Contencioso

La Universidad huérfana ante la jubilación de Juan Manuel del Valle Pascual

Captura de pantalla 2016-07-02 a las 9.32.20Creo que por mi forma inquieta de encarar la vida, no lamentaré mi jubilación profesional (si antes la vida no me “jubila”, claro). La Administración pública exprime a sus “hijos”, les va dando la golosina de los trienios y un buen día… ¡zás!. El hachazo de la jubilación, la medallita, las buenas palabras y a embalar las pocas cositas que acompañan en la celda del funcionario.

Eso si antes no te ha atropellado, o te ha hecho víctima de la mala política, la felonía del trepa u otra barrabasada, que de todo hay en las viñas de la administración.

Atrás quedan los expedientes, las horas enfrascado en problemas administrativos, el teléfono canalizando órdenes de abajo arriba o a la inversa, los libros amarillentos, las entrevistas a puerta cerrada para solventar problemas y los pasilleos y las esperas o las participaciones en sesiones de órganos colegiados, unas tediosas y otras tensas, según se terciaba. Las horas muertas, las horas vivas, las moribundas, las de zafarrancho por los tirones políticos, las de angustia o sueños…

jefesPero la vida pasa y los que ingresaron con la fuerza de una oposición, con sueños y delirios de mandar o cambiar las cosas, o servir al ciudadano como arcángeles, comienzan a suavizar las aristas con el paso del tiempo. La administración como Saturno acaba devorando a sus hijos. Y convierte al funcionario en una pieza más del engranaje, que se utiliza y cuando se desgasta, se repone.

Hay funcionarios afortunados y los hay desdichados. Los hay respetados y los hay acosados. Los hay que al jubilarse “miran hacia atrás sin ira” y los hay que “miran con ira hasta hacia adelante”. Y los hay, como Juan Manuel que han seguido la máxima del Presidente Kennedy adaptada al mundo burocrático:

No preguntes a la administración que puede hacer por ti, sino qué puedes hacer tú por tu administración.

Así que, tras una treintena larga de años de servicio, Juan Manuel del Valle, el que fuere legendario Jefe del Gabinete Jurídico de la Universidad Politécnica de Madrid, se ha jubilado, y por eso, los que le hemos acompañado en momentos buenos y malos, los que hemos aprendido de su experiencia, sensatez y genio, nos reunimos en Barcelona el pasado jueves, día 30 de Junio para celebrar un homenaje a su figura, para esta nueva etapa que se abre. Aquí va la crónica.

Grupos1. El homenaje tuvo lugar al hilo del XII Seminario sobre aspectos jurídicos de la gestión universitaria, celebrado en Barcelona los días 30 de Junio y 1 de Julio, en la Pompeu Fabra.

Tras una visita guiada al imponente recinto modernista del Hospital de Sant Pau, tuvo lugar una opípara cena. El centenar de personas que allí nos reunimos teníamos en común no solo nuestra dedicación a la mejora del Derecho Universitario sino nuestro respeto y admiración por Juan Manuel del Valle. Como suele decirse, no están todos los que son amigos de Juan Manuel (haría falta un estadio deportivo, el Maracaná) pero todos los que estábamos lo somos y nos honramos de serlo.

2. No en vano, tras la Constitución, se hizo precisa la reconversión de las Universidades públicas bajo el regalo de la autonomía universitaria y construir lo que hoy podemos bautizar de Sistema de Derecho Universitario español. Suelo afirmar en público y en privado que en la década de los ochenta un puñado de asesores jurídicos de Universidades consiguió eso tan difícil que es reunir amistad, capacidad, voluntad y tesón para diseñar el Derecho universitario español.

Curiosamente, el Derecho universitario era materia que los académicos no solían abordar y el legislador huía de tocar las libertades de cátedra o la autonomía universitaria, de difícil reparto entre estado y comunidades autónomas.

Por entonces, tengo que citar a algunos de esos gigantes que marcaron la senda jurídica, por orden alfabético de sus universidades: Daniel Pastor (Alicante), Jeroni Reynés (Baleares), Joaquín Gómez Pantoja (Castilla-La Mancha), Juan José Fernández (Complutense), Juan Manuel del Valle Pascual (Politécnica de Madrid), Carlos Gómez Otero (Santiago), Luciano Cordero (Extremadura), Fernando Gurrea (Zaragoza) y Diego Cámara (UNED). Siguiendo su paso, una jovencita pizpireta y lista no perdía sílaba o letra, pues se ganaría con sangre, sudor y lágrimas un bien ganado puesto de liderazgo jurídico actual (Ana Caro Muñoz, Burgos). Mucha sabiduría para tirar del carro universitario, aunque muchos más me quedan en la recámara y que no cito por razones de espacio.

3. Así pues, allí estábamos tras una deliciosa cena, en la que tuvimos ocasión de escuchar la bella y sentida glosa del homenajeado a cargo de Ana Caro, así como de Antonio Arias o Jerónimo Reynés, y donde no faltaron las intervenciones, abrazos y loas a Juan Manuel. Tampoco videos entrañables de familiares y amigos.

Por mi parte, aunque no se grabó, aquí va sustancialmente lo que fue mi breve intervención, por lo que recuerdo (entre las brumas del buen vino, que nos hizo en palabras de Balzac “cabalgar a lomos del vino, hacia un cielo mágico y divino”):

Tras mis diez años de trienios, lo que la experiencia enseña es a clasificar personas y distinguir el oro de la hojalata. Hay tres tipos de personas. Los que les pides un favor y te dicen “No” . Los que se lo pides y te dicen “Sí” siempre, aunque se olvidan de cumplirlo (y es que los que dicen “sí” siempre, como de los hombres y mujeres en cuitas de amor, mas vale desconfiar); los que no dicen “Sí” ni “No”, que no se sabe si van o vienen, como algunos políticos; y los que te dicen “Sí” o “No” pero lo razonan, te convencen y además lo cumplen; este último es el caso de Juan Manuel.

Pero también hay tres tipos de juristas. Los hay que cuando le consultas un caso, ni opinan ni se molestan en consultarlo. Los hay que opinan con frivolidad y no consultan un libro. Los hay que no opinan, callan y se lanzan a estudiarlo para un dictamen que llegará cuando el problema ha desaparecido. Y los hay que opinan con prudencia, pero luego lo estudian, y lo confirman o rectifican con honradez intelectual; este último caso es el de Juan Manuel.

Y también hay tres tipos de artistas. Los hay que son los viejos rockeros y cantantes de ayer. Los hay que cantan con éxito de forma efímera y en presente. Y los hay, como Juan Manuel, que ha sido cantante profesional en los años anteriores a la “movida”, que hoy día sigue en el escenario ocasionalmente y que lo seguirá estando, pues el genio artístico no se apaga.Mio

Lo cierto es que a Juan Manuel le han dado el hachazo de la jubilación por haber cometido el crimen de cumplir 65 años. Un evidente caso de discriminación por razón de edad, y cuya inconstitucionalidad “moral” parece evidente, pues bien sabe nuestro homenajeado que en la administración no falta quien sin alcanzar esa edad, merecía ser jubilado anticipadamente (alguno me atrevería a decir que alguno habría que  haberlo jubilado antes de “tomar posesión”), mientras que otros la superan y son apartados cuando su experiencia y sabiduría está floreciente.

Pues, querido Juan Manuel, a quien tanto debo por haber compartido conmigo momentos buenos y malos, por haber compartido la paternidad de dos libros y de varios artículos, por haberme enseñado tanto de la vida y del Derecho, creo que este acto debe testimoniarte el afecto de todos los que te hemos seguido con admiración y respeto, y que avala tu merecimiento para ser reconocido, en jerga universitaria, como “Maestro, honoris causa”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

4. Además, el acto propició la entrega de libro homenaje titulado “Usos y abusos del Derecho universitario” (Thomson Reuters Aranzadi)” con la colaboración de Aedun, con mas de cincuenta “microensayos” que hacen repaso de lo que es y ha sido la Universidad española.

Y aunque me consta, querido amigo, que despojado de las cadenas del empleo público, servirás al derecho desde la trinchera de la abogacía, te deseo la mayor de las suertes y que no nos dejes de acompañar con tu voz, tu guitarra y tu sensatez en los ágapes y festejos que nos esperan.

Y por supuesto que tras nuestros “hijos”, Abogados al borde de un ataque de ética (Aranzadi, 2015) y Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Amarante, 2016), creo que tendremos que darles algún hermanito más.

 ¡¡ SUERTE, AMIGO !!

Ana Caro recitando para Juan Manuel del Valle
Ana Caro (UAM) leyendo unos versos a su buen amigo Juan Manuel del Valle

12 comments on “La Universidad huérfana ante la jubilación de Juan Manuel del Valle Pascual

  1. La vida de Juanma es un lujo para los que estamos a su lado. Nos da su brillo. Su luz. Su sapiencia. Su voz. Su mano. Y sabemos que sólo se jubila el funcionario. El hombre, el sabio, el amigo, seguirá en activo. Siempre. Y nosotros seguiremos cogidos de su mano, abrazados a su corazón.

    Le gusta a 2 personas

  2. Juan Manuel del Valle Pascual

    Todavía sigo sin entender cómo con todo lo que he aprendido de ti me sigues dando injustamente la calificación de maestro, cuando es la que yo te debo a ti. Maestro, amigo, hermano de sangre común desde distinto origen. Siempre has sido excesivo conmigo y yo te sigo con la lengua fuera y mi corazón todo tuyo. Y me quedo corto, pero seguiré en el empeño.
    Más cierto es que juntos hemos trabajado por una idea, por un modelo de institución, por el mundo del derecho, por solucionar los problemas de los amigos que lo son y de los que lo serán. Y muchos nos han seguido. Y seremos más. Y estaremos con ellos mientras tengamos fuerzas. Nadie se jubila de estar vivo y de amar, de estar al servicio del público. Ésta es la tarea y en ella estamos juntos desde hace ya tiempo. Los problemas no se arreglan solos. Y lo sabemos. Y nos ocuparemos de ello.
    Gracias, querido Chaves, estimado Sevach, queridos amigos. Estoy con vosotros porque sois, de otra manera, en la diversidad, sois yo mismo, tanto como yo soy vosotros mismos,
    Simplemente, a< partir de mañana lo haremos de otra manera. Pero será muy parecido.

    Le gusta a 1 persona

    • Yo no soy nadie, pero cuente conmigo.

      Me gusta

    • Estupendo seguir ese camino, esa lucha por el derecho, contigo.. Pues parafraseando a Machado, ” no hay maestro, se hace maestro al enseñar..”! Y pardiez, Juanma que me has enseñado! Lo que está en los libros… Y lo que no👍

      Me gusta

      • ‘Nadie se jubila de estar vivo y de amar…’. Esta es la gran frase, la que define al hombre. Yo tambien estoy jubilado pero en activo, sólo encontré ODIO y MALDAD; patológicos, además. No me quda, afortunadamente, mucho tiempo de vida. Sólo espero que nuestro ‘Webmaster’ y Don Julian hagan aquello que nunca conseguí y que ya, casi, desisto de lograr. Y a ello les emplazo. En el sentido de Federico en el ‘Romance del emplazado’.

        Me gusta

      • Obvamente quería dcir ‘Don Juan Manuel’. El Don Julian sigue campando, iba a decir ‘por sus respetos’, lo que sería quizás un sarcasmo…Perdon

        Me gusta

  3. Enhorabuena otra vez por tu jubilación y suerte en tu nuevo camino en la abogacía. Enrique Naya Nieto.

    Le gusta a 1 persona

  4. Aunque la valía profesional de Juan Manuel en el mundo del derecho y, particularmente, en el universitario, es gigantesca, su sabiduría excede en mucho la parcela jurídica y si a ello unimos su faceta artística nos encontramos con un hombre del Renacimiento, cuyos saberes se expanden por doquier. No obstante, prefiero quedarme con el amigo, siempre interesado por aquello que preocupa a quienes gozan de su amistad.

    Larga vida maestro y que quienes te admiramos lo veamos!

    Le gusta a 1 persona

  5. Querido Juan Manuel me fue imposible acudir al acto presencial por un viaje fuera de España, con bastante tiempo programado. (Te escribo desde Kuala Lumpur). El cambio de fechas en el último momento del Seminario hizo incompatible el acudir a Barcelona.

    Cuanto lamento no haberte podido abrazar allí con afecto, pero sobretodo, con el máximo respeto que siempre te hemos tenido capitaneando con experiencia y sabiduría a un grupo que por allá el año 94 consiguió construir con su ánimo, tesón y lucha diaria en las Asesorías lo que algunos llamamos el espíritu de Almagro. Otras y otros, con brillantez, se han unido y siguen tu relevo. Pero ahora es el momento de subirse encima de la banca en esa Aula en la que tanto hemos aprendido y con rabia por el tiempo pasado pero con respeto y admiración hacia ti repetir el saludo:
    Oh Capitán, mi Capitán !!

    Un fuerte abrazo.

    Enviado por Javier Such.

    Le gusta a 1 persona

  6. Juan Manuel del Valle Pascual

    PGT, JuanJo, Javier, muchas gracias, pero que muchas, por vuestras palabras y lo que encierran. Vosotros dos sabéis, acaso PGT no, que el logro de todos ha sido el resultado del esfuerzo de cada uno. Un día lo empezó Chaves, pronto le seguí yo, y lo hice cuando la vida llamó a Chaves a otros empeños, pero sólo estuve o estuvimos en primera fila con Gurrea, Pantoja, Gómez Otero, Daniel Pastor, Montse…y vosotros también, JuanJo, Javier…, así como tantos otros de un ejército sin más armas que la pasión, el esfuerzo y la capacidad de aprender todos de todos, a la vez que a todos mostrábamos nuestros logros a través de la palabra, hablada y escrita, de la ilusión por formar parte de la magia de lo colectivo en su mejor versión, en la que nadie regatea esfuerzos, en la que se da más de lo que se espera, y, mucho más aún, de lo que se pide. Hoy está en primera línea Ana Caro, acaso unos cuerpos, con su trabajo imprescindible e impagable, por delante de Juan Cayón, Maribel Bonachera, Fernando Palencia, Antonio Arias, y tantos otros que no caben en esta cita.
    Me atribuís algo que no es más mío que vuestro, yo de vosotros tanto como vosotros de mí. Esta es la fuerza que no ha de faltar porque con ella logramos atraer a este empeño a los mejores del Derecho, de la Economía, de la función pública de las universidades, que quedaron abducidos y presos para siempre de la Asociación para el Estudio Universitario, que es nuestra obra, que es lo que dejamos a los que siguen viniendo, de la que nadie es dueño. A nuestra obre de crear una materia, la del Derecho Universitario, que nos superará a todos y dejamos a los siguientes, sin pensar en derechos de autor. Camino ahora, entre que vamos y venimos, de nuestra querida iberoamérica, con RIDU, la Red Iberoamericana del Derecho Universitario, con AJUNA, la Red de Asesores Jurídicos de Universidades Argentinas, con nuestros amigos Alejandro Caudis, Julio Mazzotta, María Fernanda, Osvaldo, Fernando, Natalia, Jaime, Caro, Lau, Jerome, Teodoro, chilenos, uruguayos, colombianos, mejicanos, portugueses…y cuantos más quieran venir hasta hacer otro continente para tan gran causa.
    Todo esto es obra de todos y a todos traspaso lo que me decís, pues de todos es. Como yo quedaré siempre. Para todos, pues en todos y cada uno me siento yo, que sin cada uno no soy nadie. GRACIAS A TODOS.

    Me gusta

  7. Pingback: Los funcionarios no son para el verano – delaJusticia.com

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: