De urbanismo y medio ambiente Humor y Administracion

Del canto del gallo y el relativismo del Derecho Ambiental

altavoz

Información útil para aquellos amantes de concursos telefónicos o televisivos con preguntas anodinas: un gallo en La Bañeza anuncia el alba a las 7:16 minutos, lo hace kikirikeando durante una hora y cuarto, y entre cada dos cantos transcurren exactamente 20 segundos.

No se trata del resultado de una tesis doctoral sino del análisis empírico de la pasada noche, y que me ha demostrado la fragilidad de ese instituto moderno que es la contaminación acústica y la relatividad del Derecho ambiental.

1. Así, no resultó muy agradable que en los últimos coletazos de las vacaciones, cuando se espera la placidez y silencio campestre para acunar el sueño nocturno, un estridente canto de gallo con el mejor estilo de las torturas de la gota malaya, aporreó mis tímpanos.

En un primer momento, entre las brumas de la modorra, me pareció una nota campestre simpática.

Captura de pantalla 2017-08-25 a las 11.25.32En el segundo momento, tras varias repeticiones de la melodía, me pareció molesto. Luego, insoportable. No se callaba el puñetero gallo. No había forma de no escucharlo: ni intentar pensar en momentos placenteros, ni hundiendo la cabeza en la almohada, ni encogiéndose bajo la manta, nada de nada. La puntilla vino dada cuando mi hijo pequeño, llegó descalzo con sus nueve años a decirle a su padre que no podía dormir, cosa que no era una sorpresa para ningún vecino en tres kilómetros a la redonda.

Mentalmente repasé los mecanismos disponibles de reacción jurídica. Una denuncia frente al propietario del animal en la vía civil se ultimaría por sentencia firme cuando los tataranietos del gallo volviesen a las andadas. Una denuncia administrativa, con su lenta instrucción y caso de ser desestimada, con su proceso contencioso-administrativo frente a la inactividad de la Administración local, desembocaría en el mejor de los casos en la condena a tramitar la licencia municipal según el Reglamento de actividades Clasificadas de 1961 (curiosamente derogado a medias por la Ley 34/2007 de Calidad del Aire), aunque quedaría fuera de tal ámbito si no constituía una explotación avícola sino un gallo-mascota o similar condición de animal doméstico.

2. Repasando la hemeroteca digital, constaté que a finales de 2008, un Ayuntamiento Canario sancionó administrativamente a un vecino con 1502 € por el canto del gallo de su propiedad. En 2014 un vecino de Barcelona denunció el exceso de decibelios procedente de gallos y gansos del vecino. Hace un mes fue noticia la “pelea de gallos” entre varios vecinos gallegos por las molestias del canto del gallo, acabó en pelea a puñetazos con condena penal.

3. Sin embargo, en el Derecho español, aunque se cuentan con antecedentes sonados y originales ( el reciente caso de condena por un Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Oviedo al cierre de los surtidores de una gigantesca fuente ornamental municipal ante las quejas de los vecinos), lo cierto es que sería difícil que prosperase judicialmente una acción, civil ni administrativa, frente al canto del gallo en un entorno rural, que al fin y al cabo, tenemos los urbanitas la obligación de soportar ( de igual modo, que no prosperaría una queja de un turista por las inclemencias del tiempo en el verano asturiano, aunque como decía el torero Lagartijo: ” Hay gente para todo”).

risaLo cierto es que, al igual que en Derecho Penal existe el principio de intervención mínima ( que en términos castizos, significa que las condenas penales hay que reservarlas para casos graves y no para tonterías), en Derecho Administrativo debiera regir idéntico principio de intervención mínima en lo que a tutela medioambiental se refiere, ya que un ecologista a tiempo completo y con mala leche, puede generar con miles de denuncias sobre cuestiones nimias, expedientes de millones de folios ( o bits) que desemboquen en la papelera ( o en el delete).

4. No sé que hubiere hecho el administrativista de mayor prestigio en Derecho Ambiental, D.Ramón Martín Mateo (una de cuyas últimas obras se titulaba casualmente ” La gallina de los huevos de cemento” (Thompson-Civitas,2007) para reflejar la mina de la corrupción urbanística), pero en esos momentos enfundado en el papel de fiscal acusador, tengo que maldecir a Greenpace, a las evaluaciones de impacto ambiental, a las asociaciones contrarias a las trepanaciones de las cuerdas vocales de los gallos, al concejal de urbanismo por no vivir al lado del gallo….pero  no maldigo al propietario del gallo, y es que…, se me olvidaba decir algo crucial… Sí, vital… y es que ese hermoso gallo rojo con ínfulas de Plácido Domingo me lo había regalado mi vecino la tarde anterior (algo así como la venganza de regalarle una trompeta al hijo del vecino), así que bajo esta perspectiva se imponía relativizar la demanda de Justicia y Derecho. Al fin y al cabo, el gallo era propio y algo distintas se ven ahora las responsabilidades del propietario si se quejasen otros vecinos de la tabarra. Ahora dejaría mi papel de fiscal para convertirme en abogado del gallo y su propietario: el derecho a tener animales en el mundo rural; el derecho del animal a tener una vida digna que incluye su canto típico; el derecho al medioambiente sostenible pues al fin y al cabo son unos cánticos matinales que molestan mínimamente para lo mucho que alegra la espontaneidad de tal ave; o sugerir la prudencia, ya que tampoco el propietario del gallo se queja por el alboroto de la parrillada del vecino ni por la traca de las fiestas ni por los ladridos de los perros de otros,etc.

copaSin embargo, desde la responsabilidad cívica que me inspira ( y la caridad que empieza por uno mismo y el sacrosanto reposo estival), decidí entregar el gallo a manos inocentes ese mismo día, para que dejaran de serlo, y el gallo cumpliese su función social, que no es poner huevos sino alimentar al propietario y su familia. Y puedo confesaros que el resultado será sabrosísimo, al igual que ese personaje del célebre cuento de Edgar Allan Poe ( “El barril de amontillado”) en que el aristócrata Montresor mata por venganza a su amigo Fortunato y oculta el cadáver, disfrutando como nunca del licor.
Y como estamos al final del verano, aquí hallaréis ese breve y delicioso cuento, para evitar justificarse a sí mismo y evitar mentir (antes de que cante el gallo) cuando alguien nos pregunte si leímos algo en el verano.

0 comments on “Del canto del gallo y el relativismo del Derecho Ambiental

  1. Al hilo de esta entrada, y viendo el chiste que transcribo, se me ocurre otra solución, que expongo al final, para que el gallo calle sin remover mucho las cosas:

    Un campesino tenia el mejor toro de la region, el cual era su único patrimonio. Los demas campesinos locales descubrieron que el toro era el mejor semental, y comenzaron a alquilar el animal para cruzarlo con sus vacas, porque con este toro nacían los mejores becerros. Era solo colocar una vaca cerca de el, pues el toro no perdonaba una… Así que el unico sustento del campesino comenzó a venir de este toro.

    Los campesinos de la region se reunieron y decidieron comprar el toro para que les salieran las montas más baratas. Eligieron un representante para ir a hablar con el dueño.
    “Ponle precio a tu toro que queremos comprarlo…”

    El campesino, aprovechando la situacion, dio un precio absurdo. Los demas no aceptaron la propuesta y se fueron a quejar al Alcalde del pueblo. Este, sensibilizado con el problema, compró el animal con el dinero del Ayuntamiento, lo registró como patrimonio del pueblo y resolvió hacer una fiesta para presentar el toro a la población.

    En el dia de la fiesta, los campesinos trajeron sus vacas para que el toro hiciera “lo suyo” , despues de todo, seria ya gratis. En el momento de la primera vaca, el toro salto, olfateo a la vaca y nada…

    -Debe ser culpa de la vaca – dijo un campesino – está muy flaca.

    Trajeron una vaca holandesa, la mas linda de la region. El toro saltó, olfateó a la vaca y nada… El alcalde enojado, llamo al ex-dueño del animal y le preguntó lo que estaba pasando.

    -No sé… – dijo el campesino – ¡el toro nunca hizo esto antes! voy a conversar con el toro a ver si averigüo algo.

    El campesino, aproximandose junto al animal le pregunta: – ¿Qué pasa contigo? ¿No quieres “trabajar” mas?

    Y el toro, desperezandose, responde: – ¡No me toques los huevos…! ¡Ahora soy funcionario publico!

    MORALEJA: Hacer al gallo funcionario. No cantaría porque:

    1) Se levantaría más tarde
    2) Trabajaría menos
    3) Estaría de vacaciones/asuntos propios/etc.
    4) Se cogería bajas laborales continuas
    5) Merendaría de 1 hora para arriba
    6) Aprovecharía el día para hacer recados propios…

    …y tantos otros “privilegios” que tenemos los funcionarios. ;-D

    Me gusta

  2. Cuidado, Sevach, no te ocurra lo que con el gallo de Santo Domingo de la Calzada con la gallina y el gallo de la catedral [historia que se repite en Portugal, lo que dio lugar a que el gallo se convirtiera incluso en un símbolo de aquel país, en cerámica y totalmente colorido], que la gallina y el gallo cantaron incluso después de asados…

    Por otra parte, aunque el RAMINP esté formalmente derogado por dicha Ley, aún resulta de aplicación por la salvedad que hace, en aquellas comunidades que no tienen desarrollada la legislación de prevención ambiental, pero no es el caso de Castilla y León, donde para autorizar hasta una Unidad de Ganado Mayor en el caso de las aves de corral, con un máximo de 15 animales o veinte con crías, basta con la comunicación al ayuntamiento, según la Ley 11/2003.

    O sea, que te pueden multiplicar por15 los cacareos; lo mismo hasta hacen un concurso de canto… 😉

    Me gusta

  3. Si el gallo no es tuyo, hay que ir al mercado mas cercano y comprobar el precio del kilo de pollo. Una vez averiguado, calculas a ojo el peso del animal, redondeas al alza y duplicas por daños morales, pongamos que sale todo por 60 Euros. Después se los dejas al dueño en el buzón con una nota y acto seguido le retuerces el pescuezo al gallo o le disparas.

    Si te intenta el dueño denunciar por via penal (Falta de daños o maltrato a animales) alegas eximente de transtorno mental transitorio por falta de sueño.

    En fin, como decía un amigo mío de Teruel “Yo no voy a los Juzgados a demandar y pasar años desesperantes perdiendo el tiempo y el dinero, yo hago lo que tenga que hacer y que demande el otro”, y desgraciadamente cada día es mas cierto.

    Me gusta

  4. Amigo Sevach:
    Ya que nos ofreces el cuento de Poe “El tonel de Amontillado”, permíteme a mi vez ofrecerte una dramatización del mismo, en realidad un monólogo interpretado por el gran Vincent Price donde él mismo cuenta la historia. Aunque se encuentra en versión original y sin subtitular, creo que merece la pena por observar la interpretación de Price, uno de los actores que, bajo las órdenes de Roger Corman, más papeles interpretó en su día adaptando novelas de Poe. Espero que lo disfrutes, y aquí van los enlaces:

    Primera parte: http://www.youtube.com/watch?v=-XTmWag6wfw.
    Segunda parte:http://www.youtube.com/watch?v=yi4GRpOS7NU.

    Me gusta

  5. Sevach, yo me pregunto la razón de ir al campo de las personas a las que no les gusta el campo.
    Ahí hay hogueras para quemar los rastrojos y también cantan los gallos al amanecer. Son cosas propias del campo y que no deben cambiar nunca. Y a quien no le guste pues que no vaya.
    Me hace gracia, ahora proliferan las urbanizaciones de minipisos-casas adosadas que unen los inconvenientes del piso y del chalet y que se llenan enseguida de familias que se dicen amantes del campo.
    Resumiendo, que el gallo está en su sitio y a lo mejor Sevach no. 🙂

    Un saludo

    Me gusta

  6. Es claro que debemos tener en cuenta que en el campo esta el futuro de las subsistencia humana… El derecho ambiental debe perfeccionarse para que el campo no sea abandonado y la producción agricola no sea desamparada… Que vamos a hacer si el campo queda desierto, alimentarnos de Smog?

    Me gusta

  7. Estimado señor: Vivo en una urbanización. El vecino de enfrente ha puesto un gallo hace meses. Este señor es urbanita. Deja el gallo, se marcha, y vuelve el fin de semana. El animal comienza su conspicuo canto a las 4,45 de la madrugada. Está situado a 25 m. de mi casa y a 45 de la suya (lo ha puesto en el borde de su terreno, más cerca de mi vivienda). No tiene gallinero propiamente, sino una especie de toldo o pseudotienda de campaña…Llevo meses sin dormir.He hablado con él, pero responde que no quita el gallo.Además, “mi perro le ladró un día”, y eso, claro, lo tiene que hacer pagar, pues se trata, verdaderamente, de un tipo al que “cualquiera le ladra”… ¿Debo vivir así, resignado? ¿Qué puedo hacer? Gracias

    Me gusta

  8. CON LAS VENTANAS ABIERTAS POR LA NOCHE PARA INTENTAR APACIGUAR EL CALOR ESTIVAL, CADA MADRUGADA TENEMOS DESPERTADOR ECOLÓGICO.
    NUESTRO BUEN VECINO TIENE UN HUERTO Y UN GALLINERO EN UNA URBANIZACIÓN PERO, EL VIVE EN LA CIUDAD Y NO OLLE CADA MADRUGADA EL CANTO DEL GALLO.
    VARIOS VECINOS HAN TENIDO QUE CANVIAR DE HABITACIÓN PARA DARLE LA ESPALDA AL PROBLEMA Y ASÍ PODER DORMIR EN LA PARTE POSTERIOR DE LAS CASAS.
    HA LLEGADO A SER TAL LA MOLESTIA QUE NOS PLANTEAMOS LLEVAR EL ASUNTO AL AYUNTAMIENTO PARA QUE INTENTEN PONER EN RAZÓN AL PROPIETARIO YA QUE A EL NO LE MOLESTA, MÁS BIEN LO CONTRARIO YA QUE VENDE HUEVOS A SUS CONOCIDOS.
    LOS CONTENEDORES DE BASURA LOS LLENA DE EXCREMENTOS Y MALAS HIERBAS CADA FIN DE SEMANA Y COMO POR SU OFICIO MADRUGA MUCHO, LOS DEMÁS TAMBIEN TENEMOS QUE HACERLO YA QUE SEGÚN EL ES SANO.
    POR SUPUESTO QUE VARIOS VECINOS HEMOS INTENTADO RAZONAR CON EL PERO, ENCIMA RIENDO NOS PREGUNTA QUE SI CANTA EL GALLO. ES UN HOMBRE MAYOR CERCANO A LA JUBILACIÓN, PELO BLANCO Y BONACHÓN PERO, A MÁS DE UNO LE GUSTARIA QUE DURMIERA EL EN SU CASA CON SU GALLO Y QUE NOS DEJARA DESCANSAR A NOSOTROS EN NUESTRAS CASAS.
    TAMPOCO HAY UNIDAD VECINAL PARA MOVER NI HACER NADA, CADA UNO TIRA PARA DONDE QUIERE Y NO SE PUEDE UNIR O SENTAR A HABLAR A DIFERENTES FAMILIAS QUE NO SE HABLAN ENTRE SI.
    QUE PUEDO HACER DENTRO DE LA LEGALIDAD?.
    EL COGER AL GALLO POR EL CUELLO O A SU PROPIETARIO NO ME PARECE RAZONABLEMENTE CIVILIZADO, AUNQUE RECONOZCO QUE A VECES SE ME PASÓ POR LA CABEZA MEDIO DESPIERTO MEDIO EN SUEÑOS.
    GRACIAS POR LEER ESTO Y MUCHAS MÁS POR SI ALGUIEN ME DA ALGUNA SOLUCIÓN “CIVILIZADA”!.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: