Contencioso

La independencia del juez bajo la mirada serena de Sosa Wagner

Archivo_000 (16)Nunca se ha necesitado tanto como hasta ahora a jueces independientes.

Nunca el poder ha intentado influir tanto en ellos, aplaudiendo su beneplácito judicial o criticando su condena.

Nunca la ciudadanía se ha sentido tan perpleja frente a intoxicaciones mediáticas y sesgadas frente a los togados servidores de la justicia.

Nunca han existido tantas normas, de tan pésima factura y bajo tantas interpretaciones forzadas.

En este contexto crítico se publica una obra valiente y clara, con afán de ofrecer al común de los ciudadanos, despojada de tecnicismos y jergas, el panorama de la independencia judicial bajo ojos limpios y críticos. Se trata de La independencia del Juez:¿una fábula?, de Francisco Sosa Wagner (La esfera de libros, 2016). Nada menos que los ojos de un eminente Catedrático de Derecho Administrativo, un eurodiputado superviviente, un escritor reputado y un conferenciante excepcional.

Una obra cuyo estilo y afán desmitificador guarda parentesco con su espléndida obra “El mito de la autonomía universitaria” (Civitas, 2004). Si entonces tocó conocer la autonomía universitaria en su desnudez, ahora corresponde liberar de la toga a la independencia judicial para ver si oculta un cuerpo fuerte o debilitado por el asedio de influencias nocivas.

 Pasemos al interior.

1. Se trata de una obra bien escrita, ordenada, amena y brillante, que parece llevar al lector de la mano en una visita guiada con un confeso afán divulgativo. Se visita Francia, América, Alemania, no solo en el espacio sino en el tiempo, y además el guía nos deja la anécdota, el guiño y el dato crucial. Me estremece la cita de Robespierre cuando en la Asamblea Constituyente en 1790 afirmó que “el término jurisprudencia de los tribunales, debe ser borrado de nuestra lengua” (p. 27).

Tampoco se queda el autor en el cómodo diagnóstico de los males sino que incluye la receta de las soluciones. Otra cosa es que quienes tienen que aplicarlas sigan la política del avestruz.

independence2. La obra principia con la visión histórica de la justicia, la división de poderes y la génesis de esa locución tan sonora del llamado “Poder Judicial”, arrancando de la revolución francesa y del legado de Locke y del baron de Montesquieu, y dando un salto temporal y espacial hacia la gestación del modelo de poder judicial en España, arrancando de la Constitución de 1812 donde el autor nos da noticia de la creación de un Supremo Tribunal, pasando por el jugueteo decimonónico y siguiendo hasta el secuestro franquista de la independencia, con la desembocadura en las semillas postconstitucionales del sistema vigente.

3. Después el autor, cual profesor Nicolaes Tulp en el lienzo de la Lección de Anatomía de Rembrand, y combinando luces y sombras de forma similar, comienza a diseccionar el cadáver.

Primero, el acceso a la judicatura, y vertiendo perlas deliciosas: “Se acusa a las oposiciones de ser un sistema antiguo e inapropiado. No comparto esta idea, porque está visto que en España, cuando no hay este tipo de torneos públicos, casi todo se despeña por el barranco de la opacidad y el amiguismo”.

indepen fuerzaLuego el sistema de retribuciones. Después se ocupa del alien que invade y corroe el poder judicial, encarnado en el CGPJ, ofreciéndonos según el autor su “anatomía, fisiología y patología” (p. 68), y que se revela pésimamente diseñado y pervertido de lo que debiera ser en términos de lealtad con la diosa justicia, precisando el autor que la politización de la Justicia responde a que “determinados cargos judiciales – discrecionales- a los que se llega por medio de nombramientos en los que intervienen instancias que participan de la sustancia política” (p. 93). La receta es simple e imaginativa, “cambiar un humilde reglamento, el del propio CGPJ, el 1/2010, de 25 de Febrero, y sustituirlo por otro que establezca el concurso ordinario para la provisión de estas plazas discrecionales” (p. 162), y además “derogar el artículo 330.4 de la LOPJ referido al nombramiento de magistrados para las salas de lo civil y penal de los tribunales superiores de justicia, que proponen las asambleas legislativas de las comunidades autónomas”.

Tampoco falta el análisis de las responsabilidades penales, civiles y disciplinarias de jueces con datos, cifras y comentarios atinados, finalizando con un juicio benévolo: “ si tenemos en cuenta los miles de jueces y magistrados que están actuando a diario en los tribunales y juzgados de España, que emiten miles de sentencias y autos, que interrogan a testigos y están presentes en la práctica de otras prueba, y que son personas obligadas a vivir en sociedad con todos sus lazos y peligros, la salud moral de estos funcionarios es razonablemente buena. Se les podrán dirigir críticas severas- y las quejas de los ciudadanos ahí están para demostrarlo- pero no la de ser deshonestos”.

No falta la mención de la complicidad de las asociaciones profesionales, y sin olvidar otras circunstancias del estatuto profesional de los jueces que conforman un pedestal de barro.

4. Como complemento, la obra acomete el examen de los fiscales, convertidos en comparsas de la situación por su estatuto de independencia debilitado por no decir neutralizado, con especial acento en la política de nombramientos en las omnímodas manos del fiscal general del Estado.

nombramientos5. Y como no, la obra se adentra en mostrarnos el flaco ejemplo que ofrece el Tribunal Constitucional que es tributario del germen del reclutamiento politizado de sus miembros, y postulando el autor un sistema que combina el mérito con la elección por sorteo. Se ultima con una visión comparada de los Tribunales constitucionales, especialmente del de los Estados Unidos, alemán y francés.

Pues eso y mucho más nos ofrece esta magnífica obra de Sosa Wagner, La independencia del Juez: ¿una fábula? (La esfera de los libros,2016), y para evitar suspicacias, mi juicio no se ve empañado por la amistad ni mi agradecimiento a este auténtico maestro del Derecho administrativo que me ha influido decisivamente en mi propio estilo científico y crítico, y confieso que no se ve empañado de igual modo que no dejaría de elogiar un buen rioja aunque el bodeguero fuese amigo mío.

En suma, un paso más hacia la conquista de la necesaria independencia de los jueces, que personalmente concibo en una triple vertiente. Independencia del poder político; independencia de las partes del litigio; independencia de los prejuicios del propio juez. Un reto difícil pero necesario para garantizar esa Justicia que todos necesitamos para vivir en paz.aguila

6 comments on “La independencia del juez bajo la mirada serena de Sosa Wagner

  1. Me ha encantado el ‘post’ de nuestro “Webmaster”. Conocí hace muchísimos años, a “Paco Sosa” -así le llamaban entónces-, y realmente debo decir que guardo de él un agradabilísimo recuerdo. Recordarle ahora, cuando nuestro circo político ha alcanzado su cúlmen, me hace sentirme aún más apenado por la desaparición de UPYD que hubiera sido una gran opción política si alguien la hubiera entendido. Además, muy paricularmente, en el campo de la reforma de la Justicia. En fin.

    Y esto lo digo precisamente hoy cuando la Sala Segunda del Tribunal Supremo del Estado ha acordado abrir una investigación penal a la juez en excedencia y ahora Diputada Victoria Rosell por delitos de retardo malicioso en la administración de justicia, prevaricación y cohecho, por sus actuaciones como titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas.

    Los magistrados explican en su AUTO de admisión, del que es Ponente el propio Presidente de la Sala de lo Penal, DON Manuel MARCHENA, que en la fase de investigación que ahora comienza se trata “de afirmar o excluir si bajo la dilatada tramitación de aquel proceso se escondía un distanciamiento tal del principio de imparcialidad que las decisiones adoptadas no habrían sido sino una coartada llamada a camuflar el irreparable quebranto de los principios y deberes estatuarios que legitiman el ejercicio de la función jurisdiccional”.

    Bueno…

    Me gusta

  2. Gran noticia, lectura estímulante a la vista. El blog guindas en aguardiente del maestro Sosa Wagner es también lugar de visita frecuente para mí. Gracias como siempre a Sevach por mantenernos aprendiendo y entretenidos. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  3. José Manuel Martínez

    Lectura obligada y seguro que disfrutada, de este nuestro maestro infatigable.
    Gracias José Ramón por este estupendo resumen que anima aún más a la lectura del libro

    Me gusta

  4. Pingback: La independencia del juez ¿una fábula? - Francisco Sosa WagnerFrancisco Sosa Wagner

  5. Pingback: Sencilla receta de Sosa Wagner frente a la politización judicial – delaJusticia.com

  6. Pingback: Lección magistral de Sosa Wagner: retos del jurista juicioso en tiempos tumultuosos – delaJusticia.com

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: