Libros y Jornadas

Novela para juristas graduados en la vida

Decía con acierto la investigadora Gemma Lluch que «Con las redes sociales se escribe demasiado, se lee poco y se reflexiona menos».

Añadiré que la eclosión de producción de obras literarias en formato libro clásico crece en sentido inverso al número de lectores, lo que está colocando al lector clásico (devorador de libros) en extinción frente a la nueva especie (el devorado por pantallas).

Además, tiene que elegir bajo la “paradoja de la abundancia” que para el psicólogo Barry Schwartz, consiste en la dificultad de elegir que nos atenaza, por ejemplo, cuando nos asomamos a una pastelería con estanterías repletas de distintas variedades, y se hace difícil acertar.

En esa situación, se aproxima la época navideña, tiempo de ocio y descanso, y me apetece recomendar una lectura singular, ya que se trata de obra escrita por un abogado (gran abogado) sobre lo que era la universidad pública de la transición, sembrado de anécdotas del profesorado de la facultad de derecho así como de las técnicas de supervivencia de los alumnos de la época, unido a los avatares del contexto político, desde los ojos de un jurista en ciernes y luego jurista avezado, cuya vida todos pudimos haber vivido en un mundo de universos paralelos.

Se trata de la novela de Juan Manuel del Valle Pascual titulada “Acaso haya esquinas sin embustes” (Amarante, 2021); ¡sí!, yo también me quedé horrorizado con el título, pero el interior no solo no decepciona sino que es delicioso (la experiencia me ha demostrado el fenómeno inverso: títulos prometedores con plúmbeas novelas).

Lo diré rápidamente. Es una novela que se lee con agrado. Nos lleva a la historia reciente de España, mediante un relato ameno, divertido, bien escrito y repleto de referencias de lugares, personas y situaciones que al lector le resultarán muy familiares. De hecho, el autor es testigo privilegiado de la época, desde su condición de cantante de grupos que dejaron huella («Vino tinto», entre otros, o sumando su voz y música al «Habla, pueblo, habla…»).

Es lógico que un compositor creativo, con musicalidad a raudales y verbo florido, pronto emplease sus dones para un retablo novelado de su época.

He tenido el honor de escribir el Prólogo, pues reconozco que su autor, además de ser amigo entrañable, y maestro en la doble faceta del derecho y de la vida, está dotado de una creatividad y destreza expresiva maravillosa. Sobre este nuevo milagro que nos ofrece la lámpara imaginativa del genio Juan Manuel, he dicho en su presentación:

“Los personajes tienen relieve, cada uno con sus sueños y circunstancias, pero los verdaderos protagonistas son la España de la transición, el Madrid de las últimas décadas, la Universidad y sus miserias, las tascas y sus fraternidades, los conciertos en tiempos de lírica, las tertulias de la progresía, los viajes iniciáticos a Francia y Marruecos, los amores y desamores, etcétera. No faltan referencias a personajes y hechos reales que brindan un telón de fondo realista a la historia.

El lector visitará dos islas misteriosas, la Universidad y la abogacía, que son tratadas con mirada tierna pero bien informada, desvelando realidades con anécdotas de cien palabras que valen por mil imágenes, haciendo aflorar las emociones y sentimientos de quienes han consagrado su vida a la educación o a vivir del derecho.

El hilo conductor es una historia con escenas arrebatadoras, hilos de tensión y suspense, anécdotas deliciosas, gotas de picardía y toques de gracia impagables. A veces se trata de humor de situación que te lleva a la carcajada, otras humor derivado de juegos de palabras que te hace sonreír y las más, humor cómplice del lector al hacerle guiños sobre sucedidos y cosillas.

El resultado es una prosa viva, bella, delicada o cruda según se tercie, con leve tono de comedia, que recuerda la pluma de Valle- Inclán, con quien comparte Juan Manuel no solo el apellido, sino la mirada de humor inteligente, tomando éste el relevo en realizar la crónica del esperpento de nuestra época, echando sal de humor a las cicatrices de la vida de transición de los tiempos oscuros hacia la luminosa democracia y exponiendo los pétalos y espinas de lo que suponía trabajar y divertirse en esta querida España, esta España mía, esta España nuestra, al decir de la cantante Cecilia.

El libro se cierra cargado de personajes a quienes se coge cariño y con una buena cosecha de sonrisas. Al final, las sorpresas aguardan para el protagonista y para el lector. Todo encaja y la novela que se presentaba lineal se ofrece en su estructura fractal pues la vida es más compleja que la apariencia. Es entonces cuando el lector se pregunta si la novela es una versión de ficción sobre la vida real, o si la vida es una realidad tejida de frenesí y sombras, como Segismundo cavilaba cargado de cadenas en la obra calderoniana.”

En fin, no todo van a ser lecturas sobre la naturaleza jurídica, la concurrencia normativa o el proceso, pues bien viene asomarse a la vida real y contemplar el escenario y avatares de la vida vivida que rodea a gran parte de los operadores del derecho. Una buena ocasión para saborear la vida desde un sillón enfrascado en la lectura de esta obra.

Además, la presentación de esta magnífica novela será, no solo en Oviedo (en fecha a concretar en breve), sino en la villa de Madrid el 1 de febrero de 2022 a las 19,00 horas en la Residencia de Estudiantes (ecos de Lorca, Buñuel y Dalí) con intervinientes de lujo, como merece la ocasión.

De momento, aquí están el autor y su manager en dura negociación… Como decía el torero Espartero: «más cornadas da el derecho…» (o algo así, pero el albariño nubla la memoria).

 

 

4 comments on “Novela para juristas graduados en la vida

  1. Josemaría Alcala

    Viendo la foto no he necesitado más referencias para hacer el pedido, a los dos os he conocido a través de un tercero, que no es tercero porque para vosotros y para mi es primero, hablo de D. Ignacio Gavira, nada más y nada menos!
    Un muy afectuoso saludo.

  2. A mi, sin embargo, me encanta el título. Me recuerda -al concordar una palabra- a mi preferido: «Primavera con una esquina rota» de Benedetti

  3. juan perez periañez carmona

    BUENOS DIAS, SE LA PEDIRÈ A LOS REYES MAGOS.
    OS DESO A TODOS DE CORAZÒN UNA MUY FELIZ NAVIDAD.
    ABRAZO DESDE CÀDIZ, QUE ESTE LEVANTE QUE NO SE QUIERE IR, OS HARÀ LLEGAR

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: