Contencioso Libros y Jornadas

Cómo ser cinturón negro de Derecho administrativo

karateeA veces me abordan graduados en derecho que desean iniciarse en el Derecho administrativo, o futuros doctorandos que me preguntan por las fuentes, por el camino para dominar una disciplina que les parece arameo pero con el atractivo de lo complejo.

Por eso, retomando un viejo post, ahí va el kit o fuentes básicas para avanzar en el bushido del Derecho administrativo (“el camino del guerrero”), de forma sencilla y con mínimos costes. En otras palabras, como calificarse de administrativista con fundamento, y con humildad, porque el universo jurídico-administrativo es cambiante e inexplorado en todos sus confines.

malabarista1. Lo primero y principal es tener claro que no basta ser graduado en Derecho para tirarse a la piscina del derecho administrativo. Hace falta leer, estudiar y practicar. Una vía para formarse en la disciplina es preparar oposiciones a letrado público o técnico jurídico, pero tampoco su superación garantiza el manejo imaginativo y certero de institutos y claves jurídicas. Las oposiciones enseñan teoría y facilitan las mazas del malabarista, pero la destreza y el arte natural tiene otros cauces complementarios.

Y es bueno leer la forja de un administrativista y su aguda visión del bosque en el Discurso de Alejandro Nieto con ocasión de su nombramiento como Doctor Honoris Causa por la Universidad Carlos III de Madrid.

2. Hay que apuntalar los cimientos de la mente jurídico-administrativa para alzar con solidez el edificio de normas, jurisprudencia y leyes, y poder movernos con soltura en su interior. Hay que saber de dónde venimos para saber dónde estamos. El Derecho administrativo y sus institutos y categorías no son posible deducirlos pensando en una isla desierta: surgen en un contexto histórico y con aportaciones de sabios, y con leyes bajo criterios de ensayo-error.

Así pues, a mi modesto y personal criterio, aquí os facilito los diez artículos básicos sobre las fuentes e institutos del Derecho Administrativo que son clásicos imperecederos y os recomendaría (aunque sin duda no están todos los que son):

buscar revistas3. Actualizarse es fundamental, y nada mejor que profundizar de la mano de las Revistas digitales de Derecho administrativo, pues al igual que el músculo se consigue ejercitando, también la habilidad y manejo de institutos administrativos se consigue leyendo artículos doctrinales y sentencias. No se trata de estudiar ni memorizar, sino de leer y subrayar o anotar. Los idiomas se aprenden de forma natural y rápida por “inmersión” y los principios y reglas del derecho administrativo se adquieren por inmersión en lecturas de sentencias y artículos. La Ley puede aprenderse, pero sin dominar su interpretación es como tener un potente ordenador sin manejar los programas informáticos.

Para ello aquí está el Directorio de Revistas jurídicas electrónicas gratuitas.

4. Y si alguien quiere acceder al contenido jurídico-administrativo de forma actual, vertiginosa y en formato breve pero sustancial, habrá que acudir a los blogs jurídicos de la especialidad, a cuyo fin, aquí está el Directorio temático de blogs de derecho público.

5. Resulta útil conocer la lista de obras esenciales del Derecho Administrativo, a juicio del prestigioso Catedrático Santiago Muñoz Machado, que podéis encontrar aquí. Y su localización puede ser artesanal a través de google, por si hay suerte de localizarlo accesible y asequible, o bien acudiendo a las bibliotecas de las Facultades de Derecho.

libross

6. Y si hay que acceder a manuales útiles en la disciplina, recomendaré por su obtención gratuita y por su altísimo valor formativo de la mente del administrativista.

De un lado, el Tratado de Derecho administrativo de Agustín Gordillo, que si bien va referido al Derecho argentino, la visión general del Derecho administrativo y su problemática es fresca, ordenada, valiosa y fácilmente orientadora para el análisis del derecho administrativo español.

De otro lado, ya en el derecho español, valioso en cuanto ofrece una visión del Derecho administrativo clásico y del Derecho administrativo rabiosamente actual, “Desafíos del derecho administrativo en un mundo en disrupción” (Granada, 2015), del Catedrático de Derecho administrativo, Eduardo Gamero Casado, ya comentado.

En esta línea y ya para profundizar y conocer todas las dimensiones de la disciplina, aunque es obra de pago, pero impresionante por lo ambicioso de su objeto y lo valiosísimo del fruto es el Tratado de Derecho Administrativo y Derecho Público General (Iustel) de Santiago Muñoz Machado en 16 tomos.

Por último para saber donde y como estamos a velocidad de relámpago, lo expongo en mi breve artículo sobre Las cuatro estaciones del Vivaldi administrativo (Legaltoday.com).

7. Asimismo, la mejor escuela gratuita de derecho administrativo es asistir a los juicios abreviados en los Juzgados de lo contencioso-administrativo.

mazas

Son públicos, rápidos y permiten contemplar como se enfrentan los letrados públicos y los abogados bajo la batuta judicial. Se descubren trucos, estilo y estrategia procesal. Nunca entenderé la razón de que en vez de estar en el despacho esperando el cliente que no llega, por qué no contratar un secretario virtual o coordinarse con compañeros, y asistir a juicios y juicios. El Derecho administrativo vivo y en pie de guerra.

8. Por último, en youtube abundan recursos gratuitos en video, pero puede ser útil la Videoteca gratuita del blog delajusticia.com donde encontraréis gratuitamente las conferencias o charlas ofrecidas sobre derecho administrativo, procesal contencioso-administrativo o el mundo de la abogacía.

También encontraréis tutoriales jurídicos breves (urbanismo, responsabilidad sanitaria, derecho universitario, etc). Buenos o malos, son el testimonio, experiencia y visión de alguien con mas de treinta años de servicio en la administración pública, diez como letrado público y dieciséis como magistrado. Algo enseñarán.

Y si deseáis entrevistas con profesionales jurídicos del derecho público aquí tenéis las Píldoras del conocimiento.

DIARIO ABC : 8 Marzo 1972Ah, como curiosidad final que pocos conocen, el gran maestro de Derecho administrativo español, quien fuere Ministro de Educación, José Luis Villar Palasí (1922-2012), cuya mente maravillosa glosé en el blog, no solo dominaba decenas de idiomas y fue autor prolífico, erudito y agudo, sino que obtuvo… ¡el tercer dan como cinturón negro de judo a los cincuenta años!, así lo reseña el ABC de 8 de Marzo de 1972.

Bienvenido su ejemplo. Y para los graduados en derecho que se asomen al Derecho Administrativo… ¡¡Suerte!!. La suerte acompaña al que se esfuerza…

aprenders

21 comments on “Cómo ser cinturón negro de Derecho administrativo

  1. No hay palabras para agradecer este post… Pero es obligado, como mínimo, pronunciarlas: ¡¡¡Gracias, gracias y gracias!!!.

    Le gusta a 1 persona

  2. Acertado como siempre, Sevach.

    Es imposible, para los que amamos una disciplina, no hacer un cierto “apostolado” – si me permites el término en este contexto – y tratar de mostrar a los demás qué es lo que nos hizo enamorarnos de ella…sobre todo cuando vemos tantos y tantos falsos prejuicios sobre la misma desde nuestros tiempos de estudiante, a menudo fruto precisamente del desconocimiento. Hay artículos, como los que citas, que mucho tuvieron que ver (al menos en mi caso) con ese descubrimiento del tesoro oculto. Sólo conociendo, se derriban las murallas de los prejuicios…y esto sucede en todas las facetas de la vida (que nos lo digan a los que, en música clásica, osamos decir que nos gusta Wagner 😉

    Ciertamente, aunque, como bien dices, sin duda no están todos los que son, la brevedad propia de un blog no aconseja añadir mucho más. No obstante, por referirse a un maestro muy querido para mí, me permitirás que añada al menos un artículo de D. José Luis Villar Palasí, otro de los colosos sobre cuyas espaldas seguimos construyendo esta disciplina. Me refiero a “La actividad industrial del Estado en el Derecho Administrativo” (http://www.cepc.gob.es/Controls/Mav/getData.ashx?MAVqs=~aWQ9MjE2NDAmaWRlPTEwMzcmdXJsPTEmbmFtZT0xOTUwXzAwM18wNTMuUERGJmZpbGU9MTk1MF8wMDNfMDUzLlBERiZ0YWJsYT1BcnRpY3VsbyZjb250ZW50PWFwcGxpY2F0aW9uL3BkZg==), escrito nada menos que hace más de 65 años (nº 3 de la RAP, septiembre/diciembre 1950), pero con una perspicacia y clarividencia que ayudan a entender mejor un fenómeno – la intervención del Estado en la actividad económica y los primeros balbuceos de esa “huida del Derecho Administrativo general” que doce años después denunciaría el profesor Clavero Arévalo – sobre el que todavía, en pleno siglo XXI, continua debatiendo ardorosamente la doctrina.

    Un fuerte abrazo y gracias, una vez más, por la labor que desarrollas con tu blog.

    Me gusta

    • Pues Ricardo, no me creerás, pero a punto estuve de incluirlo ( además figura entre los 50 artïculos seleccionados de la Reda) y sabrás, por el post que le dediqué en el blog tras su fallecimiento mi admiración por su prodigiosa cabeza y aportaciones. Y no lo incluí porque me resultó un poco distante en el tiempo dados los cambios enormes recientes del sector público, y pensé que a los novicios en esta disciplina no les interesaría. Pero nada, está hecha su incorporación, que lo merece. Gracias

      Me gusta

  3. Marielle A. Bello Chapa

    Muchísimas gracias, siempre sufrimos con el Derecho Administrativo y no precisamente con la doctrina, sino con los que lo aplican, magistrados, jueces de distrito, que tal parece que en su vida se han dado una vuelta por una dependencia o entidad de la Administración Pública para conocer la forma en que emiten sus resoluciones viciosas, sus procedimientos con visos de legalidad y como se burlan de todos los que con ellos tienen que relacionarse. Este post es una maravilla. Nuevamente, mil gracias

    Le gusta a 1 persona

  4. El derecho administrativo, como disciplina jurídica que abarca muchos asuntos, tiene una amplísima panoplia de especializaciones. Hay personas que se dedican al urbanismo, otros a expropiaciones, subvenciones (de cada CCAA), función pública, contratos, servicios públicos, sanidad, responsabilidad patrimonial, régimen sancionador, etc.
    Resulta indispensable para dedicarse a alguna de estas especialidades, conocer los rudimentos básicos del derecho administrativo, dominar sus fuentes y conceptos básicos, conocer las principales leyes y leer mucho, de los mejores, tanto de la doctrina como de la jurisprudencia.
    Todo lo anterior es posible gracias a los acertados comentarios y artículos que se escriben en esta, antaño bitácora, hogaño blog, que tan certeramente dirige y lleva su autor, uno de los más prolíficos de la red. Y tener a alguien así al que poder “tocar” y apreciar es todo un lujo al alcance de unos pocos (nosotros) privilegiados por ello.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  5. Muchísimas gracias.

    Ha de saber que, los graduados en Derecho como yo misma a los que nos encanta profundizar y aprender del Derecho Administrativo, tenemos en gran estima y apreciación sus comentarios, aportaciones, recopilaciones…

    Esta usted haciendo un gran trabajo.

    Gracias otra vez por compartirlo con nosotros, sus seguidores.

    Le gusta a 1 persona

  6. ATANASIO UREÑA REVUELT

    Gracias a unas Jornadas del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga, y a su responsable en esta materia D. Gonzalo García Weil, pude tener el gusto de conocer al Magistrado Chaves, gran suerte la mía ya que desde entonces leo atentamente lo que publica, yo funcionario de los antiguos (35 años en la tarea) y jurista implicado en la noble tarea junto a otros compañeros de que se intente al menos respetar algo tan esencial como las normas que regulan nuestra profesión, en definitiva, gracias JR Chaves por sus aportaciones que no dude son de una gran ayuda.

    Me gusta

  7. Buenos días, a todas las interesantes observaciones que se han hecho, gracias. Yo añadiría que la cultura jurídica no es solo importante, sino imprescindible y en este sentido siempre será necesario conocer los fundamentos del derecho administrativo, pero antes, los del derecho común (civil), pues si no, el edificio carecerá de cimientos. Hace poco escuché a una Magistrada pronunciar una ponencia y, en el turno de preguntas, para mi desconsuelo, se excusó en determinada cuestión confesando que nunca le gustó el derecho civil. No se puede comprender el derecho administrativo si no se ha interiorizado previamente las instituciones del derecho civil.
    Ocurre con el derecho administrativo que, habiéndose avanzado tanto en este campo durante los últimos años (aunque no todo y lo bien que se debiera, en el respeto a los derechos fundamentales de los particulares y en el derecho administrativo sancionador, por poner dos ejemplos, se ha retrocedido ampliamente), que los tratados quedan pronto desfasados y no sirven como instrumento de consulta. También, por el gran número de sectores que comprende, es imposible abarcarlos todos y difícilmente van a poder dar respuesta al caso concreto, algo que sí es relativamente posible en el derecho civil. Se hace necesario, por tanto, acudir a las bases de datos para encontrar la solución a determinadas cuestiones. ¿Dónde está, entonces, la utilidad de los tratados? Pues creo que está en servir de guía en la tarea de interpretar y aplicar la Ley, pues aporta la información necesaria que evita que el jurista se pierda en la hojarasca normativa (expresión hecha). Es el verdadero navegador que facilita los mapas de los antecedentes legislativos, el derecho comparado y la jurisprudencia tradicional en determinada materia con su evolución hasta épocas más o menos recientes, a modo de brújula, nos señala las coordenadas de por dónde y cómo hemos de movernos, pues nos indica las nociones y principios que informan las instituciones, es decir, dirección y sentido de los criterios lógico y teleológico.
    Pero sucede que, demasiado a menudo estamos acostumbrados, por parte de quien es intérprete autorizado de la ley, a toparnos con aplicaciones restrictivas que van más allá de lo rigorista -para éstas ya estamos vacunados-, y se nos impone auténticos corsés que, en ocasiones, incluso corresponden a otras figuras. En general, son producto de una labor rutinaria y desprovista de cualquier consideración acerca de la compatibilidad del resultado con la finalidad de la norma y su espíritu. Frecuentemente, insisto, en perjuicio del particular. Esto hace que el entusiasmo por el estudio de muchos abogados entre los que me encuentro, disminuya: Operan en mi subconsciente por haber llegado a jugarme alguna mala pasada, al dar algo por sentado fiándome del buen criterio de un determinado autor (eminente) y claro, para cuantías que no superen los 30.000 €, luego no cabe apelación, con el consiguiente cabreo.
    Para no alargarme más y ciñéndome al título del post: «Cómo ser cinturón negro de Derecho administrativo», diría que depende de la perspectiva del jurista, desde el punto de vista del Letrado (con mayúsculas), se hace necesario tener una curiosidad insaciable, mente inquieta y, sobre todo, mucha imaginación (y paciencia).

    Le gusta a 1 persona

    • De hecho, Jose Luis, los principios de aplucación e interpretación – de normas y contratos-están en el Código Civil, y son imprescindibles. Y lo de “curiosidad insaciable” ese es un rasgo preciado en toda profesión y, como no, en la vida. Gracias

      Me gusta

  8. AGUILAR ROS, RAMON

    Enhorabuena por este nuevo post….Ramón Aguilar.

    Me gusta

  9. Simplemente espectacular.

    Le gusta a 1 persona

  10. Generoso Tato Becerra

    Buenas tardes:

    Y sobre todo, mucha, pero que mucha paciencia………….. hablando de Kun fú, lo del “pequeño saltamontes” es una broma al lado de las que vas a pasar si como abogado te dedicas al Derecho Administrativo.

    Saludos.

    Me gusta

  11. Pingback: Oposiciones a cuerpos jurídicos de élite según sus protagonistas – delaJusticia.com

  12. Pingback: El Derecho administrativo esencial en la mochila – delaJusticia.com

  13. Pingback: Os desea lo mejor el travieso jurista del blog mas acogedor - El rincón jurídico de José R. Chaves - delaJusticia.com

  14. Tengo la satisfacción,, una vez más, de dar las gracias, muy sinceramente, al ilustre Magistrado, J.R.Chaves, por ilustrarnos con su sapiencia jurídica, y le agradezco su esfuerzo altruista en compartir sus conocimientos jurídicos con modestos letrados, como el que escribe estas letras. Fdo.: Julio Planell Falcó, Abogado, Colegiado 2044 del ICACS.

    Le gusta a 1 persona

  15. Pingback: Reforma urgente del modelo clásico de oposiciones - El rincón jurídico de José R. Chaves - delaJusticia.com

  16. Pingback: Estrategias sencillas para litigar con dignidad - El rincón jurídico de José R. Chaves - delaJusticia.com

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: