Procesal

Al recurrir en casación, no mezclar churras con merinas

Al interponer el recurso de casación, las formas importan, y lo saben bien la legión de abogados que se quedan perplejos ante inadmisiones y desestimaciones sin que el Tribunal Supremo haya abierto el melón de la cuestión de fondo litigiosa.

casacion al supremo  Es sabido que el recurso de casación en el ámbito contencioso-administrativo se caracteriza por su excepcionalidad, formalismo y carácter tasado de los motivos. Ello encarece en el letrado que se embarca en ello la máxima atención para no “ir por lana y salir trasquilado” .

 Si difícil es explicar al cliente que debe pagar unas tasas judiciales por ir al Tribunal Supremo y que las probabilidades de admisión son superiores a las de estimación, lo que resulta sonrojante es exhibirle la sentencia desestimatoria o auto de inadmisión en que el cliente, por muy lego en derecho que sea, comprenderá las líneas de censura de que “la parte recurrente mezcla y confunde”, expresión ésta que se ha convertido en un latiguillo muy utilizado en los dos últimos años por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo para aclarar al recurrente que al interponer un recurso de casación hay que hacer bien los deberes: por un lado, los defectos de procedimiento y por otro lado, los defectos de fondo.

Y digo latiguillo ya que si repasamos la base de datos de jurisprudencia, el Tribunal Supremo cansado de repetirlo, se limita a “cortar y pegar” el fragmento en la esperanza de que de una vez el abogado de turno se entere.

1. La última aplicación de dicho párrafo la ofrece la reciente Sentencia del 14 de abril de 2014 ( Rec. 4167/2011), aunque prefiero por el añadido final el que expone la STS del 28 de octubre de 2013 (rec. 1508/2011) en los siguientes términos:

” El motivo séptimo, al amparo del artículo 88.1.c) de la Ley Jurisdiccional , denuncia la infracción de los artículos 24 y 120.3 CE , así como de los artículos 218 y 348 LEC , en la medida en que la sentencia incurre en una contradicción in terminis , carente de lógica y coherencia, en relación con la exacta ubicación de la finca expropiada, su grado de afección y su entorno.

Como es de ver la parte recurrente mezcla y confunde infracciones que pertenecen a una lógica casacional distinta y que deben hacerse valer por cauces diferentes, olvidando de esta manera que con reiteración viene expresado, por razones estrictas de seguridad jurídica, la necesidad de que los motivos casacionales se aduzcan de manera singularizada, no siendo viable que en un mismo motivo se entremezclen cuestiones de índole procesal y sustantivo ( Sentencias de 28 de febrero de 2006 -recurso de casación 5557/2003 – y 19 de junio de 2009 – recurso de casación 11469/2004 -). Así, denunciada la incongruencia interna o contradicción de la sentencia, vicio que tiene su encaje en el artículo 88.1.c) de la LJCA , no se explica que simultáneamente se denuncie la infracción del artículo 348 de la LEC referido a la valoración de la prueba pericial, pues esta infracción debe hacerse valer por la vía del apartado d) del artículo 88.1 de la Ley de la Jurisdicción .

Estas consideraciones, en si mismas, nos llevan al rechazo del motivo pues los requisitos formales establecidos para el escrito de formalización del recurso de casación y las exigencias en cuanto a la articulación de los motivos no obedecen a un rigorismo carente de sentido sino que se fundamentan en razones de seguridad jurídica para que el recurso de casación pueda cumplir con la función que le es propia. A tal fin, el escrito de interposición del recurso constituye el instrumento mediante el que el recurrente ha de exteriorizar su pretensión impugnatoria, solicitando la anulación de la sentencia o de la resolución recurrida en virtud del motivo o de los motivos que, como requisito objetivo esencial de la casación, autoriza el artículo 88 de la Ley 29/1998 . Con ello se trata de preservar la naturaleza extraordinaria del recurso de casación, de modo que la exigencia de que se formule, de manera fundada y precisa en el escrito de interposición, la pretensión casacional enderezada a la revocación de la sentencia de instancia constituye una carga que las partes han de observar y cumplimentar con rigor jurídico, a fin de ordenar adecuadamente el debate ante el Tribunal Supremo. Esta visión justifica que corresponda a quien promueve el recurso la exposición de una crítica razonada y pormenorizada de la fundamentación de la sentencia que pretende recurrir, para poner de manifiesto los errores jurídicos que la imputa. No cabe olvidar que el recurso de casación se dirige contra la sentencia y no contra el acto administrativo revisado en ella, que constituye el objeto del proceso de instancia.

Esta exigencia es corolario del carácter extraordinario del recurso de casación, sólo viable por motivos tasados, con el designio, como ya hemos apuntado, de depurar la aplicación del derecho, tanto desde un punto de vista sustantivo como del procesal, realizada en la sentencia de instancia. De este modo se contribuye a la satisfacción de los principios de seguridad jurídica y de igualdad en la aplicación del ordenamiento jurídico mediante la doctrina que, de modo reiterado, establezca este Tribunal al interpretar y aplicar la ley, la costumbre y los principios generales del derecho ( artículo 1.6 del Código Civil ).

La expresada doctrina se contiene, entre otras, en Sentencias de 14 de diciembre de 2000 (casación 7410/95, FJ 3 º) y 11 de noviembre de 2004, casación 6211/01 (FJ 3º). También los autos de 10 de diciembre de 2009 (casaciones 1342/04 y 1348/09, FF.JJ. 2º en ambos casos) y 8 de abril de 2010 (casación 3228/09, FJ 2º).” 

O sea, no mezclemos forma con fondo, ni agua con vino, porque el resultado será confuso y lo confuso rechazado.

abogado hábil
Abogado intentando no caerse del Supremo

2. La sorpresa de Sevach gira en torno a tres cuestiones:

1ª ¿ Como es posible que algo tan sencillo, y tan machaconamente recordado por el Tribunal Supremo, siga siendo un socavón en que caen una y otra vez, algunos letrados?

2ª ¿ Por qué algunos abogados antes de presentar un escrito ante el Tribunal Supremo, que presumimos en asunto de importancia para su cliente, no se molestan en algo tan sencillo como “barrer la última jurisprudencia” o sencillamente consultar con un colega o compañero de bufete e incluso lo que, me consta hacen la mayoría, pasarle el borrador de recurso para recibir sus sugerencias?

3ª ¿ Es mas fácil acusar al Tribunal Supremo de formalista que reconocer la pereza o negligencia?

Lo que es seguro es que el abogado que recibe una sentencia en esos términos, no volverá a incurrir en el mismo error. Y está muy bien aprender de la experiencia, pero no a costa del cliente ni provocando que triunfe las formas sobre el derecho a una resolución de fondo.

Haciendo de abogado del abogado que tropieza en esta piedra, podría decirse que lo habitual es “batirse el cobre” ante los Juzgados y Salas de los Tribunales Superiores, de manera que siendo mas extraordinario el tener que lidiar miuras ante el Supremo, sucederá, que se pagará la novatada de la primera vez.

En resumidas cuentas, expongo esto que a muchos le resultará cuestión harto conocida, ya que basta con que un solo abogado que no esté al tanto y le dedique cinco minutos a este post para que lo rentabilice el día que tenga que afrontar un recurso de casación, “como el Supremo manda”.

12 comments on “Al recurrir en casación, no mezclar churras con merinas

  1. Es una confusión bastante habitual. La discrepancia con la valoración de la prueba no es recurrible en casación salvo casos extraordinarios (arbitrariedad) en los que tiene que ir por la vía del 88.1.d).
    Pero si lo que se denuncia es la falta de motivación en relación con la valoración de la prueba o la omisión de toda referencia a la prueba practicada (incongruencia omisiva) este motivo casacional ha de articularse a través del 88.1.c).

    Me gusta

  2. Querido Sevach
    Agradecerte una vez más tu generosidad
    En estos tiempos de trinchera y orgía legislativa, en los que los profesionales tienen que tocar muchos palos en muchos casos para sobrevivir, se agradecen mucho estos avisos para navegantes, que al quedar colgado en la red estoy seguro que le salvará de algún susto a algún letrado y, por ende, a su cliente
    Cuantas veces hemos agradecido encontrarnos con esa sentencia que nos aclara que lo que pensábamos estaba errado
    Por eso, este blog es oro puro, un verdadero radar contra los Messermitch procesales
    Muchas gracias
    Buena semana a tod@s

    Me gusta

  3. Desgaciadamente el que acude a la justicia, creyendo en ella, se va a encontrar con estos errores de abogados, que por pereza, causan un enorme daño al sistema judicial y lo que es peor a la confianza del sistema. Es hora de plantearse como atajar el problema. En relación a esto, dicen en algunos pueblos de la Gomera, que son personas muy sabias “Ojala te veas en juicios y los ganes”.

    Me gusta

  4. Pero ¿no se entiende de sobra lo que quiere decir el Abogado?, ¿Qué más dá que diga que va por el c) , por el d) o por el z)?,¿No se dice que rige el principio pro actione?.

    Me gusta

  5. Pero…¿quedan casaciones después de subir el interés económico del pleito a 600.000 €? . Y encima las RPT ya no se impugnan como normas…Ultimamente no hago casaciones, solo escritos de inadmisibilidad del preparado por la otra parte, en base a que el interés económico del proceso no alcanza la suma. Y oye, al Supremo eso le encanta!. Van a acabar de brazos cruzados.

    Me gusta

  6. En plan sencillo es, o no estar de acuerdo con el juez (al dictar sentencia pasa de la prueba o dice lo que le da la gana), o no estar de acuerdo con el perito (dice barbaridades); ¿qué quieres discutir?. Eso un abogado lo tiene que ver y el Supremo tiene que saber qué es lo que quiere el abogado.

    Me gusta

  7. Querido Sevach, como siempre extraordinario, otra clase magistral.

    Todavía no me ha tocado lidiar con el Supremo, y será muy difícil con la últimas trabas impuestas, pero tomo nota por si tengo que torear en dicha plaza.

    Un cordial saludo.

    Me gusta

  8. Es que no es eso querido amigo Sevach. Si fuera eso que facil seria contestar y subsanar. Es que el tema es que la primera vez que tu vas y recurres por el c), va el TS y te suelta el latiguillo y dice… no no… por el d). Entonces tu tomas nota, se lo cuentas a tus compañeros y dices…. esto va por el d) que me lo han dicho. Llega el siguiente recurso y vas, logicamente por el d) y llegan los señores del SUpremo y dicen… no no que es por el c). Como? Quid?. Esto?. Pero? …No habiamos quedado que?.. Y ahora que le explico yo al cliente… Que soy burro con orejas?. O que me la han jugado otra vez en el TS?. Muy de acuerdo con Concha. Tasas Judiciales, elevacion de la cuantia, las RPT ya no son casables… Dios mio…Y nosotros que en el Supremo we trust… habra que añadirle -ed.

    Me gusta

  9. Yo le llamo a lo que hace el Supremo jurisprudencia tramposa y de formalismo absurdo, ya les han condenado en Estrasburgo varias veces por interpretaciones formalistas, tras las cuales Por cierto se esconde el gusto por trabajar menos, pero ellos siguen prepotentes, incumpliendo el deber de ser racionales, hacerles apologia me parece una contribucion negativa al Estado de Derecho, mientras haya aduladores que les sigan y rian las gracias estaremos igual. Ah y todos sin excepcion entraron el el Supremo por recomendacion de APM o JD, es decir PP o PSOE, detalle significativo. Busquen los meritos de Ines Huertas, PP, Margarita Robles, PSOE, Lesmes, PP, y hasta mas de 80 en las cinco salas y todos ingresaron por unos meritos politicos o de favores a su tribu y a dedo.

    Me gusta

    • Gracias Alberto, en nombre de la Sociedad, la actitud critica es la que nos ha llevado a la mejora social, promulgada por SOCRATES hace muchos años, aunque al final se lo cargaron, y los aduladores se quedaron.

      Me gusta

  10. Nota para Sevach

    1.- El breve plazo para preparar el recurso de casación (10 días), requiere estar muy afinado, a la vista de los requisitos que debe reunir el mismo,según la doctrina de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, alguno de creación jurisprudencial incluso no recogido en la norma, con el riesgo además de inadmisión si se produce desviación entre los motivos del escrito de preparación y el de recurso, no es buen aliado en orden al necesario estudio y sosiego que requiere la formalización de este tipo de recursos. Pienso que sería mejor unificar los trámites de preparación y formalización en uno solo, y disponer de un plazo amplio para la formalización (40 dias).

    2.- Muchas veces es la propia Sala Tercera del Tribunal Supremo, la que “mezcla y confunde”, y cuando conviene unifica resuelve motivos distintos de manera unificad, sin objeción formal alguna, y de ello existen abundantes muestras jurisprudenciales.

    3.- En ocasiones esta clase de expresiones denotan un cierto aire de desconsideración que no me parece justo, y efectivamente hace desmerecer al Abogado frente a su cliente, cuando el Tribunal ha dispuesto del tiempo que ha querido para dictar su resolución excediéndose del plazo establecido, bajo el argumento de la carga de trabajo, condescendencia ésta que para el Abogado no existe, siendo el cumplimiento del plazo obstáculo insalvable.

    Espero no ofender ni molestar a nadie

    Me gusta

  11. Es Vd. Llano, Sincero, Claro y Preciso…Me gusta haberle encontrado y me encanta poder ver y leer su Web. Si fuera posible no dudaría tenerle como mi abogado personal, pero no dispongo de dinero ni para entrar en esa circunstancia, ni para pagar sus servicios ante tantos problemas que continuamente nos rodean, surgen y nos perjudican seriamente la salud por desgracia.
    Gracias por ser como es y me gustaría mucho que siempre continuase siendo así tal y como le califico, sin la menor sospecha de que en el pasar de los tiempos, aquellos y quienes quieren siempre estar por encima del débil, cambie su forma justa y manera de ser, tal cual sus palabras informan, velando por quienes no pueden defenderse ante tanta maraña de sinvergüencería que existe en esta vida.
    Nuevamente Gracias, Sr. Sevach.
    Atte. Carlos
    hidrocar4@gmail.com

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: