Contencioso

Cuento burocrático de Navidad, Chaves Dickens

Cuento burocraticoYa me ocupé hace tiempo de un día cualquiera de un ciudadano cualquiera sometido al Derecho Administrativo, pero hoy toca una anécdota burocrática más cercana.

Tengo un “amigo” (y ya se sabe el viejo truco de confesar cosas en tercera persona) que tenía que solicitar la renovación del “carné” de familia numerosa ante la Consejería con competencias en bienestar social de una Comunidad Autónoma “de cuyo nombre no quiero acordarme”. Técnicamente es una certificación administrativa que acredita una condición determinante de “jugosos” beneficios (tan jugosos como una castaña y bien distintos de los que depara la exhibición del “carné” de parlamentario).

Pues bien, estamos ante un bonito caso práctico, y absolutamente real de lo que puede tropezarse nuestro ciudadano ante una Administración Pública, aunque seguramente es la excepción.
 
1. De entrada precisaré que el carné de Familia Numerosa del que disfrutó mi amigo por cuatro años, es un prodigio de modernidad y funcionalidad documentada.

– Una cartulina tamaño iPad que cuenta con anverso y reverso. O sea tamaño que dificulta su rápida exhibición y para más inri, hecha con material de folio que asegura su deterioro (quizás pensado en el carné que no caduca sino que se auto destruye conforme llega su caducidad).

– Además dicho carné es conjunto para todos los miembros de la Unidad familiar y ofrece una bonita foto de toda la familia lo que obliga a hacer copias para que cada miembro haga uso autónomo de su carné.

– Y dados los inevitables cambios vegetativos que sufrimos los fotografiados en esos cuatro años, queda garantizado que la persona que lo examina nos escrute como si fuésemos suplantadores o falsificadores.

 

2. Así y todo, parece que con ocasión de esta primera renovación, la Administración aprovechará para expedir un nuevo carné plastificado, más pequeño e irrompible, y además uno por cada miembro de la familia. O sea, maravilloso… si se hiciese realidad ese sueño con celeridad. Como me dijo un día un malévolo Alcalde: ¡lo que no puede un ciudadano es tener la caradura de exigirnos lo que prometemos!

falta legitimacionY es que el gozo de mi amigo cayó en un pozo tras la experiencia de Renovación de su carné de familia numerosa.

– La solicitud es sencilla pues consiste en una declaración jurada de que no han cambiado las circunstancias y solicitar la renovación del carné por otros cuatro años. Claro, normalmente la familia numerosa no se aparca como un vehículo y los cambios suelen ser los vegetativos (fallecimiento, nacimiento, etc) de manera que la renovación lleva a la pura verificación por el funcionario de turno de un cálculo de edades y proceder a la expedición de la nueva acreditación. Si hubiera que estimar el tiempo invertido medio para tan compleja labor administrativa quizá podría estimarse en cinco minutos, segundo arriba o abajo.

– Una vez presentada la simple solicitud (de renovación reglada, Y sin espacio de discrecionalidad, no lo olvidemos) a primeros de Septiembre de 2014, parecía razonable pensar que a primeros de Diciembre estuviese resuelta (3 meses). Pero no debía ser tan razonable porque mi amigo no tuvo noticia alguna (notificación, requerimiento… Nada de nada).

 

3. Así que en vez de acudir a esas técnicas jurídicas que todo lo enredan (silencio administrativo, certificación de acto presunto, etc) mi amigo utilizó las técnicas castizas e inició las etapas de su particular vía-crucis.

– Primer intento. Mi amigo intentó efectuar la consulta o queja (“cómo va lo mío”) por la web Institucional de esta Administración premiada por Innovadora (¡toma ironía¡) pero “perdido en el espacio web” no lo consiguió. O sea, participación y accesibilidad: Cero.

– Segundo intento. Mi amigo telefoneó a la Consejería donde un amable telefonista le pasó la llamada a un número de la unidad de Familias Numerosas donde debía resonar el timbrazo como alarma de incendios pues nadie lo descolgó pese a tres intentos consecutivos. O sea, inmediatez y atención flexible: Cero.

– Tercer intento. Mi amigo acude en persona a la Consejería para consultar el estado del expediente.

Primero en el vestíbulo debe acreditar quien es y dónde va, siendo registrada su entrada en un libro (caligrafiado) por un empleado, y acto seguido someterse al strip-tease propio de un arco aeroportuario (móvil, llaves, chaqueta, etc) bajó la mirada alerta de un “segurata”. En este momento mi amigo piensa que con menos personas, tiempo y trámites que los empleados en el vestíbulo bien podría haberse expedido la renovación del carné en cuestión.

Tras llegar a la segunda planta y atravesar un umbral donde hay un rótulo indicativo de los trámites de Familias Numerosas (quiero pensar que para tramitar carnés), mi amigo tropieza con varias mesas vacías y a dos pasos suyos, tres funcionarias comentando algún complejo problema jurídico (a juzgamanual de simplificacionr por las referencias o disimuladas a los precios de ciertas ofertas de viajes). No quería mi amigo interrumpir tan animado debate pero como transcurridos unos minutos se sentía tan invisible como cliente impaciente ante algunos camareros que eluden el contacto visual para no atender al cliente, pues elevó la voz con educación y rotundidad: ¡disculpen!: ¿es aquí donde tramitan las renovaciones de Familias Numerosas?. Se voltearon cual pisadas por un crótalo, y con maravillosa sincronía le indicaron una mesa al fondo donde estaba una solitaria funcionaria.

Allí acudió y expuso mi amigo la consulta sobre su extrañeza por la demora en tramitar la renovación, y aquella chica con loable educación le expuso las tres llamativas circunstancias del caso.

– La Jefe de Servicio que lo lleva está de “licencia por estudios” (quizá estudiando como agilizar las renovaciones, se barruntó mi amigo)

– La Jefe de Sección está de baja (menos mal que no está de baja el cirujano de operaciones a corazón abierto, pensó mi amigo).

– Y yo -me confesó (insisto, con admirable cortesía)- “no llevo esto; pero puedo informarle que, efectivamente se demoran desde Agosto “porque se ha estropeado la máquina de plastificar carnés y como hay austeridad pues están ralentizando los trámites” (con ese razonamiento, mi amigo no quiso imaginar la debacle si se estropease la máquina de “fichar”: nadie trabajaría).

Ante tales explicaciones, mi amigo le expuso que la renovación de la tarjeta del Carrefour, Leroy Merlín y el carné de la Biblioteca pública lleva apenas unos minutos, por lo que sorprendía tal demora por la Administración.

Aquí la amable funcionaria añadió otros ejemplos (gimnasios, clubs, etc) pero eso no sirvió para que obtuviese una solución. Así que mi amigo le pidió una acreditación o justificante de que había pedido la renovación para poder exhibirla junto con el carné caducado, y en tiempo real (¡albricias¡) La funcionaria tomó nota de la petición y le informó que se lo enviarían al domicilio, y así de fácil, raudo y veloz, a los 20 días (cuando mi amigo contaba los cartuchos de su escopeta) recibió la comunicación de la Consejería que “comunica” que se ha presentado la documentación y se reúnen los requisitos, lo que facilita las cosas a mi amigo que tiene que exhibir ambos documentos y explicarlos. Sobre todo porque recibe una comunicación que le dice que está tramitándose lo que está concedido (algo así como si la respuesta a una petición de noviazgo fuese: “lo estoy pensando pero como cumples mis sueños seré tu pareja hasta que decida, y no voy a decidir otra cosa”). ¿?. Ni Antonio Ozores.

 
4. Las preguntas que me inquietan, sin elevar la anécdota a categoría, sin juzgar el todo por la parte, son:

– ¿acaso nadie puede mover la reparación de la sencilla y barata máquina de expedición de carnés con urgencia para no dejar en el limbo a los ciudadanos?

dudas– ¿no tiene la Administración mecanismos, técnicas, inspecciones o buzones de sugerencias que permitan detectar y atajar tan simples problemas?.

– ¿no sería más fácil “estampar” un sello de tinta con rúbrica en el viejo carné no plastificado que acredite la prórroga por un año más, tiempo suficiente para ahorrar y reparar la máquina?.

– ¿cuesta mucho que a todos los que solicitan la renovación les “telefoneé” un funcionario para explicarle la demora, “de oficio”, sin esperar al peregrinaje de los impacientes desplazándose a suplicar?.

– ¿por qué tanta palabrería de modernización y eficacia cuando lo que el ciudadano no pide son las estadísticas, Planes Estratégicos, Menciones de Transparencia o similares, sino respuesta clara y rápida a su caso concreto?

En fin, quede el caso como anécdota para reflexionar en Navidad, aunque puedo asegurar que mi amigo (gran defensor de la Administración y sus funcionarios) tiene más en la recámara.

Y por eso, imaginándome al viejo Scrooge del cuento de Dickens sobrevolando la ciudad de la mano del fantasma y horrorizado ante lo que ve, le puse ese título al post, aunque ya hice pinitos como cuentista en el anterior post titulado Cuento de invierno para opositores a funcionario que resulta más divertido que la anécdota real antes relatada.
 
Buen fin de semana

11 comments on “Cuento burocrático de Navidad, Chaves Dickens

  1. Gracias Sevach por tan agradable lectura. Como funcionario me indigna la actitud de alguno@s de mis compañeros, pero debo reconocer que lo descrito es fiel a la realidad en muchos negociados. En Barcelona con la puesta en marcha de las smart citys podemos saber si hay una plaza de aparcamiento a dos manzanas de donde estamos simplemente mirando el teléfono, pero como en ese momento estas conduciendo corres el peligro de multa o de colisión. Simplemente cabría preguntarnos por la inversión realizada incluyendo cargos de confianza y viajes a EEUU de la comisión redactora, en relación a los ciudadanos que han usado el servicio, quizá llegaríamos a la conclusión de que podríamos comprar varias máquinas de plastificar, incluso caras de electos.

    Me gusta

  2. Admirado Sevach.. Sugiera a su amigo una gestión similar con un trámite parecido en el Ayuntamiento más recóndito de Asturias donde podría vivir tal vez su amigo y verá como no en cinco sino en dos minutos un funcionario además de resolver su problema le ofrezca un master de eficacia, coordinación , Customer relationship management , just in time, con plastificado y con firma electrónica que habrá puesto el alcalde desde alguna vaquería con el móvil y con un poco de suerte tal vez a su amigo le feliciten la navidad y salga con su documento renovado en el bolsillo y una sonrisa en la cara….pero que razón que tiene su amigo.. aún a riesgo de generalizar, las administraciones … y los juzgados .. como decía Forrest Gump, o su madre creo recordar, son como una caja de bombones .. nunca sabes cual te va a tocar. Feliz Navidad!.

    Me gusta

  3. Jajajajaja. A mí, más que a Cuento de Navidad, me recuerda a Tip y Coll. Mejor reír que llorar.

    Me gusta

  4. Muy real, aunque casi cueste creerlo. Y como siempre, consigues que leamos estas barbaridades con una sonrisa en los labios 🙂

    Me gusta

  5. Esto se arregla tan pronto como se publique una carta en La Nueva EspaÑa.

    Me gusta

  6. Estimado Sevach,
    No es más verdad, en el caso de su amigo, que la Jefe de Servicio ejercía uno de los derechos que tiene, “licencia por Estudios”
    No es más verdad, que la Jefe de Sección estaba de baja laboral, y que la única funcionaria de ese Servicio, no podía solucionar problemas que superan su intermediación.
    El problema es que por encima de estas Tres funcionarias, hay una cúpula política, toda por Libre designación, que:
    No es capaz de sustituir o cubrir carencias ni en tiempo ni forma, tanto a los sufridos funcionarios, como la máquina averiada.
    Y no es más verdad que cuando reclaman judicialmente las Rpt, o las irregularidades en las libres designaciones, la administración jamás termina ejecutando en sus propios términos las decenas de Sentencias que hubieren cambiado un poco este panorama.
    Y no es más verdad que no hay un solo magistrado, que en alguna ocasión, sea capaz de deducir testimonio del incumplimiento de la sentencia y solicitar apertura de proceso penal por incumplimiento de la sentencia o desobediencia reiterada.
    Desgraciadamente en la Administración pública, tanto sus servicios jurídicos, como en ciertos puestos de Libre Designación hay un tema oculto en su acceso (músico frustrado) pues se dedican con tal de no reconocer las derrotas judiciales en justa lid y ya firmes a (interpretar y reinterpretar las sentencias en modo y forma para no acatarlas en sus propios términos).
    Por tanto lo que le pasa a su amigo, es sin rebuscar mucho, culpa de algunos jueces de lo contencioso administrativo, no por su calidad humana, profesional e intelectual, sino por no hacer una parte de su trabajo.
    “hacer cumplir”.
    Los juzgados de lo contencioso ponen muchas y muy buenas Sentencias , pero hacer cumplir en sus propios términos, esa parte, está aún por abordar en muchos de los casos, el día que un Magistrado les diga a los (músicos frustrados, que siempre interpretan la sentencia), en los infinitos incidentes de ejecución, que se acabaron las tomaduras de pelo, que el Letrado del Servicio jurídico esta en la cuerda floja para la apertura de diligencias penales, y lo mismo con algún cargo de libre designación (músico frustrado por reinterpretador de cualquier cosa) ese día su amigo verá como la administración funciona mucho mejor.
    Felices fiestas.

    Me gusta

  7. Le comprendo perfectamente. Yo estoy a la espera de una prueba diagnostica en la Sanidad Pública Andaluza ( Andalucía, imparable) desde hace 8 meses. He llamado varias veces al Hospital en cuestión y la primera vez que llamé (después de unos 5 meses de cortesia) me dicen que la persona que se encarga de esta prueba se coge dias sin sueldo en verano y nadie la sustitye (esto me dijeron en septiembre, estoy en espera desde abril) Conseguí hablar con la responsable una vez volvió de sus permisos, y me dijo que esto era así y que tendría que esperar cuando me tocase. He llamado todo los meses, por último en Diciembre me dijeron que !ya me quedaba poco! que ahora en Diciembre cierran la consulta, que vuelven en enero y llaman a las preferentes y probablemente en febrero me toque. Casi UN AÑO. He puesto una reclamación de la que todavía no tengo respuesta. Puse una queja en la página web del Hospital y no me han contestado (¡¡¡¡??) Para que ponen un medio web y un buzón que se caracteriza por su inmediatez si ni siquiera lo leen ni contestan??
    ¿Dónde puede acudir uno ante estas situaciones? Además en temas de salud, no se si hay plazos, no casi cuáles son mis derechos.
    Es un cuento kafkiano, y es muy triste que las Administraciones estén de esta manera, soy funcionaria (del SEPE) y por eso me duele más. Gracias por este espacio en el que se aprenden tantas cosas, y como urge de verdad una reforma de la Administración.

    Me gusta

  8. Querido compañero, dile a tu amigo que por el FOGUASA ni se acerque, entonces sabrá lo que es bueno.

    Me gusta

  9. Reconozco que tengo miedo de identificarme por las represalias

    Eso no es nada. Eso es un ejemplo de amabilidad, cortesía, racionalidad y buen humor. A los ciudadanos españoles nos gustan estas cosas. Sobre todo que se dedique todo el dinero recaudado en impuestos al mantenimiento del “aparato administrativo”. Uno esperaba que se racionalizase muco con la aparición de la informática e internet; como sucede en el sector privado… pero salvo en la AEAT y la Seguridad Social poco.

    Imagínese lo que sería pedir el duplicado del papelito (ese que pone “caduca a los 3 meses”) de concesión del NIE a un no residente… Para masoquistas recalcitrantes. Es más rápido presentar un recurso de casación , otro por unificación de doctrina y un procedimiento ordinario entero (de esos que duran 5 años y por los que pasan 5-6 magistrados diferentes, así tal cual).

    La única solución es que cambien las leyes y bien permitan obtener el documento telemáticamente y con firma electrónica y te lo imprimes tu solito… eliminando a ese monopolio del “poder público”, ese obstáculo insalvable que son los funcionarios. O bien, ojalá, cuando lo delegan en notarios o registradores (como con los expedientes de nacionalidad…menudo ejemplo de cambio bestial) saldríamos ganando los ciudadanos paganinis.

    Me gusta

  10. Estimado señor, hasta ahora no he comentado nunca sus muy interesantes entradas pero, en este caso, y sin que sirva de precedente, quiero intervenir. Intervenir porque el primer comentario corresponde a una realidad que estoy viviendo día a día, de administración que se las da de moderna e implementa auténticas chorradas, mientras que sus funcionarios tenemos que lidiar con ciudadanos sin tanto humor como su amigo…. y con toda la razón del mundo.

    Ante algún comentario anterior, ya sé que no debería, pero voy a entrar al trapo. En todos los colectivos hay ovejas negras (yo los he visto en notarías y en registros de la propiedad que he tenido que frecuentar por razones laborales, y alguna cosa podría explicar), pero de ningún modo la administración que yo conozco es menos seria en la tramitación de los expedientes y menos cuidadosa, al menos en lo que depende precisamente de los funcionarios: mal vistos y peor pagados por todos, los de fuera y los de encima.

    Respecto al comentario sobre porqué no se ejecutan las sentencias por los tribunales en aspectos laborales, pues, la verdad, creo que no sólo deberíamos pedir que se cumplieran (algún ejemplo de cumplimiento debe haber), sinó que se ejecutaran con prontitud (la justicia antigua no es justicia, o algo así, que para las frases soy muy mala) y que se impusieran las correspondientes responsabilidades a los que hubieran provocado la injusticia (alguna inhabilitación?…..). Con esto, igual conseguiamos volver a ilusionar con su trabajo a los compañeros que ya se han rendido ante la evidencia de que lo puedes hacer mejor o peor, pero nunca va a estar tu trabajo bien hecho.

    Y creo que para ser el primer comentario, me ha quedado un poquito largo…. Disculpen el atrevimiento…..

    Me gusta

  11. Pingback: HISTORIAS SOBRE LA “MODERNIZACIÓN” DE LA JUSTICIA Y DE LA ADMINISTRACIÓN | Monsieur de Villefort

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: