Actualidad Humor y Administracion

Si los jueces fuesen infalibles

Al hilo de una conversación con un abogado amigo que se quejaba de los errores del juez, me brotó la siguiente reflexión con tono de humor…

Si los jueces fuesen infalibles….

No existirían recursos de apelación ni casación ni ante el Tribunal Constitucional

No existirían abogados… pues si el juez lo sabe todo y acierta, sobran estrategias y debates.

No existirían testigos ni peritos, ni fiscales… pues si el juez lo sabe todo, sobran intermediarios

No existirían académicos… pues si el juez fija doctrina certera en cada sentencia, no tendría sentido ni aplaudir su criterio ni criticarlo, ni sugerir cambios

No existirían fechorías ni autoridades públicas corruptas. Bastaría con colocar un cartel en edificios públicos: “Cuidado con el juez”

No existirían parlamentarios que legislen mal. Bastaría con elegir parlamentarios a los jueces o autorizarles para proponer normas (¡serían leyes perfectas y eficaces!).

No existirían librerías ni editoriales jurídicas… pues el juez todo lo sabe y acierta

No existirían mentiras, infidelidades, engaños ni conductas inmorales… Bastaría con el truco de tipificarlas en normas como delitos o infracciones, unido a una activa acción popular, y contemplar la condena de simple amonestación … y así, el juez infalible detectaría toda conducta o pensamiento punible y todos seríamos mejores personas.

Me temo que todo sería tan insoportablemente perfecto… ¡que no existirían jueces!

Es más, el juez infalible sabría que siendo infalible estaría fallando… no en el sentido de sentenciar, sino fallando como juez, pues se habría convertido en una especie de MacDonalds expidiendo hamburguesas, o en un frío sistema operativo (o aplicación informática) que resuelve casos sin importarle personas, situaciones ni emociones.

La cruel paradoja es que no se valoraría su trabajo igual que cuando no era infalible.

16 comments on “Si los jueces fuesen infalibles

  1. Enrique Sánchez

    Totalmente de acuerdo. Lo único que yo no perdono a un juez es que te quedes con la impresión de que no fue justo, porque quería beneficiar a la otra parte, por ejemplo, por que a la otra parte la asesora un Catedrático, del Departamento con el que colabora el juez dando clases, seminarios, etc.

    Recientemente, en el ámbito del derecho laboral, un caso de mobbing, me apoyó el fiscal y se desestimó la demanda.

    Cuando a los testigos, de la otra parte, les preguntaba por hechos que podían desacreditar su declaración, las declaraba impertinentes.

    La prueba en la que se basó la sentencia fue en las rotundas y claras declaraciones de los testigos.

    No sé, me quedé triste. En fin, serán suspicacias mías.

    • marcos

      Efectivamente, todos podemos equivocarnos. Cuando se tiene la razonable sospecha de que el juez no hace honor a su noble oficio es cuando surge la desconfianza. Y eso no se produce por falta de conocimiento, sino de valores…

    • Cuando leo… ” les preguntaba por hechos que podían desacreditar su declaración, las declaraba impertinentes.” me entra una profunda decepción.

    • Cada vez veo más esas cosas…

  2. Contencioso

    Cualquier grupo social aislado que se tome, jueces, abogados, arquitectos, fontaneros, basureros, aparcacoches, políticos etc. es al final representativo en conjunto de la propia sociedad. Los hay buenos, malos, excepcionales, mediocres, psicópatas, empáticos y de todas clases y en proporciones similares. Pretender que por el hecho de ser jueces dejen de tener las proporciones de todo colectivo humano es absurdo, las quejas de los abogados o las partes en este sentido son comprensibles pero completamente irrealistas. Los jueces en su conjunto sí tienen mas formación y conocimientos medios que otros colectivos en su sector, -para eso están las pruebas acreditativas de mérito y capacidad- pero dentro del propio colectivo se repiten miméticamente las proporciones sociales. Y si se sustuyera a los jueces por programas de ordenador empezarían las quejas contra el programador o programadores. Para suplir las limitaciones humanas existe el sistema de recursos, no es perfecto ni mucho menos, pero es la solución menos mala. Y eso, por no entrar en el subjetivismo con el que se valoran las decisiones judiciales, pues en la mayoría de casos el problema de fondo es que no se le dá la razón a alguien que cree que la tiene … a lo mejor equivocadamente.

    Saludos

    • Joaquin

      Y hay casos en que una parte tiene sus razones y la otra las suyas: ambas perfectamente razonadas y bien fundamentadas, de modo que el mismo pleito admitiría dos soluciones contrarias pero igualmente validas. En estos casos los recursos no se dirigen a corregir fallos judiciales o decisiones erroneas sino a unificar criterios, que para eso si son un buen sistema, o tampoco.

  3. JUAN JOSE MARIN FERNANDEZ

    Si los jueces, en lugar de lucir toga, lucieran conocimientos…
    Si en lugar de prepotencia, humildad…
    Los peritos, serían peritos, no impostores en busca de honorarios fáciles,
    Y los testigos, imparciales, en lugar de mentirosos.
    Y la justicia, resplandecería, y los malos, se lo pensarían.

    Pero los juzgados, están desviados de su función social…cada vez son menos los que se arriesgan a acudir a un sistema, prepotente ineficaz, lento…y cuando eso sucede, el personal se hastía.

    Un mal abogado.

  4. pilara112

    A los jueces no se les pide que sean infalibles, se les pide que no sean tan acomodaticios con el poder. Especialmente en la vía contencioso administrativa, donde se escoran hacia la Administración, muchas veces, que es un cante

    • Rafael González de Lara Gámiz

      Tienes toda la razón. Es muy triste el sesgo que, en general, tienen en el contencioso-administrativo. Y, a veces, la falta de formación en materias administrativas muy específicas y complejas como el derecho urbanístico o la normativa reguladora de las ponencias catastrales.

  5. Yo con que sean honestos me conformo, los hay muchos y muy buenos, hasta trabajadores, pero el problema viene cuando sabes que se ha dictado en tu contra a sabiendas, cuando el mismo día, la misma sala y la misma ponente, dicha una sentencia totalmente distinta, e incluso se permite alegar cambio de criterio en la aclaración, pero con la mala suerte que CENDOJ los descubre, jajajaja …. ahora me río, pero yo sé lo que llevo llorado.

  6. Anónimo

    Comparto todo lo dicho. Me niego a ser un cordero más de los que nos rompemos los huesos en los tribunales para luego ser sacrificado en el altar de la justicia por algún sumo sacerdote arbitrario. ¿Donde está la plataforma que reclama algo tan evidente y recíproco como el derecho a la aclaración de sentencias disconformes, acabándose con la castración del artículo artículo 214 1. LEC para ahorrar al juez tener que explicar aquello que el abogado luego ha de hacer entender a su cliente? Cuando nos vamos a reunir digitalmente para crear un comunidad de profesionales lo suficientemente contestatarios para reclamar un mínimo de derechos tan obvios como el citado? ¿Donde están la referencia telemática de sentencias descabelladas? Quiero una mínima reciprocidad entre todos que formamos lo que debe entenderse constituye la justicia, que, evidentemente incluye a los jueces. Quiero dejar a ser un cordero … Leo Stöber Aublet, Barcelona.

    • JUAN JOSE MARIN FERNANDEZ.

      No me importaría pertenecer a una asociación que tenga como objetivo la lucha contra la defachetez, la arbitrariedad el mangoneo, la vagancia y otras yerbas de las que padecen los jueces….Como los políticos, jueces buenos, no existe duda que los hay…. pero los ovejos negros son mayoría, y forman una casta peluda y casposa que necesita urgentísimanete su renovación. No hablamos de sentencias razonables. Hablamos de nepotismo, chulería, y sobre todo, desprecio por el derech y una gran igonorancia.

  7. Cristhian jesus Tamayo aguilar

    comparto otra experiencia, mi cliente era catedrático de una universidad publica y fue denunciado por hechos vinculados a la corrupción, fue sorteada ante un tribunal donde dos de ellos eran catedráticos de la universidad y soslayaron todo debido proceso con tal de que se quede un precedente para los demás catedráticos!!

  8. Interesante artículo. La pregunta es: ¿vamos hacia eso gracias a las nuevas tecnologías? Supongo que sí…

  9. Enrique

    Un gran escollo para poder valorar la carrera de juez es la dificultad para ponerle “positivos y negativos”. Si una sentencia es corroborada o revocada en instancia superior bien podría ser un positivo o un negativo respectivamente pero… ¿qué pasa con los incesantes chorreos de recursos con impredecibles resultados hasta Estrasburgo? ¡Que sí, que no, que sí, que no, que si, que no! y se pasan diez años o más desde la primera sentencia. Es una cuarta parte de la vida laboral de los jueces implicados solo para saber a quiénes hay que ponerles un positivo y a quiénes un negativo…

  10. Antonio López

    En una reclamación por acoso laboral sentenció el juez de primera instancia (jurisdicción C-A) que habría sido conveniente aportar un dictamen pericial sobre los efectos que el actuar de la Administración había causado en el demandante. Se respondió en apelación que ese documento era el número ___ de los adjuntos a la demanda. Lo malo es que la sentencia tenía fecha del día 30 de julio de no sé qué año…

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: