De extranjería

La expulsión de extranjeros

La expulsión de extranjeros.

SOSTIENE SEVACH su perplejidad ante las recientes Sentencias del Tribunal Supremo español por las que se considera que no cabe la expulsión del extranjero que entra ilegalmente en España salvo que se acrediten conductas negativas específicas (no meramente policiales ni instrucciones judiciales), y que en tales casos la infracción debe ser sancionada exclusivamente con una multa económica.

Sostiene Sevach que seguramente el razonamiento del Alto Tribunal es impecable pero evidencia que la Ley de extranjería aplicada no se ajusta al principio de eficacia constitucional ni tampoco al principio de la potestad sancionadora civilizada que impone que la comisión de una infracción no puede suponer un beneficio para el infractor. Así y todo, Sevach sabe que algún magistrado de provincias ha planteado ante el Tribunal Constitucional lo insostenible de la situación, lo que posiblemente será resuelto dentro de dos o tres regularizaciones.

En efecto, bajo tal esforzada aplicación jurisprudencial de una legislación de extranjería, que los parlamentarios de todo pelaje no quieren aclarar por ser cuestión electoralmente delicada, resulta que la entrada ilegal de un extranjero se subsana con el abono de una multa de 300 euros, sin retorno a su país de origen. Negocio redondo.

Sevach no conoce el derecho español pero piensa que no resulta muy ajustado a la razón que quien copia un examen académico, conduce sin permiso de conducir o sin permiso de armas, reciba por todo reproche sancionador una multa sin que se de el examen por suspenso, sin que se le impida conducir o continuar el manejo del arma. Si un médico opera sin titulación no puede dejársele continuando con sus operaciones si paga una multa sobre la base de que con anterioridad no ha cometido errores quirúrgicos ni lesiones a pacientes.

En definitiva, Sevach como ciudadano de la Unión Europea contempla la situación de extranjeros que clandestinamente o sin permiso penetran en España presenta mas ventajas y probabilidades que el sorteo de la codiciada Carta Verde para entrar en EEUU, ya que permanecen indefinidamente en España:

    a) Los extranjeros cuya existencia no conoce la policía; o que conociéndolos no actúa;

    b) Los extranjeros cuya existencia conoce la policía, pero la Delegación del Gobierno no tramita expedientes de expulsión;

    c) Los extranjeros cuya existencia conoce la policía, la Delegación del Gobierno sanciona con la expulsión, y los tribunales convierten la sanción de expulsión en una multa (la inmensa mayoría de los casos en que no se prueba una conducta negativa cualificada y con desenlace efectivo);

    d) Los extranjeros cuya existencia conoce la policía, la Delegación del Gobierno sanciona con la expulsión, y los tribunales conceden la medida cautelar de permanencia sobre la base de su arraigo o vínculos familiares, sociales o culturales (arraigo que se aprecia con una notoria generosidad y fuera de su clara definición reglamentaria);

    e) Los extranjeros que son expulsados y que el Tribunal confirma la expulsión, pero que la Delegación del Gobierno no es capaz de ejecutar la expulsión ya que durante el litigio se han colocado en paradero desconocido;

    f) Los extranjeros que son expulsados y el Tribunal confirma la expulsión, pero que retornan por cualquier boquete del Espacio Schengen… y vuelta a empezar… De ahí que si entre el año 2000 y el 2006 España pasó de 1 a 4,1 millones de extranjeros, sumémosle ahora los que se amparen en los agujeros de la Ley de Extranjería según la interpretación del Tribunal Supremo.

Y es que Sevach no es racista ni xenófobo, y bienvenidos sean los extranjeros de buena voluntad, pero el desorden a corto plazo solo conduce al caos a medio y largo plazo, y de forma irreversible, sobre todo cuando en este punto España se desmarca ostensiblemente del criterio de sus socios de la Unión Europea.

5 comments on “La expulsión de extranjeros

  1. Estimado Sevach: Leo con entusiasmo la concisa carta de tu blog personal donde con prudente criterio haces unas reflexiones que denotan grandes dosis de sentido común y un atinado conocimiento de la realidad, virtudes estas de las que carecen tanto nuestros gobernantes como un numero, cada vez mas alarmante, de miembros que representan al Poder Judicial.
    En los tiempos que corren hay una casta política empeñada en que España siga siendo el paraíso de los delincuentes internacionales y, paralelamente, unos tribunales que en su misión de administrar justicia mas bien parece que se dedican a acumular meritos para asegurarse una cómoda jubilación. Por supuesto que el disfrute de ese descanso lo tienen garantizado en esas magnificas urbanizaciones que se acorazan con los mejores dispositivos de seguridad y en las que tanto ellos como su familia están ajenos a esos extranjeros ilegales que tienen en España su parcela de actuaciones para moverse con plena impunidad.
    Y es que ya lo ha dicho un buen conocedor de nuestro ordenamiento jurídico: en España tenemos “El Pórtico de la Gloria y la plaza de la Constitución”. La Constitución es la artística fachada de un edificio arruinado. En ella hay un pórtico donde se exhiben imágenes que prometen la salvación: es el estado de derecho que asegura el imperio de la ley y que reconoce como valor superior la justicia. Y delante de este pórtico hay una explanada en la que aparecen políticos, abogados, procuradores, etc. que cantan sin cesar lo bueno del sistema. Estos con una mano piden limosna y con otra amenazan a los descontentos.
    En todo esto hay una obsesión generalizada por hacernos creer que tolerancia es permitir que los inmigrantes ilegales permanezcan felizmente en España; que tolerancia es facilitar argucias jurídicas a los inmigrantes que delinquen para que eludan la acción de la justicia; que tolerancia es que no se reaccione con firmeza para evitar las actuaciones de estas bandas de delincuencia internacional que nos asedian constantemente; que tolerancia es no poder defenderse ante el asalto a la vivienda o el ataque a la familia; que tolerancia es hacer peligrar nuestro sistema general de salud al abusar de forma fraudulenta de las ventajas que ofrece; que tolerancia es la muerte de mujeres víctimas de la violencia doméstica que sigue siendo uno de los problemas más graves de la sociedad española y en el que las estadísticas indican que una gran mayoría de los agresores son inmigrantes; que tolerancia es que se mueran dos niños en un asentamiento hippie de la Alpujarra granadina y que ni el fiscal de menores se anticipe a estas situaciones ni haya un Juez que valore la postura de estos grupos formados, en parte, por gentes de diversas nacionalidades; que tolerancia es ver como en Madrid actúan clanes de menores procedentes de países del Este, que salen cada mañana con la hoja de ruta marcada por sus progenitores para dedicarse a robar a los turistas en las calles céntricas de la capital.
    ¿De que valen tantos Observatorios fomentados por el Estado?; ¿No crees amigo Sevach que ese artilugio que se define como “lugar dispuesto o adecuado para hacer cualquier observación” no sirve a los fines para los que fue creado?; ¿Dónde esta el celo de la justicia para remediar este caos.?
    Tal parece que la tolerancia excluye la culpabilidad.
    Todo este panorama en el que algunos jueces miran para otro lado ante hechos tan graves como el poblamiento de España con los nuevos “colonos ilegales”, es algo que por desgracia se está haciendo cotidiano en el repetido “Estado de Derecho que asegura el imperio de la ley” y que ha quedado perfectamente reflejado en el parecer manifestado por personas bien conocidas. Valgan como muestra las siguientes expresiones: El juez Navarro ha escrito sobre un “palacio de injusticia”; el ex juez Gómez de Liaño ha calificado a la justicia de “genuflexa”; el abogado del Estado Hernández ha hablado de la “desorganización judicial”; otras afirmaciones como “la revolución de los jueces”, “el secuestro de la justicia” y la del Catedrático Alejandro Nieto al referirse a la “administración de la injusticia” o la de aquel alcalde sureño que afirmó “la justicia es un cachondeo”, por cierto, sin que luego la Audiencia provincial de Cádiz encontrara injuriosa tal imputación.
    Por desgracia el panorama se ha ennegrecido y el futuro se presume duro y con consecuencias nefastas para nuestra sociedad.
    Queda como esperanza que esa ineficaz Justicia reaccione haciéndose merecedora de las potestades que tiene asignadas, trasladando el mensaje a los ciudadanos de que la ley está para cumplirla y dando muestras de que las actuaciones que se ejecuten al margen de la misma merecen el reproche adecuado.
    Quiero finalizar diciendo que bienvenidos los Sevach que llegan a nuestro país en condiciones de normalidad, aceptando las “reglas de juego” y con el espíritu de trabajar e integrase en una sociedad que en otro tiempo se vio en la obligación de hacer lo mismo para atender con honestidad las necesidades de su familia.
    Si algún día coincidimos te lo diré personalmente, pero hasta que eso ocurra te anticipo que cuentas con mi respeto y mi amistad, que a buen seguro consolidaremos en un intercambio gastronómico donde mi personal paella se vea recompensada con el ofrecimiento de alguna de vuestras magníficas cervezas, tan excelentes sobre todo cuando se disfrutan cerca del puente de Carlos o del Castillo de Praga, capital de la región de la Bohemia y madre de todas las ciudades.
    Hasta pronto amigo Sevach.

  2. Hace un tiempo tuve oportunidad de charlar de un tema relacionado con el Presidente del Tribunal Europeo y el me explicaba la postura al respecto de la industria europea y de lo que titulan como “competitividad”. A este respecto añado un comentario extraído de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León que a su vez lo cita de El Mundo.

    “””España necesita más de 4 millones de inmigrantes para seguir creciendo
    La aportación en pago de impuestos se estima en un 6,6%

    El ‘Informe España 2007’ que presentó ayer la Fundación Encuentro asegura que la economía española necesita a los inmigrantes para mantener su ritmo de crecimiento. En concreto, el documento estima entre cuatro y siete millones de trabajadores extranjeros.

    De igual forma, estas cifras consolidarían una tendencia observada en los últimos años y que indica que la mitad del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) observado en el último lustro se debe a los inmigrantes que, además, compraron el 25% de las viviendas vendidas en 2005. Incluso en las cuentas públicas el impacto de la inmigración es positivo, puesto que su aportación, a través del pago de impuestos, se estima en el 6,6% del total recibido por las diferentes administraciones públicas, mientras que éstas sólo gastan en ellos el 5,4% de su presupuesto.

    Además, la actividad de los inmigrantes beneficia tanto a la economía española como a la de sus países de origen ya que las remesas que enviaron el año pasado se evalúan en 6.250 millones de euros.”””

    De ser cierto, ante tal situación de demanda real me temo que los derechos, condiciones y necesidades de los inmigrantes quedan relegados a un último plano.

    Exhorto a ver si nuestros legisladores, técnicos y políticos se pongan a trabajar de forma coherente con la realidad o quizás ¿el problema reside en que tenemos una carencia real y lo primero que hay que hacer es importar o permitir la incorporación de legisladores extranjeros… más talentosos y pragmáticos?.

  3. antonio

    ole ole tus cojones , has reflejado en el tema de extranjeros , la dura realidad , a ver si tienes un poco de tiempo y de cinco a siete les das unas lecciones a los politicos.
    ahora me pregunto , para que nos sirve el papeleo , rompedura de cabeza , poner en riesgo nuestras vidas si cuando cogen a un extranjero por chorizo de todas las denominaciones de origen , y los supersabios d los jueces , mandan todo el trabajo policial a la mierda .
    Lo peor no son las Leyes ni los reglamentos , sino la interpretacion que le da un ser mortal .

  4. hola, los comentarios estan bien, pero no solo se debe hacer enfasis a inmigrantes delicuentes, a aquellos que cometen delitos y demas, tambien existen inmigrantes sin papeles como yo, que si es verdad entre de irregular manera en territorio español y llevo exactamente 3 años y 9 meses trabajando, hace mas de 1 año me detuvo la policia y por estar irregular me dieron expediente de expulsion esta misma quedó en firme, inicie un recurso contencio y hasta hace 5 meses solicite arraigo con una oferta de un contrato de trabajo y me denegaron el arraigo por tener expediente de expulsion, y asi estoy sin saber que sucedera, soy una persona que ha venido a trabajar, no he cometido delito, y ahora no puedo caminar libre por la calle ni siquiera por el metro, por que la policia esta pidiendo documentacion en muchas salidas de metro, y estar alli en esos calabozos, asi sea por una noche es horrible, deberian todos tener un poco mas de sensibilidad respecto al tema…

  5. hola, yo soy extranjero de marruecos, llevo en España muchos años. mi historia es la siguiente, llevo casi 21 años tengo 32 años, y por el miro echo de tener una pelea con un paisano meo. nos condenaron 2 años y 1400 euros de multa. y los ichos ocurrieron en el 2006 y la sentencia fermi en el 2007, pero en el 2011, mi incoan un expediente de expulsión por tener antecedentes penales. acaso es un país de justicia o de injusticia. no conozco nada de mi país ni la historia ni geografía ni los minitros ni presidientes nada de nada soy un extranjero en me propio país. soy mucho mas integrado en España que los propios españoles. conozco todo sobre España la historia la gastronomía la geografía todos los político. es decir, todo. gracias imad kharbach ciudad real

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: