho tiene que tener mecanismos para combatirlo. Autoridad no es lo mismo que licencia para maltratar

      Me gusta

  21. Pingback: Como ganar un juicio contencioso-administrativo: veinte reglas de oro | Contencioso.es

  22. Querría preguntar, si se esta en un juicio en el que denuncias por vulneración de derechos fundamentales y entre otras cosas en la demanda has expuestao que se mofan de tus faltas de ortografía ¿puede el juez que juzgad despúes de otras cosas, decir delante del testigo que dijo lo de las faltas de ortografía dirijirse a ti y hacer comentario de las faltas de ortografía que tienes de transcripciones de grabaciones entregadas como prueba…?
    Gracias

    Me gusta

  23. También querría preguntar, en un juzgado solicité contestación a la pregunta de si estaba citado como testigo o había sido testigo por unas manifestaciones que hicieron hacía mí, el juez contesto que ha lugar por no ser parte en el procedimiento.
    En cambio en otro procedimiento en el cual yo como parte demandante, coje la parte demandada y enseña documentos dando copia de algunos documentos, siendo esto denuncias hacía dos personas, que estaban como digo dentro de las pruebas aportadas por mí abogado, pero estas dos personas no eran parte del procedimiento y el juez dice que faltaría mas que no se les diera. ¿No se tendrían que haber entregado por las autoridades o juzgados correspondientes? Por que si yo solicito solamente una contestación de un juzgado el cual dice que no soy parte ¿porque estas personas se les puede entregar o entregar sin ser parte’
    ¿La justicia no es igual para todos? o ¿simplemente es que no se imparte igual para todos?
    Gracias.

    Me gusta

  24. Lenis Yayes Villegas

    Muy Bueenos. Felicitaciones

    Me gusta

  25. Incorporo dos más, como demandante o demandado, que me ha dejado perplejo ante la actitud de una jueza:

    – Que lleven a tramite una demanda absurda, y que eche la culpa a las dos partes, de muy malas maneras.

    -Que haga conjeturas sobre cosas que desconoce, y se quede tan ancha, no dando oportunidad de explicación.

    Gracias

    Me gusta

  26. Pingback: La mala educación de algunos jueces | Contencioso.es

  27. Pingback: Cómo ganar un juicio contencioso-administrativo: veinte reglas de oro – delaJusticia.com

  28. Pingback: Las 30 cosas que realmente fastidian al ciudadano de la Justicia – delaJusticia.com

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: