Triunfos y homenajes del Derecho Público

Memorias europeas de Sosa Wagner: Lección de Anatomía

anatomia SosaLeo el libro “Memorias europeas” de Francisco Sosa Wagner (Ed. Funambulista, 2015) y aunque se subtitula “Mi traición a UPyD” creo que el plato fuerte y sabroso que nos brinda es una visita al funcionamiento del Parlamento europeo.

En esta obra, el profesor Sosa Wagner me ha recordado al doctor Nicolaes Tulp quien ofrece la lección pública de anatomía en el retrato de grupo de Rembrandt y en el que, con su sombrero y pinzas en la mano, acomete ante un círculo de miradas atentas, fascinadas y entusiasmadas, la labor de disección de tendones y músculos de un criminal ajusticiado; todo bajo un claroscuro tenebrista donde el doctor ofrece su mano experta y mirada cómplice hacia la audiencia que rodea la mesa de disección.

libros comentarioPero veamos con mis pinceladas, en este caso impresionistas, lo que nos ofrece tan magnífica obra.

1. En primer lugar, pertenece al género autobiográfico y referido al período 2009-2014 en que Sosa Wagner, Catedrático de Derecho Administrativo, participó como parlamentario europeo por su condición de cabeza de lista de UPyD.

Sin embargo no es una autobiografía al uso sino algo más. No son memorias remotas ni que recreen la forja de la vida, pues se refiere al último quinquenio. Tampoco es un “Diario” pues sigue el formato “Semanario” ya que el lapso temporal de vivencias son semanas en las va plasmando sus experiencias y reflexiones.memorias sosa

2. La obra se lee fácilmente y basta dejarse llevar por el verbo libre y cálido del autor, fruto de una enciclopédica cultura y un sentido del humor finísimo. Su contenido nos ofrece las dimensiones del vivir cada día a la sombra de la rutina Parlamentaria, con sus idas y venidas incluidas.

La dimensión pública en cuanto muestra un Parlamento convertido en Torre de Babel donde las labores parlamentarias se revelan áridas, el sistema de decisión alambicado, infinidad de políticos, parlamentarios y funcionarios bajo la presión de su propio ego y de partidos o lobbies y cuyo mecanismo de funcionamiento parece estar diseñado por un personaje de Lewis Carroll (¿el sombrero loco?).

Y la dimensión privada en que nos ofrece los viajes del diputado, descritos con pinceladas de arte o historia para contextualizarlo. Conoceremos ciudades de la mano del autor (Burdeos..París, Colonia, Venecia, Estambul, Valparaíso, Cuernavaca,etc) y visitaremos Museos y teatros, asistiremos a óperas y actos culturales, junto con su lapidaria crónica de algunas de sus conferencias y charlas…. Tampoco faltan sus lecturas pues Sosa es un lector compulsivo que navega en todos los mares y charcas: narrativa y poesía; ensayos y biografías; novela clásica y moderna,etc… Ello bajo ese invisible aliado del lector que comparto con él, como son los tiempos muertos de los viajes que resucitan con las lecturas y bajo el apoyo del libro electrónico, formato que me está generando adicción al igual que al profesor.

Como telón de fondo nos ofrece sus reflexiones sobre el público, la gastronomía,  la educación, los derroteros de la cultura, el impacto de internet, o sobre paisajes y paisanajes que se le cruzan.

3. Por el libro desfilan personas, personajes y personajillos. No elude las referencias a parlamentarios, gobernantes, alcaldes, Catedráticos, escritores y demás fauna pública. Además reciben calificativos impresionistas. Sosa domina la ironía, el sarcasmo y los juegos de palabras y lo utiliza para elevar a los altares a quien admira y condenar a quien detesta. Sinceridad a raudales.

Afloran en el libro juristas insignes (Montesquieu, León Duguit, Laband, Otto Mayer…). Tampoco faltan comentarios sobre sus colegas (García de Enterría, Bocanegra, Parada, Tolivar, Delgado Piqueras, Ricardo Rivero y Enrique Rivero…); curiosamente no pude menos de sonreír cuando se refiere a unas Jornadas sobre Administraciones Públicas donde comenta “Allí hablaron J. Ramón Chaves, magistrado, y Antonio Arias, síndico de cuentas, que atizaron de lo lindo a los problemas de corrupción de las Administraciones” (p.208).

Y como no, por toda la obra están sus sentidas y apasionadas palabras hacia su esposa Mercedes quien aflora en el texto como un fresco Guadiana en las idas y venidas de Sosa, siempre enriqueciendo con su simpatía y cultura las experiencias del Diputado.sosa y mercedes

4. La supuesta traición a UPyD queda convertida en ópera bufa cuando Sosa expone con datos y nombres (“luz y taquígrafos”) el desarrollo de los acontecimientos y las puñaladas recibidas, utilizando un tono de estrados judiciales pues deja que el espectador opine a la vista de los hechos. La sensación final es que el capítulo final merecería ser incorporado a la borgiana “Historia Universal de la Infamia”, a la vista de la labor desarrollada por el Diputado (dentro y fuera del Parlamento, y dentro y fuera del partido) y su paciente esfuerzo por mantenerse leal a quien no lo ha sido.

5. Pero mas allá de ese anécdota final (como Zaratrustra, lo que no mata a Sosa le hace mas fuerte) veamos como se ofrece el Parlamento europeo a golpe de anécdota y reflexión, pero sin perder de vista que Sosa Wagner ha demostrado ser un europeísta convencido y convincente en su libro con la coautoría de Mercedes Fuertes, “Cartas a un euroescéptico” (Marcial Pons, 2013) y que comenté en un anterior post.

Veamos algunas perlas impresionistas en estas Memorias Europeas, sobre el funcionamiento del Parlamento europeo, desde el “burladero” en que se encuentran los Diputados “no adscritos” (me recuerdan la situación de los partidos políticos disidentes de la película “La Vida de Brian”):

“Aquello me dio la impresión de una ciudad dentro de una ciudad pues hay en él de todo, desde un supermercado hasta una peluquería, agencias de viajes, bancos…” (p.25)

“En el restaurante del Parlamento tienen la costumbre de instalar a la entrada una mesa con una muestra de cada uno de los platos que se pueden pedir ese día. Como los ponen temprano, cuando vamos a comer tienen un aspecto lamentable, de difunto mal enterrado. Siempre pienso que esto es como si en una casa pusieran a la entrada una colección de parientes disecados”(p.36).

“Bastante cómico resulta el día de vuelta de los diputados a sus respectivos países. Se ven por las inmediaciones de los edificios del Parlamento ríadas de gentes con la maleta de ruedas (“trolley” la llaman ahora) dispuestas a salir escapando hacia el aeropuerto: diputados, asistentes de diputados, funcionarios… A mí me recordaba la salida del cuartel o del campamento durante las milicias universitarias cuando se nos veía a toso con el petate, que ese era el nombre exquisito y sutil de la maleta en la vida castrense”(p.37).

“Una de las actividades de diputado consiste en atender el correo. Antes, este se plasmaba en cartas y sobres, hoy, sin haber desaparecido estos, existe el correo electrónico, lo que provoca una auténtica inundación. (…) Contienen los mensajes especialmente peticiones de entrevistas e invitaciones a reuniones , es decir, lo que siempre yo había considerado forma de la tortura que unos hombres ejercen sobre otros aunque es verdad que en su versión moderada. Desde los cerveceros hasta los ganaderos, pasando por los farmacéuticos, todos pedían ser recibidos” (p.31).babel Parlamento

“Nadie se puede ocupar seriamente de tareas tan diversas, de manera que los asientos de los diputados están con frecuencia vacíos. “ (p.94)

“El modo de producirse los debates en el Pleno y le transmito mi idea de que, mas que un debate se trata de la práctica del karaoke: cada diputado se levanta entona su canción y se sienta. Solo infrecuentemente se suscita un discusión en caliente” (p.250).

“De un lado está la Comisión que nos envía una Comunicación con sus Proyectos; de otro, está el Parlamento trabajando en la respuesta (que es donde salgo yo); pero, al mismo tiempo, los próximos días se celebra un Consejo Europeo (es decir, reunión de rabadanes, jefes de Estado o de Gobierno) con al energía como tema monográfico. ¿En qué quedamos?¿Quien ha de seguir las instrucciones de quién?.Cualquiera lo sabe” (p.266).

“Convoqué una rueda de prensa a la que no vino nadie.Me explicaron que los periodistas las siguen desde sus monitores en la sala de prensa pero la sensación de desolación es absoluta. Los asuntos europeos no interesan a los medios de comunicación: ni este de la energía ni el de las multas de tráfico que se podrán perseguir por toda Europa para acabar con la actual impunidad ni los controles de seguridad en los aeropuertos, asuntos que afectan a millones de ciudadanos” (p.325).

“La sesión con los colegas parlamentarios es muy tediosa y era de ver a los participantes con sus móviles, sus tabletas, sus ordenadores y demás ,es decir, entretenido en cualquier cosa menos metidos en lo que allí se debatía ,que era la preparación de una cumbre de jefes de Estado a celebrar a media de 2011¡ la cantidad de embajadores pomposos y de funcionarios almidonados que viven- y con buen desahogo- de estas reuniones internacionales” (p.367).

“En el Parlamento europeo se ponen a la firma de los diputados “declaraciones” sobre los mas variados asuntos: la defensa de la foca, de la guitarra, del ajedrez, la condena del maltrato a las gallina o al jabalí, etc.” (p.400).

“Las sesiones de votaciones han sido espantosas, con asuntos muy delicados entre manos que he de resolver sobre la marcha y como puedo .He salido indemne de milagro. Hemos votado sobre las agencias de calificación, sobre la posible introducción de los eurobonos, sobre el paro y los jóvenes, sobre inversiones en investigación, sobre la guerra en Siria, sobre la piratería y la pobreza en el cuerno de Africa, sobre negociaciones comerciales Con Mercosur (América Latina) sobre etiquetado de productos procedentes de terceros países, etc, etc. Esto es una locura y hasta que no sepamos concentrarnos en los textos normativos -Reglamentos y Directivas- la actividad del Parlamento Europeo será tan incesante y agobiante como improductiva. Lo formulo con alguna exageración con el objeto de resaltar mejor la verdad del fondo” (p.515).

6. También encontraremos  algunas de sus verdades como puños, dichas con gracejo:sabiduría Sosa

  •  Mas gobierno con ideas claras y menos gobernanza
  • Mas Federación y menos confederación en Europa. Un Estado federal funciona y una Confederación nunca.
  • Los gobernantes cuando no saben que hacer, aprueban una ley para dejarlo todo como estaba.
  • En el mundo moderno ya no es “el hombre un lobo para el hombre, sino un lobby para el hombre”.
  • La valentía del legislador alemán para recortar el número de “autonomías” (Estados que forman la República) y la valentía del Tribunal Constitucional alemán para reconocer la superioridad del Tribunal europeo

En fin, que además de aprender este libro nos divierte. Y si la palabra “divertirse” evoca salirse del vértice, esto es, de los puntos convencionales y de lo geométrico y trillado, este es un libro divertido porque nos muestra una nueva dimensión de lo jurídico, lo político y lo cultural.

6 comments on “Memorias europeas de Sosa Wagner: Lección de Anatomía

  1. La Unión Europea es un cártel de Estados buscando regulaciones que concedan privilegios a los lobbies que financian todas las iniciativas absurdas que se acaban convirtiendo en Directivas o Reglamentos. Se benefician de que al estar tan alejados del ciudadano el control resulta casi imposible, de modo que día a día se van aprobando nuevas normativas que regulan más y más sectores, obstaculizando la creación de riqueza por parte de las empresas. Y es que se aprueban aproximadamente 3.076 normas al año, y eso es un completo despropósito. http://www.libremercado.com/2013-07-12/la-burocracia-de-bruselas-cuesta-150000-millones-al-ano-1276494998/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

    Me gusta

  2. Europa únicamente necesita Tratados entre los distintos países que garanticen la libertad de movimientos de personas, mercancías y capitales, es decir, que garantice el libre mercado dentro de su territorio. Lo demás es un gasto no sólo inútil sino gravemente perjudicial. Se debe tender a la descentralización en la producción normativa de modo que se permita la experimentación de aquellas reglas que faciliten la producción de riqueza en la sociedad. Así aquellas regulaciones de países que generen mayor riqueza entre sus habitantes podrían ser copiadas por el resto en un proceso de sana competencia normativa. La Unión Europea destruye este proceso de experimentación normativa planificando desde instancias muy alejadas del ciudadano nuestra sociedad. La prueba es que el país más rico de Europa, es decir, Suiza, no forma parte de la Unión Europea, pero sí que ha firmado Tratados de libre comercio con sus miembros. Se trata por tanto de un grave error cuyas consecuencias sin duda acabaremos pagando en el futuro. Lo que no entiendo es que mentes tan lúcidas como Sosa Wagner no vean el peligro que supone para una sociedad libre y abierta procesos de centralización tan brutales como el de la UE.

    Me gusta

  3. Estimado Sevach,
    del libro sobran algunas referencias que hace a algunas de sus excompañeras de partido con muy poco respeto, personas que en Euskadi se han jugado la vida por defender la simple libertad de expresión. Sr. Sosa, desde su atalaya de cátedratico, que cree saberlo todo y que cree estar siempre en posesión de la razón hacer política de europarlamentario díscolo es fácil. Me hubiera gustado verle en la piel de Pagazartaundua en Adoaín y de otras compañeras de UPyD a las que define despectivamente y que han estado muchos años jugándose la vida.

    Me gusta

  4. Pingback: Memorias europeas | Editorial Funambulista

  5. Juan Manuel del Valle Pascual

    Del Derecho teutón bien sabe Sosa, que estrena lo que escribe con la fuerza que vive, de pluma ajena al óxido en la prosa, viva, tras mil y una batallas transcurridas, haciendo diligente su lectura, de un profundo saber, no sin heridas, que encienden el papel, lectio gozosa. Si cáustica es su sosa, sal su hondura, experiencia animosa, lied en la partitura que Sigfrido reposa, por Krimilda , merced es donosura, que hasta a un León revive lo que atilda: canción que se adivina en la espesura.

    Me gusta

  6. Pingback: Lección magistral de Sosa Wagner: retos del jurista juicioso en tiempos tumultuosos – delaJusticia.com

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: