Crónicas administrativistas

De la sorprendente receta del Rey Juan Carlos para terminar con los terroristas

escorpión
Los titulares de los periódicos del pasado domingo coincidían en ofrecer las espontáneas declaraciones del Rey de España en Palma a los dos días del horrible e injustificable atentado contra dos policías por la sanguinaria banda terrorista ETA. Los titulares recogen las palabras literales del Monarca de que “hay que darles en la cabeza y seguir hasta acabar con ellos”.

1. Nadie pediría una frase de impacto como la utilizada por Winston Churchill para combatir a los nazis: “ hará falta sangre, sudor y lágrimas” pero la verdad una afirmación como “ hay que darles en la cabeza y seguir hasta acabar con ellos”, a bote pronto, le recuerda a Sevach:
a) Un graffiti de muro marginal en el País Vasco.
b) Una opinión de taberna.
c) Una perogrullada (ya saben que Pero Grullo a los cinco dedos flexionados llamaba puño).

2. En todo caso, la declaración resulta de una vaguedad exasperante. Establece el fin ( “ acabar con ellos”) y el medio (“ darles en la cabeza”). Ahí se acaba la reflexión. Es cierto que no faltarán politólogos y analistas que de tal frase extraigan mensajes subliminales propios del Código Da Vinci; algo así como interpretar que cuando el rey dice “ acabar con ellos”, el “ellos” alude a un colectivo que comprende no sólo a los terroristas sino a los políticos que los amparan, o quien interprete que “darles en la cabeza” apunta a combatir la banda en los ideólogos o autores intelectuales, o que cuando se dice “hasta acabar con ellos” está descartando toda tregua o negociación dilatoria. Sin embargo, como se deriva del “principio de la navaja” formulado por el fraile del siglo XIV, Guillermo de Ockham, de todas las posibilidades de explicación de un fenómeno hay que optar por la más sencilla que probablemente es la más correcta, y por eso, quizás el Rey ha dicho lo que dijo, sin necesidad de exégesis ni elucubraciones, o sea, lo que le vino a la cabeza. Tiene el mérito de la espontaneidad y la frescura de un monarca cercano al pueblo pero desde el punto de vista de la institución monárquica y la Casa del Rey, cabe preguntarse si está justificada una costosa Casa del Rey, una legión de asesores y preceptores, para al final dejar al buque insignia a merced de las olas de los medios de comunicación.

3. Queda fuera de toda duda el reproche del monarca a los terroristas y su indignación justificadísima, y nada mas lejos de Sevach que aprovechar una de las escasas improvisaciones del monarca para criticar una institución que bajo su reinado se ha caracterizado por la moderación, prudencia y equilibrio (cosa diferente es la opinión que merece la institución monárquica en el siglo XXI, tal y como Sevach analizó en un anterior post) al hilo de la cuestión sucesoria.

Sin embargo, cree Sevach como ciudadano indignado ante los atentados, que era de esperar que la más alta institución representativa de España lanzase un mensaje más contundente, claro, preciso, completo y con fuerza de convicción, que reflejase liderazgo y dejase huella histórica. No olvidemos que ETA demuestra una reacción de alacrán frente al acoso policial y judicial de ETA ( instinto reflejo asesino), con dos gravísimos atentados en un lapso temporal brevísimo, situación extraordinaria y que merecían unas declaraciones oficiales igualmente ajustadas a la situación.

4. Por mi parte, me resultan especialmente afortunadas las declaraciones del lehendakari Patxi López: “Que se prepare ETA para el más frío invierno de sus días”. Mensaje tan sobrecogedor para los etarras como gratificante para los ciudadanos de bien.
Aunque, a Sevach le encanta la receta que sugiere en una entrevista al diario El Mundo publicada ayer (2/8/09). Antonio Hortelano (religioso que actuó como espía del Vaticano, y especialista en Moral): “ Llevaría a todos los presos de ETA a Fuerteventura. Nada de acercamientos. Y si la banda comete atentados materiales, los presos aislados a agua y bananos. Y si mata a alguien, a pan y agua durante cuatro meses”. No faltará quien diga que este planteamiento contraviene el Convenio Europeo de Derechos Humanos o la dignidad del ser humano u otro referente idílico, pero no es menos cierto que una cosa son las garantías de la presunción constitucional de inocencia (que no admiten rebaja alguna) y otra muy diferente las garantías penitenciarias ( de rango legal o reglamentario) que, sin suponer degradación física ni moral, ni poner en peligro la vida del recluso, admiten modulación al servicio de la política de represión de casos tan irreductibles como los terroristas.

No hablamos de toxicómanos que robaron la dosis, ni de homicidas imprudentes, ni de atracadores o ladrones. Hablamos de terroristas, cegados por la rabia, que han despreciado todas las ofertas generosas que el Estado de Derecho les ha efectuado para reconducirlos al redil; de asesinos alevosos y con premeditación, y además sin atisbo de arrepentimiento.

Dificultoso es identificarlos, mas difícil capturarlos, laborioso probar su culpabilidad, tedioso soportar la cadena de recursos ante todas las instancias judiciales, y si al final de esta ingente labor pesquisitiva y probatoria del Estado, le espera al recluso un paraíso relajado junto con sus colegas (propio de penitenciaria siciliana de principios de siglo, convertida en hotel para los mafiosos), pues resulta que el todopoderoso Estado soberano tiene los pies de barro frente a las avispas.

5. En todo caso, me gustaría saber si las opiniones contrarias a endurecer la legislación penitenciaria a los terroristas ( en el sentido de que si no se alarga la condena cuantitativamente en el tiempo, al menos que cualitativamente se endurezcan las condiciones para obligar a reflexionar), se mantendrían por quien ve arrebatada la vida de un ser querido por unos canallas, y es que, a quien asesinan, como dice Clint Eastwood en “ Sin Perdón”, “le quitan todo lo que tiene en la vida, y todo lo que podría tener en ella”.

0 comments on “De la sorprendente receta del Rey Juan Carlos para terminar con los terroristas

  1. Maximilien Robespierre

    Refrendo las palabras del Rey: DURO Y A LA CABEZA.
    Metodo;una legión de buenos policias infiltrados y bien informados, que a cada paso que de la banda, palo que te crio, al talego con unos cuantos.

  2. policia local

    Me es imposible estar en contra de un endurecimiento de las medidas penitenciarias. Siempre que, en Derecho, se hablaba de los movimientos legislativos pendulares se hacía para intentar demostrar que, los mejores períodos eran los del paso del péndulo por el punto medio de la oscilación, por tanto ni un régimen penitenciario “guantanamero” ni trasformar las prisiones en una especie de “Marina D´or, ciudad de vacaciones, digamé”.
    Aprovechando el principio de irretroactividad de la ley penal, diré que, hace años me esperaba un largo viaje de regreso desde Gandía hasta Asturias con mucho calor y dos niñas ya no tan pequeñas. Apenas habíamos recorrido 15 km y ya estaban peleándose, chillando y riñendo entre ellas. Señalicé correctamente con la intermitencia de la derecha, paré en un amplio arcén que allí había y, con mucha suavidad, pero con rotundidad, apliqué una ración de “suavizante” a cada una. Minutos mas tarde estaba yo contándoles un cuento sobre princesas moras y entramos en el Pajares cantando todos juntos. Si hubiera esperado me hubiera desesperado, apliqué, creo, la medida justa en el momento oportuno y fué para bien, es mas, desde entonces en todos los viajes me pedían que siguiera contándoles la continuación de aquella historia. Se que alguien dirá que podía haberlo hecho si el tratamiento suavizante anterior, pero estaban descontroladas y era dificil el diálogo (no como los etarras, pero pudiera valer como ejemplo del grado de inmadurez infantil que rodea el mundo radical vasco, no olvidemos que alistan gente entre débiles mentales. Solo hay que ver las fotos de los presuntos de Mallorca).
    Entiendo que estamos en unos tiempos de proliferación de derechos individuales que deben ser protegidos,¡¡que iba a ser de nosotros sinó!!, pero siempre he pensado que si desprotegemos a las víctimas nos estamos desprotegiendo todos, ya que la impunidad aumenta la presión de la delincuencia sobre la ciudadanía, y sobremanera en el caso de los etarras.

  3. Alvaro

    buenísimo el post. Me encantan los análisis que me muestran aspectos de los que no me percate.Aplaudamos al rey, pero con sordina…

  4. El Rey muchas veces no es ni claro ni brillante en sus declaraciones públicas improvisadas. No obstante, es claro el sentido de sus palabras: hay que darles duro. Se entiende que con los instrumentos del Estado de Derecho. Lo más importante es que a estas alturas, muy poca gente se atreve a defender teorías tales como que hay que negociar con los terroristas y cosas similares. Ha costado muchos años llegar a una opinión tan generalizada acerca de la conveniencia de emplear la dureza legal contra los terroristas. Recordemos que hasta la legislatura 2000-2004 no se aprobó la ley que permitió la ilegalización de la parte de ETA con personificación política ( HB, Batasuna, EH, PCTV, etc). Hasta esa misla legislatura, no se modificó el código penal, en orden a extender el periodo máximo de cumplimiento de condenas de privación de libertad hasta los cuarenta años. En esos mismos años se introdujeron reformas legales que han aumentado la protección de los cargos públicos, especialmente desprotegidos hasta el momento ( caso de los concejales), así como castigado comportamientos tales como las alabanzas a los asesinos terroristas y sus crímenes. Quiero decir con todo ello que ha costado mucha sangre, vencer a los políticamente correctos del “dialoguen ustedes que pueden”. Eso decía hace pocos años la periodista Gema Nierga al terminar la manifestación por el aseisnato de Ernest Lluch. Eso decía hasta hace dos minutos, el periodista Iñaki Gabilondo. Esas posturas se han visto superadas por la realidad: frente al terrorismo, sólo cabe el diálogo que los aseisnos puedan mantener con sus abogados, con los policías y con los jueces.

    Ahora estamos en otra lucha, que probablemente también necesite, por desgracia, de mucha sangre. Me refiero a la lucha por cambiar la ley de impunidad penal de los menores. El clamor popular es evidente, pero harán falta más violaciones y asesinatos para que algunos se den cuenta de la necesidad de que los criminales paguen por sus crímenes, aunque sean menores de edad.

    Siempre tendremos a los penalistas de turno, esos que están por encima del bien y del mal, que nos vendrán con el cuento de la reinserción. Digo cuento, porque el fin de la pena es la resinserción, y evidentemente el castigo, es decir, la retribución a la sociedad por los crímenes cometidos. De esto último siempre se olvidan.

    El Derecho Penal sólo necesita que la compasión por la víctima y el sentido común inspiren al legislador, eso sería suficiente. Yo no sigo lo que decía Concepción Arenal: odia el delito, y compadece al delincuente. Yo soy más partidario de lo que me enseño un profesor de Derecho Penal de la Universidad de Oviedo, que es juez y está más pegado a la realidad que los penalistas de salón. Él decía: odia el delito, odia al delicuente, y compadece a la víctima. Yo creo que eso es lo más justo, sobre todo que afectan al derecho a la vida.

  5. Mi receta:

    a) Reformar la Constitución: cadena perpétua y prohibición constitucional a cualquiera de los poderes del Estado de negociar con bandas terroristas (por tanto negociación prohibida a los funcionarios públicos y aplicación del Código Penal al que comience una negociación, o induzca a ella).

    b) Reformar la Ley Electoral: Que se pueda elegir ejercer el voto en la Comunidad Autónoma en la que se nació, o se tuvo la última vecindad administrativa. Que voten los exiliados vascos.

    c) Medidas jurídicas, deontológicas, fiscales y hasta penales contra los terroristas colegiados como abogados en ejercicio.

    d) Privación de subvenciones y beneficios o expansión a Kutxas de ahorro, grandes corporaciones cooperativas, universidades, obispados, etc. que dan cobertura económica, social o moral a los terroristas.

    e) Me descubro ante el maestro Sevach por su fino análisis jurídico para endurecer las condiciones penitenciarias de los terroristas, y vincular sus condiciones a los actos criminales de su banda (por supuesto, endurecimiento no es “hoy, media hora menos de piscina”)

    f) Doy por supuesto, que leído lo anterior, ya se entiende que estoy por echar a esta chusma de cualquier institución, por confiscarle las herriko tabernas, por expropiar las ikastolas que sean semillero de odio, por cortarles el paso a que hagan películas.

    g) Por último, si se me permite, me gustaría ver que en “Cuéntame” Valentina muere en un atentado de ETA en una cafetería madrileña. Nos daríamos el gusto de ver a una candidata de Iniciativa Internacionalista interpretando en su último papel en la serie a una víctima de ETA.

  6. Bufff……vaya ejemplar el Hayek este…..sin comentarios, solo me viene a la cabeza que todas las medidas que propone se las aplicaría yo a él también…por algún argumento “jurídico” de los que proliferan hoy en día, en estos tiempos de decadencia y degradación del Estado de Derecho, como la “peligrosidad social” o similar…

    y de Juan Carlos qué vamos a decir….el “nivel” de la más alta institución del Estado algo tendrá que ver con lo que luego hay por debajo…

  7. gurripuyi

    1.- Lamentables declaraciones improvisadas del campechano monarca.
    ¿qué quiere decir con darles en la cabeza? ¿un palo en la cabeza, un tiro en la cabeza, como se hizo en los 80? probablemente no quiera decir esto, o tal vez sí. En todo caso si quiere seguir representando a todos los españoles no puede seguir expresándose de forma tan penosa, tan inculta y tan estúpida.

    2.- El problema en España no es la legislación penal -léase Código-, sino la parafernalia sobre cumplimiento de las penas y derechos del recluso, que muchas ocasiones plantean las dudas sobre la seriedad del derecho penal y penitenciario español. Ninguna duda creo que ofrece la necesidad de endurecer la legislación penitenciaria a peor, pero no sólo para terroristas sino incluso para delincuentes “comunes”.
    Como siempre, no se hará.

  8. Sr. Pedro: Hayek cree en el Estado de Derecho y en la igualdad de todas las personas ante la ley. Por eso Hayek esta conforme con que se le apliquen a el mismo todas las medidas que propone…siempre que incurra en alguna de las infracciones citadas, con el principio de legalidad en la mano, la presuncion de inocencia y el derecho a un juicio justo. Todo ello, para que no continue degradandose el Estado de Derecho.

  9. Comparto con hayek, punto por punto, sus alegatos. Hay medios mas que sobrados para combatir el terrorismo, y dentro de la Constitución. El problema es que no hay partido político, o mas bien gobernante, que quiera asumir el coste electoral de un “aparente” recorte de libertades procesales o penitenciarias. Realmente se trataría de una enérgica respuesta del Estado de Derecho a unos canallas que lo tienen en jaque…y casi mate.

  10. Tocqueville

    Magnífico el Rey y chapeau a Hayek. Respecto al comentario del tal “Pedro”, es el del típico “progre” descerebrado.

  11. Mira Hayek, no se si eres jurista o no, y si lo fueres me da exactamente lo mismo, porque en esa “cosa” que escribiste en este foro no hay Derecho…hay mierda fascistoide que huele muy mal….

    sí como tú dices, estarías conforme con recibir “tus medidas” ,si incurrieres en las infracciones citadas, supongo que las infracciones que citas son del tipo: “ser chusma abertzale”, “ser abogado de acusados de terrorismo”…..por no hablar de que para un sujeto de tu especie los principios de igualdad ante la ley o de presunción de inocencia no existen…

    en todo caso me niego a hablar de Derecho o de Política (así, con mayúsculas) con alguien que lo único que evidencia en esa “cosa” escrita es una enfermedad mental….porque el último punto de tus “medidas” es propio de alguien, que para cualquier estudiante o mínimo conocedor de las ciencias de la psique resulta claro que tiene indicios de sadismo o de alguna psicopatía…….

    Se recomienda visita al psicoanalista por tanto…..a ver que opina de eso de que te gustaría ver morir a alguien en una serie de TV…..

  12. y al Toqueville este….decirle que uno,entre otras cosas, se mide por sus “ídolos”, o por usar un término más apropiado,” referentes”…..y si el tuyo es el Juan Carlos de Borbón ,con sus grandes aportaciones a la historia de la dialéctica como el “por qué no te callas!” o la última perla, pues que quieres que te diga??…que te cunda, y que sigas gozando con sus “magnifícas” inspiraciones…..pero este progre descerebrado no va a osar discutir con alguien con tan ilustres referentes….

  13. Pedro, por qué siempre insultas y faltas al respeto a los que no piensan como tu?
    Este blog se caracteriza por las buenas maneras y la educación al dirigirse a los demas piensen como piensen.

    Un saludo

  14. Laura…..intento no entrar en la descalificación grosera, pero cuando alguien propugna medidas repugantes para cualquier ciudadano con un mínimo sentido democrático, pues hay que ser categórico y llamar a las cosas por su nombre…..

    estamos en un foro de Derecho Público, y el deber ético y moral de cualquiera que se dedique a eso, independientemente de ideologías, es no pasar por alto las proclamas que ensucian el nombre del Derecho y de principios tan importantes como la igualdad ante la ley, la presunción de inocencia y la seguridad jurídica.

    Y por otro lado….tengo que mentar lo de la paja en el ojo ajeno, y la viga en el propio…..mira comentarios y verás apelativos cariñosos como “progre descerebrado”……quizás para tí solo pueden mandar,legislar, e insultar, los de siempre……

    en cualquier caso no está en mi ánimo ofender a nadie, y solo intento confrontar determinadas opiniones personales…..

  15. Sr. Pedro…desde el respeto le voy a contestar. Lo primero que, aunque no este en su animo ofender, ofende.

    No manipule mis palabras: yo he hablado de chusma, usted le añade por su cuenta “abertzale”(patriota); usted dice que que yo pido medidas contra los “abogados de acusados de terrorismo”: no señor, yo pido medidas para los “terroristas colegiados como abogados en ejercicio”. Los terroristas tienen derecho a un abogado, por supuesto que si y estoy de acuerdo en que los abogados tengan garantia de libertad para ejercitar la defensa. Pero ¿como califica usted a un abogado que cobra solo de terroristas? ¿se acuerda ud. de Tom Hagen, el abogado de Corleone, que decia “en realidad, trabajo para un unico cliente”?

    Usted es libre de no confiar en mis creencias en el Estado de Derecho, en la igualdad ante la ley o la presuncion de inocencia. Por llamar a lo que escribo “mierda fascistoide que huele muy mal” no le digo nada, usted se califica solo con sus comentarios. Por no ser educado ni elegante, tampoco se lo reprocho, eso ya debieron haberselo enseñado sus padres: si no lo hicieron, usted no es culpable, y si lo hicieron, usted deberia respetar el esfuerzo y el empeño que pusieron.

    Me tacha ud. de loco por querer que un guionista mate a un personaje, para que el interprete trague la quina de la vileza que refleja fuera de la escena. Yo creo que es mas de locos pagar con dinero de la television publica a quien forma parte de candidaturas proetarras ¿no le parece?

    Por ultimo, no espere que le insulte, seria inutil.

  16. Mire señor Hayek…..le repito que en mi opinión ,sus “medidas”, carecían del más mínimo fundamento jurídico, y eran puramente bravatas nacidas del odio.
    Aunque ahora pretenda revestirlas con un contenido jurídico, le digo que la clave de eso que escribió está en el último punto, que para un profano en la psiquiatría como yo tienen un evidente olor a sadismo o a alguna otra circunstancia que un psicoanalista descifraría a la primera….

    Para que se tranquilice un poco, el Estado, con su ordenamiento jurídico ,sus fuerzas de seguridad, y todos los medios de que dispone, está suficientemente capacitado para detectar y evitar que un terrorista actue como abogado, y si se diera el caso, el código penal prevé la correspondiente pena para tal circunstancia…..otra cosa es lo que usted puede definir como “terrorista colegiado como abogado”, pero no se moleste en decirmelo porque miedo me da….

    por otro lado, creo que eso de candidaturas proetarras, pues más de lo anterior…..miedo me da en saber lo que para usted es eso…

    En definitiva, cuando leo o escucho “cosas” como las que usted propone, me viene a la cabeza aquello de “primero fueron a por los judíos, pero como yo no era judío no me preocupé….”

  17. Tocqueville

    El progresismo, a causa de su evidente despolitización es mucho más peligroso que el socialismo clásico, ya que ha dejado de ser una doctrina política para transformarse en una moral. Si discrepas de los postulados “progres”, no te consideran una persona equivocada, sino un sujeto depravado sin posibilidad de redención. Ante ésto hay quien prefiere acomodarse al pensamiento hegemónico y pasar por civilizado, pero en mi caso les aseguro que jamás pensé que me sentiría tan feliz siendo un “inmoral”.

  18. Tocqueville…..yo soy un “amoral”,así que no creas que van por ahí los tiros……a mí lo que me jode es la quiebra de principios fundamentales para la vida en democracia y libertad,como la extensión forzada de los tipos penales, las leyes “ad hoc”, etc,etc,etc

    Estoy seguro que tienes que ser muy feliz con las alegrías que te proporciona Juan Carlos, los momentos de éxtasis místico a que llegas con la lectura de sus obras, la repetición del mantra “hay que darles en la cabeza….”, la visión en familia del DVD con la hazaña del “por qué no te callas?”…..y en fin ,todas sus célebres aportaciones intelectuales……

    a disfrutar!

  19. UN PECERO MEDIEVAL

    Casi lamento haber estado de vacaciones y no haber podido leer el post y escribir esto antes, pues ahora ya supongo que apenas será visto pero… A pesar de que sigo habitualmente este blog, nunca hasta hoy he tenido tantan ganas de opinar.
    Y lo hace un viejo y sincero simpatizante de del PCE, de esos de “izquierdas de toda la vida” y por tanto espero que se me “conceda” el “honorable” apelativo de “progre”.
    Afortunadamente hemos abanzado muchisimo desde la “justicia medieval”, por ejemplo eliminando la tortura de los interrogatorios, pero hay cosas que se han perdido. Por ejemplo la necesidad de que el delincuente “se humille”. Eso se hacía normalmente de dos maneras: En casos “importantes” (tanto de persona como de “delito”) era suficiente con que el “vasallo delincuente” se humillase ante el que juzgaba (su “señor natural”) es decir se arrodillara y en es apose LE PIDIESE PERDÓN. lo que implica 1º reconocimiento del error o delito y 2º arrepentimiento (o como decía la vieja “moral católica”, propósito de enmienda).
    En los casos de menos enjundia (p.e. un burgués que engañaba en los pesos o medidas) se le ataba en una pieza de madera (cepo o grillo) o una columna (el humilladero que aún subsite en muchos pueblos, en algunos disfrazado de “pilón” al que se le coclocó un santo o cruz encima cuando dejó de entenderse su función) y el pueblo le escupía o arrojaba inmundicias (muy alejadas de los actuales y “civilizados” tomates o huevos). Lo que además de permitir una cierta “satisfacción a las víctimas” (a modo de exhorcismo colectivo) conllevaba una muy importante carga de denigración social, ante la exposición pública del delincuente. ¡ay cuantos políticos se volverían honrados de repente si supieran que por la tarde podían verse sometidos al “cepo” en la plaza mayor!
    Otra de las cosas perdidas, lamentablemtne en mi opinión, es la de la extensión de la pena a los más cercanos en casos graves. Es decir que al traidor o felón se le expulsa y retiraban “incautan” diríamos ahora, todos sus bienes Y LOS DE SU FAMILIA. Sé que eso va contra el derecho pues uno no puede ser penalmente responsable de lo que hace su hijo, ni su padre o hermano , ni siquera de lo que hace su mejer…. pero ¿y economicamente…? ¿cuantos dineros pasan del delincuente a sus familiares sin que a veces se haga o pueda hacer nada?. Por penúltimo otra “costumbre” punitiva perdida es la de la del destierro. Y una nota de cierre: A nadie, o casi nadie, se le privaba de libertad (salvo que fuese una retención para obtener con el tiempo un “rescate” económico a cambio) o si se hacía era a su costa o mediante aquello famoso de “a pan y agua”

    ¿Y todo este spicht filohistórico a qué viene? pensará alguno. Pués a que extrayendo de lo expuesto los “principios filosóficos” que pudieran aplicarse al derecho yo propondría algunas medias a aplicar ( previa modificación de todo el corpus legislativo de cielos y tierra) a los dos tipos de delincuentes aquí citado (etarras y menores) y a otro muy, común, demasiado común y causante en gran medida de nuestra degradación socio-política (o sea de los políticos coño, que la mayoría pueblo está muy bien…. hasta que lo meten en una lista electoral claro).

    1º.- En prisión, aunque no se pueda “salir mucho a la calle”, tienen su comidica, su atención médica, su tele, su ratito al sol, su ginmasio su biblioteca y hasta algunos hacen la carrera, su bis a bis (escasicos pero así no se cansa uno mucho de la parienta, y a veces hasta algun que otro permisillo. Algunos hasta salen con 6 mesecicos de paro… claro que tiene que buscar curro y reinsertarse….. PUES BIEN, NADIE ESTÁ DE VALDE EN CHIRONA. si estás en la trena te ganas te sutento TRABAJANDO 8 HOTRITAS como todo hijo de vecino, y si no trabajas al medioevo: pan y agua. Esto como criterio general para todo preso en este Pais ( o pais de países o estado de naciones o cómo lo quieran llamar). Que trabajas sólo trabajas 4 h. pues sólo comes. que haces 8, pues además de comer tienes los otros beneficios y te guardan el dinerito de esas 4 para cuando salgas puedas reinsertarte (si quieres)

    2º.- especialmente para los terroristas. Nadie sale de la carcel (ni 30 ni 40 ni perpetua…) NUNCA, si mostrar arrepentimiento por su crimen y humillarse, PEDIR PERDÓN A SUS VÍCTIMAS, y por supuesto demostrarlo con su actitud una vez fuera. Que cuando sales te vas a vivir a su fincao le “haces ojitos” y tal, pues nada trena otra vez o directamente DESTIERRO. A tomar por saco a la provincia más alejada de la tuya y sin poder salir de ella o pasas otra vez directamente a la trena. ¿que derecho tiene a salir alguien que no reconoce que lo que ha hecho está mal, que no se ha arrepentido ni tiene propósito de enmienda, o sesa que sale de allí cabreado a tope y con ganas de volver a “meter marcha”. Y por supuesto su “sueldo” de prisión y de fuera retenido para indemnizar a las víctimas que sólo ven la “indemnización moral” pues la económica nunca.

    3º. Dedicado especialmetne a nuestros políticos y delincuentes de guante blanco. NINGÚN CHORIZO SALE si no ha devuelto lo que se llevó. Que se lo ha puesto a nombre de hijos etcetera, pues que se apañe. Que se lo ha gastado, pues que lo devuelva con su trabajo en prisión (aunque podría haber casos a los que se les permitiera salir a trabajar pra ganar más y así devolverlo antes).

    4º.- En cuanto a los menores está claro que ha fallado “su educación” y que la culps (si he dicho culpa, ¿qué pasa? la “responsabilidad” suena bonito pero le falta peso) es en parte de la Sociedad (que ya la paga con el daño a la víctima y todo los “costes sociales de ambos”) y DE LOS PADRES. Así que A) separación de estos para custodia total del Estado. B) “trabajo forzoso” por aquello de “igual criterio” con los presos y de separar de sus malas influencias, que “asuma responsabilidades” (qué bonito suena) y tal y tal. c) Régmine de “internado” especial en una Institución formativa. Algo así como los internados de curas contra los hijos rebeldes de hace años, pero en moderno o si no aquella otra vieja fórmula…… ¿nadie se acuerda de los “jóvenes cornetas” de algunos regimientos…..? (esto ya es “pá nota” eh?)

    N.B. Mil disculpas por el abuso de comillas pero creo que eran todas (o casi) necesarias y por la largueza explicativa pero para una vez que escribo…. (prometo no volver a hacerlo en el futuro)

Gracias por comentar con el fin de mejorar

A %d blogueros les gusta esto: