Humor y Administracion

Por fin, la Justicia sin papeles

Nada mejor que unas gotas de humor porque no todo en la vida es Derecho… y se me ocurre esto al pensar que con lo de “Justicia sin papeles” vamos camino de “perder los papeles…”

jug

4 comments on “Por fin, la Justicia sin papeles

  1. A esa máquina le faltan un par de funciones: si quiere pasarse la lista de espera, coja el “quick pass” y “para sentencias favorables, pagar previamente el sello de estimación”, -Ahhh, ya veo que tiene el dedo hacia arriba o hacia abajo, bueno pues un botoncito debajo de cada dedo

    Me gusta

  2. El humor es cosa seria. Hasta el punto que puede decirse de él que está de vuelta de la violencia y la tristeza y que tiene la delicadeza de no gritar nunca. Pero nada tiene que ver con la solemnidad y la pedantería.

    El humor es una actitud ante la vida. Un impermeable invisible forjado por nuestra personalidad que nos protege de la lluvia ácida que es el día a día. Y también es un recurso narrativo a través de cual se manifiestan nuestros verdaderos puntos de vista desacralizando, relativizando, desestabilizando, denunciando y combatiendo ciertas normas, usos, poses o hábitos sociales que nos vienen establecidos.

    Aprovechando que es domingo, nuestro Sevach, poseedor y ejerciente de ambas consideraciones del humor, las ha sacado a pasear (no sea que cojan mal color y puedan enfermar) para referirse a nuestra denominada Justicia “sin papeles” (obsérvese la paradoja: mientras la Justicia “con” papeles ha pasado a ser repudiada, desterrada y expatriada de nuestro sistema; las personas “sin” papeles son perseguidas, encerradas y expulsadas por el mismo).

    Lo hace, cómo no, desde la gracia y el ingenio. Con finura y ternura. Con ironía, sí. Pero sin cargar las tintas. Evitando ser sarcástico y zahiriente. Siendo piadoso. Notándosele que, aunque sabe que la Justicia (y más la virtual y sin papeles) es defectuosa (a veces hasta llegar a lo ridículo), sigue creyendo, acaso un tanto ingenuamente, que tiene arreglo. Y es que el autor, pese a todo, no puede evitar (¡lo, siento no puedo evitarlo! que decía Valmont de “Las Amistades Peligrosas”) su querencia natural (defectos aparte) hacia la misma y su tendencia a perdonarla (y a darle otra oportunidad).

    Le gusta a 1 persona

  3. Gracias, también, por ese sentido del humor a modo de soplo de ‘aire fresco’ que compensa los ‘calores’ o palía las inclemencias y errores de la diosa de la venda y la balanza… Que le vaya muy bien en su nueva andadura, Sr. C Chaves…!

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: Esa maldita incertidumbre jurídica - El rincón jurídico de José R. Chaves - delaJusticia.com

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: