Sobre los empleados públicos

De la necesaria generosidad ministerial para poner fin a la huelga de los funcionarios judiciales antes de que sea tarde

La perplejidad de cualquier ciudadano ante la situación generada en la Administración de Justicia española es mayúscula. Nueve mil personas, con poderosísimas razones, ejercen un derecho constitucional de huelga para reivindicar aquello de “igual salario por igual trabajo”, y se encuentran con un muro de silencio y aspereza ministerial.

    1. Decía una canción de Ana Belén que “para hacer una muralla tráiganme todas las manos”, y para alzar los funcionarios la muralla de su petición, han acudido manos de todos los colores y procedencias del mundo jurídico (jueces, secretarios, abogados, procuradores, profesores de facultades jurídicas, etc…), aunque por alguna extraña razón (insensibilidad, malicia o complicidad) los medios de comunicación y los partidos políticos parecen mirar el problema como si se tratase de una tormenta de verano.

    Lo cierto es que la justa petición se ha convertido en un “muro” de lamentaciones de los justiciables o ciudadanos con pleitos pendientes: los trabajadores ven como sus salarios de tramitación por despido están en el aire, los cónyuges asisten a aplazamientos indefinidos de sus crisis matrimoniales con hijos incluidos, los acreedores observan como los deudores aprovechan la tregua judicial para borrar el rastro de sus bienes, las víctimas contemplan como los delincuentes ponen una vela a Santa Prescripción, los testigos y peritos acuden a los juzgados como si quedaran enganchados en una puerta giratoria sin fin… y por encima de tanto ruido, se alza el gemido de los funcionarios en huelga.

    2. A Sevach la actitud ministerial ante la petición de los trabajadores de la justicia de las Comunidades Autónomas no transferidas le recuerda un pasaje de Oliver Twist, la célebre novela de Carlos Dickens (1839), cuando los directivos del hospicio le ofrecen, según el reglamento, tres platos de sopa a los adultos y uno solo a los niños. Oliverio, el huerfanito, en nombre de un grupo de niños, se dirige al Master y le pide humildemente: “Por favor, señor, yo quisiera un poco más”. El master palidece, fulmina con una mirada aviesa a Oliverio y llama al celador Bumble para que transmita aquella insólita petición al Consejo de Administración reunido en aquel momento.

      – Perdone, señor.- Le dice al Presidente-, pero Oliverio Twist ha pedido más…
      ¿Más?- Exclamó el Presidente-. Cálmese, Bumble, y conteste claramente a mi pregunta. ¿Debe entenderse que ha pedido más, después de haber devorado la cena prevista por el reglamento?
      Así es, señor- respondió Bumble.
      Ese niño acabará en el patíbulo – exclamó el caballero del chaleco blanco-. ¡Sí, ese niño acabará en el patíbulo!.

      Acto seguido, Oliverio fue encerrado en el refectorio, de donde sólo podía salir en día alternos para ser azotado en presencia de los demás niños.

    3. Afortunadamente, estamos en el siglo XXI y todos sabemos como acabó el bueno de Oliverio y como acabó el malvado Bumble. Sin embargo, esta línea parece mantenerse en la entrevista concedida al diario El País este mismo 26 de Marzo de 2008, el Ministro de Justicia en relación a la huelga: “En ningún caso nos hemos negado a una mejora retributiva, pero no por razón de equiparación. Hemos pedido cosas tan elementales como el compromiso de asumir las nuevas tecnologías, un control horario que queremos establecer en lucha contra el absentismo laboral y las nuevas funciones de la Oficina Judicial. Además, es esencial un mejor cumplimiento de la Carta de Derechos del Ciudadano”.

    O sea, un hijo le pide a un padre que le de la misma paga que a su hermano gemelo, puesto que ambos limpian diariamente el jardín con la misma herramienta y horario, y el padre le responde:

      a) Tu hermano vive con tu abuela en el piso de arriba, o sea que no me hables de equiparaciones de pagas;

      b) Si quieres que te pague algo más, pero menos todavía que a tu hermano, tú deberías comprometerte a anotar en un papel cuando entras y sales al jardín, y aprender a utilizar la segadora.

    El hijo le responde: Mi hermano vivirá en el piso de arriba y la abuela le dará las propinas que se le antoje por otras cuestiones, pero el jardín es tuyo, solo tuyo, papá (al igual que la Justicia es competencia exclusiva del Estado), y tú regulas cúando, cómo y con qué procedimiento hemos de atenderlo, regarlo y cuidarlo. Además, nunca hasta ahora en que te reclamo la igualdad, te habías quejado de que mi trabajo de jardinería fuera deficiente, ni siquiera peor que el de mi hermano. Además, no necesitas que me comprometa a utilizar la segadora o a apuntar en un papel mis entradas y salidas del jardín, puesto que por un lado, nunca lo he necesitado para dejar el jardín limpio de hierbas y rastrojos, y por otro lado, si es un nuevo capricho, no necesitas mi consentimiento pues basta con que me lo ordenes, como cualquier padre a sus hijos.

    En fin, si lo que quieres es que tus hijos con idénticas necesidades y por idéntico trabajo sufran la falta de sensibilidad paterna, no me culpes porque el jardín quede descuidado y se marchiten las flores, pero tampoco te creas, ni cuentes a los vecinos, que si hace un mes que no trabajo en el jardín puede recuperarse con otro mes (no lleva el mismo tiempo construir que destruir ni en la selva virgen, ni en cualquier trabajo).

    4. El problema radica, no ya en la situación personal de los huelguistas o en la ceguera de los políticos, sino en que objetivamente el colapso judicial está alcanzando cotas preocupantes para todo hombre de bien. A Sevach le parece elemental que si alguien negocia el precio de una casa, el trato se cierra si una de las partes hace la concesión final. Si se demora la concesión final es debido a que una parte piensa que tal cesión la hará la otra parte. Uno por otro, la casa sin barrer, aunque siempre hay, cuando se trata de diferencias sobre ajuste económico o de calendario de pago, una gama de precios y plazos en que comprador y vendedor se pondrán de acuerdo. Lo que no resulta admisible es que se congele toda negociación mientras la “casa” día a día va adquiriendo un estado ruinoso.

    Así, en la huelga que atenaza a la Administración de justicia, la estrategia de la negociación la conocen bien los sindicalistas y los asesores ministeriales, y además la ciencia ha aportado criterios para superar la situaciones de bloqueo. A este respecto, en el año 2005 le concedieron el Premio Nobel de Economía a Thomas Schelling, por sus aportaciones a la estrategia de los conflictos desde la perspectiva de la “teoría de los juegos“. El economista distingue estrategias o “juegos de suma cero” donde lo que uno gana lo pierde el otro (por ejemplo, en una parcela un constructor pretende edificar y un vecino quiere un parque) y “juegos de suma no nula” en los que ambas partes pueden ganar (por ejemplo, el piloto de un avión y el controlador tienen interés en que el avión aterrice), y la clave para ganar es que cooperen si son conscientes de lo que está pasando.

    Así pues, está claro que la pugna entre Ministerio y Sindicatos de justicia pertenece al “juego de suma no nula”, en que la parálisis y hundimiento judicial es un dato que debe ser conocido en su gravedad por las partes para poner fin a la situación (siguiendo el ejemplo, no puede el avión estar en el aire dando vueltas indefinidamente si piloto y controlador no se ponen de acuerdo: el queroseno se acabará y la catástrofe será inevitable).

    5. No se entiende una situación de bloqueo negociador mientras día a día las demandas se amontonan a las puertas de la justicia, olvidando que en la función jurisdiccional no existe el “silencio” positivo ni negativo. El desarrollo y garantías de un procedimiento lleva su tiempo y mala medicina será la que llegue al enfermo cuanto haya fallecido. Abrir expedientes disciplinarios por incumplir servicios mínimos supone tomar medidas de respuesta aisladas que, al margen de añadir gasolina al fuego, nada solucionan del problema esencial de los “servicios máximos”. No se trata tanto de adoptar medidas de respuesta ante conductas aisladas de los huelguistas sino de prevenir el agravamiento del colapso judicial. Algo así como si ante un monumental atasco de tráfico, los policías se dedican a multar con parsimonia a los conductores sin cinturón de seguridad en vez de ordenar y activar la solución del embotellamiento. Lo que habría que considerar “servicio mínimo” es la dedicación a la negociación, día y noche si es necesario. ¿Acaso los cardenales para elegir Papa se toman vacaciones en Semana Santa o se vuelven a sus parroquias si no hay acuerdo?. ¡Se encierran hasta que la fumata blanca lo anuncia!.

    6. Y es que lo emocional (el fuero en vez del huevo, la soberbia enquistada o el órdago calculado), pueden hacer olvidar lo auténticamente importante. El Ministerio de Justicia presenta una doble cara: es patronal y es gestor. Si es admisible una actitud intransigente como patronal frente a los trabajadores, en cambio como gestor ante toda la ciudadanía está obligado a solventar el problema, máxime cuando el precio de la paz social y de la “resurrección” de los procedimientos judiciales, en términos económicos salariales, resulta irrisorio en comparación con los beneficios del inmediato punto final a la crisis.

    7. ¿Tan difícil resulta convencer a otros Ministros o al de Hacienda (estén o no en funciones, circunstancia a estos efectos irrelevante) de la prioridad de equilibrar el gasto de personal de su Departamento?, ¿tan difícil resulta negociar con las Comunidades Autónomas afectadas para corresponsabilizarlas financieramente en el precio de la normalidad?, ¿es imposible ponerse de acuerdo en un árbitro del conflicto?, ¿tan difícil es diseñar un sistema de composición retributiva progresiva en cuantía y paulatina en el tiempo que contente al personal?… Mucho más difícil resulta explicarle a la ciudadanía la incapacidad para salvar una estrecha distancia de diferencias económicas en un contexto en que el Estado del Bienestar de la última década (con independencia del color político) se ha caracterizado por la generosidad subvencional hacia grupos, organizaciones, corporaciones, asociaciones y entidades políticas de todo pelaje, y particularmente para acallar los conflictos laborales en fase terminal.

    8. Si la justicia es el espejo de los derechos, si es la garantía de los valores sociales, no puede permitirse bajo ningún concepto que se haga mil pedazos “por un simple plato de lentejas”. Recuérdese que el “Ministerio de Justicia” originalmente se denominaba “Ministerio de Gracia y Justicia” lo que hace comprensible y recomendable, ante la situación humana de tal multitud de afectados (funcionarios y ciudadanos), el que por dicho Ministerio, aunque siga considerándose en posición de la verdad, “tenga a bien conceder la gracia” pedida por el colectivo en huelga, o al menos demostrar su sensibilidad ante el problema con una contrapropuesta razonable que salve la dignidad de todos los implicados, políticos y funcionarios. No habrá humillados ni vencidos: sólo beneficiados.

Y si alguien (ya sea político o ciudadano) piensa cándidamente que no le afecta el problema, olvida el sabio proverbio indio: “estúpido es quien piensa que no corre peligro por hundirse su barca si opina que tiene suerte porque el agujero está en el otro lado de la embarcación”.

0 comments on “De la necesaria generosidad ministerial para poner fin a la huelga de los funcionarios judiciales antes de que sea tarde

  1. William H. Rehnquist

    Amigo Sevach, en primer lugar desear suerte a tu amigo José Ramón en su próximo cónclave, que sé llevas con la discreción propia de este medio de comunicación.
    En segundo lugar, no puedo por menos que coincidir totalmente con tu comentario, que en esta ocasión incide en el elevado coste que está teniendo la paralización de un servicio público esencial como es la Administración de Justicia. Todas las consideraciones que haces no pueden sino compartirse y desear una pronta solución al conflicto que enfrenta o colisiona dos derechos fundamentales: el legítimo y constitucional derecho de huelga de los trabajadores del artículo 28 de la Constitución con el igualmente legítimo y fundamental derecho a la tutela judicial efectiva y a un proceso sin dilaciones indebidas de los ciudadanos, consagrado en el artículo 24 de la Constitución.
    Conincido igualmente contigo en que el Ministerio, como el dios griego Jano, tiene una doble cara (patrón y gestor) si bien ello me lleva a realizar las siguientes consideraciones precisando tal aspecto:
    A) en este caso, se tienen por ambas partes (Ministerio/funcionarios) todas las ventajas de la relación patrón/trabajador, pero ninguno de los inconvenientes de la misma. En efecto, y centrándome en el Ministerio, si éste actúa como patrón, está en su derecho a no aceptar las posiciones de los trabajadores como los trabajadores a presionar; ahora bien, la “peculiaridad” de que el empleador sea una Administración impide a esta adoptar medidas de conflicto que un empleador corriente sí podría realizar (pienso específicamente en el cierre patronal).
    B) Al tener igualmente la consideración de gestor de un servicio público cual es la Administración de Justicia, en este aspecto el Ministerio ha fracasado rotundamente al no garantizar la prestación de dicho servicio con grave quebranto de derechos fundamentales de cientos de miles de ciudadanos, tan legítimos al menos como las reivindicaciones de los huelguistas. A estos efectos, la prensa local publica hoy que ante la inminente huelga de la sanidad asturiana se han fijado servicios mínimos que oscilan entre el 50 y el 100%, algo que ha sido denunciado como excesivo por los sindicatos sanitarios (lo cual es absolutamente cierto, pues en la práctica desvirtúa la huelga en sí; y puedo dar fe de que la Administración en estos casos es inflexible, pues varios de mis familiares vinculados a la medicina en diversas partes del territorio nacional han padecido tal situación sin que a la Comunidad Autónoma en cuestión le temblase el pulso en asegurar la continuidad en la prestación del servicio).

    Me temo que, amén de las reclamaciones puramente salariales (el incremento de 200 euros que solicitan los empleados públicos) según la prensa nacional otro escollo que ha surgido es la pretensión de los empleados públicos de que no se les descuente de la nómina los días que han estado en huelga, pues (insisto, según ha aparecido publicado en la prensa nacional, por lo que someto la veracidad de este aserto a los afectados) de lo contrario, no se sentirían vinculados por los planes del Ministerio para hacer frente al atasco una vez se ponga fín al conflicto.

    Por cierto, hoy varios compañeros de trabajo me han comentado que corre el rumor de que el Ministro Bermejo continuará en la cartera de Justicia. Queda por ver si se confirma este particular y, de ser así, en que medida facilitará o dificultará la deseable y necesaria solución del conflicto.

    Y a todo esto no nos olvidemos que agosto es inhábil.

  2. Sevach

    Gracias William, por tus buenos deseos, y gracias igualmente por tus aportaciones, siempre positivas y enriquecedoras. Confesaré que estoy aterrorizado por la dejadez y “silencio pasivo” que reina frente a un servicio público como es la justicia, y dejando pudrirse la situación. No me gustaría estar en el pellejo del abogado que da explicaciones al cliente de aplazamientos sin salida, y del inevitable efecto dominó/desplazamiento que se ocasionará en los pleitos. Se habla mucho de Cartas de Servicio y Calidad, pero de dejar en “vía muerta” a ciudadanos, letrados y procuradores, nada de nada. Sobre si lo que bloquea la negociación es el descuento salarial, no lo creo. Mas bien, y esto es una opinión personal, creo que la razón del silencio ministerial se debe a uno de estos supuestos:
    A) Precedente horizontal. No se quiere sentar un precedente para otros servicios pendientes de transferir.
    B) Precedente transversal. No se quiere sentar un precedente para otros funcionarios, médicos, policías, etc.
    C) Precedente de debilidad de autoridad. No se quiere aceptar el mensaje de que “el que la sigue la consigue”.
    D) Incongruencia. Si se paga la diferencia se reconoce que los servicios transferidos hasta ahora fueron por pagar menos de lo que se debía y las viejas Comunidades Autónomas podrían reclamar diferencias.
    E) Totum revolotum. El Estado como decía Marquéz en tiempo de elecciones (vísperas o recién pasadas) es un gallinero que alborota como “casa sin autoridad”.
    F) Cerrazón humana. Alguien ha jurado por sus muertos, que si se cede a la pretensión de los huelguistas se tomará algún tipo de revancha ( política, técnica, etc).

  3. Julio Moreno

    Buenos días.
    En primer lugar, volver a agradecer a Sevach sus artículos al respecto de la huelga de funcionarios de justicia. Gracias.
    Seguidamente y respecto de lo que el Sr. H. Rehnquist comenta sobre la petición de los funcionarios de que no se descuenten los salarios correspondientes a los días de huelga, tengo una duda: cuando un conductor de autobús o un médico secundan una huelga, se les descuentan los salarios por el hecho de que el trabajo de ese día no se ha podido llevar a cabo y se deja perder (no se pueden recuperar viajes de línea o enfermedades de pacientes). Por otro lado, cuando cualquiera de los funcionarios de justicia que secundan la huelga vuelva a su puesto, sobre la mesa tendrá el trabajo pendiente de todos y cada uno de los días en los que ha ejercido su derecho. Este trabajo sí que se puede recuperar pero, si detraen de su nómina el dinero correspondiente a los días no trabajados, ¿sería legítimo decir que el trabajo correspondiente a los días no cobrados no lo va a llevar a cabo?
    En otro orden de cosas, el Sr. Ministro pese a que manifiesta que el alcance del atasco producido por la huelga el mínimo, confía en que se ponga al día mediante los famosos planes de actuación, que se ofertarán a todos los funcionarios, huelguistas o no (esquiroles). ¿Tan seguro está de que los funcionarios van a trabajar en horario vespertino al “extraordinario” precio de 6,50 € la hora? Creo que no cuenta con la información adecuada a este respecto cuando, tras dejar a los funcionarios “cocerse en su propia salsa” durante ocho semanas, con propuestas económicas irrisorias , les pide responsabilidad a la hora de solventar el monumental atraso producido.

  4. William H. Rehnquist

    Amigo Sevach, muchas gracias por tu último comentario, que suscribo íntegramente. Precisamente acabo de leer las declaraciones del ministro de justicia en funciones (aunque parece ser que va a repetir de nuevo como ministro del ramo) señor Bermejo calificando a los funcionarios de “poco preparados”, “absentistas” y calificando la huelga de “no ya inaceptable, sino sencillamente ilegal”. Eso, amen de echar más leña al fuego de la huelga, me parece abtolutamente inaceptable y fuera de lugar, y ello por varias razones.
    1) En primer lugar, que esas desacertadas afirmaciones provengan de un ministro de Justicia es sencillamente asombroso. La descalificación del colectivo funcionarial, aún discutible en su generalización, sería comprensible si emanase de un particular o de alguien no vinculado profesionalmente a la Administración, pero deviene sencillamente inaceptable cuando proviene del responsable del ramo. Incluso en el hipotético caso de que ello fuera verdad (y, para que conste para posibles lectores del blog, en absoluto quiero decir que este sea mi pensamiento) el ministro no puede manifestarse públicamente de esa manera, al menos como autoridad (los comentarios que haga en privado como particular son otra cosa, aunque pienso que mientras ostente dicho cargo debería mirar muy mucho lo que dice)
    2) Las afirmaciones del señor Bermejo pueden tener un efecto boomerang. Un compañero mío de profesion suele comentar con bastante frecuencia lo que se puede esperar del señor Bermejo quien, según confesión propia, en treinta años como fiscal nunca tuvo claro un caso (¡!). ¿Qué opinaría el señor Ministro si quienes no ostentamos cargo público ni funcionarial alguno manifestásemos que a la vista de sus declaraciones acusasemos al Ministerio Público de falta de preparación o de sectarismo (no olvidemos otra de sus perlas “soy de izquierdas y como tal ejerzo”).
    3) Calificar la huelga como ilegal es un disparate monumental, incomprensible viniendo de un jurista. Confunde el señor Ministro lo ilegal con lo abusivo. Se puede considerar y discutir si la huelga es abusiva o no por los efectos que ocasiona pero nunca calificarla de ilegal. Dejando de lado que la huelga en un derecho constitucional, y por tanto difícilmente su ejercicio puede calificarse como contrario a derecho, se podrá estar de acuerdo o no con las reivindicaciones salariales de los funcionarios, se podrá compartir o no su petición, pero, insisto, creo que nunca ello podrá servir de base para calificar de ilegal una huelga.

    Pienso que últimamente los dirigentes públicos tienen un irrefrenable deseo de soltar su lengua y no para fines loables, precisamente. Hace poco, Sevach se hacía eco en uno de sus post de unas declaraciones similares del Consejero de Salud del Principado de Asturias refiriéndose, no precisamente con amables palabras, al colectivo sanitario (otro, por cierto, con gravísimos problemas salariales y de gestión y otro con una convocatoria de huelga en ciernes).

    En este aspecto, amigo Sevach, creo que el gran error proviene de las transferencias competenciales. A mi humilde entender (es una opinión personal y, por tanto, falible que someto gustosamente a cualquier otra mejor fundada) ha sido una gravísima equivocación la transferencia de determinadas competencias a las Comunidades Autónomas (pienso especialmente en educación, sanidad y justicia) algo que, en privado, algunos funcionarios públicos del ramo (especialmente vinculados a los dos primeros sectores enunciados) me han confesado en privado. Y de aquellos polvos vienen estos lodos.

  5. Otro Gabriel

    Agradezco a Sevach y a William H. Rehnquist el tiempo que nos dedican a los funcionarios de justicia. Igualmente les agradezco que analicen el tema con objetividad y sin recurrir a tópicos.

    Sabía que los funcionarios tenemos mala prensa, pero desde que comenzó el conflicto me he dado cuenta que para una gran mayoría de ciudadanos, los funcionarios no somos trabajadores.

    Cuando se produce una huelga en una empresa, de cualquier sector, que afecte a un grupo relativamente grande de trabajadores (500…, 1000…), enseguida aparecen el Sr. Fidalgo y el Sr. Méndez agarrados a una pancarta en defensa de los derechos de esos trabajadores. Para el ciudadano de a pie, el malo es el empresario que paga pocos a sus trabajadores y no resuelve el conflicto, mientras los trabajadores cortan carreteras.

    En nuestro caso el malo es el trabajador, que tiene la poca verguenza de pedir que su sueldo se acerque (sin llegar a alcanzar) al de sus colegas del pueblo de al lado. (Creo que tan mala prensa sólo la tienen los pilotos del Sepla y los controladores aereos, pero ya querría yo para mí la quinta parte de su sueldo).

    La actuación del Ministerio/tro no debería tener cabida en un estado de derecho que se precie. Contando con el silencio televisivo (y lo que no sale en la tele no existe) se salta la Ley a la torera. Si comenzó secuestrando autobuses que se dirigian a los mítines de Zapatero, y agrediendo a los funcionarios, ahora, saltandose de nuevo la Ley, ha empezado a realizar descuentos a los funcionarios, sin notificarles antes qué se les está descontando, por lo que se produce una indefensión por parte del trabajador. Nos ha impuesto un procedimiento sancionador donde la misma falta se castiga con más dureza a un funcionario que a un Juez o Magistrado, para luego obviarlo y sancionar directamente sin aplicarlo.

    Desde mi punto de vista, no existe División de Poderes, El Gobierno controla el Legislativo (al controlar el Congreso), el Ejecutivo (lógicamente), el Judicial (a través del Tribunal Constitucional, el Fiscal General del Estado y el Consejo General del Poder Judicial) y el cuarto poder, que es la Televisión (porque es el único médio de comunicación que llega a todos los hogares).

    Espero la solución del conflicto con tantas ganas y más que cualquier ciudadano afectado; (a mí también me cuesta dinero), pero no estoy dispuesto a renunciar a mis reivindicaciones.

    Un saludo.

  6. luis calvo

    Me alegro de que no esteis dispuestos a renunciar a vuestras reivindicaciones, Otro Gabriel. Yo también soy funcionario, aunque no del ramo de la justicia y admiro la huelga que estáis llevando a cabo. Que os hayais unido y mantengais el pulso desde hace tanto tiempo, a pesar del silencio informativo, de las presiones policiales, de los expedientes intimidatorios, de una parte de la opinión pública, de los descuentos en la nómina y de las bravuconadas del Ministro del ramo, (que os llama absentistas aún cuando se ha sabido que su esposa ha estado de baja laboral -no quiero equivocarme- pero creo que más de un mes por una lumbalgia! y estando de baja ha acompañado a su marido en la campaña electoral), me parece admirable.
    En cuanto al comentario de William H. Rehnquist respecto a que el Sr. Ministro no puede decir tales cosas, pues tengo que añadir que es evidente que sí que puede y de hecho hace y dice lo que quiere y le viene en gana porque sabe que no le va a pasar nada: seguirá de Ministro diciendo tonterías y empantanando a la Justicia a la cual quieren domesticar, pues como efectivamente percibe Otro Gabriel, nos acercamos a una etapa
    en la que la división de Poderes va a hacerse cada día más tenue, hasta que todo se convierta en una pantomima.
    Los ciudadanos de a pie, cada vez creemos menos en la Justicia y en la separación legislativo-ejecutivo ya no creíamos…

  7. Luis B. R. (Oviedo)

    Sevach:
    Una y mil veces más GRACIAS. ¿Porqué no habrá gente (perdón PERSONAS) como
    tú en cargos de RESPONSABILIDAD que afectan directamente a TODO EL ESTADO.
    Llevo 40 años en la Administración de Justicia y NUNCA NADIE LOGRO PONER DE ACUERDO Y UNIR A TODOS LOS SINDICATOS DE JUSTICIA Y PERSONAL NO AFILIADO… ¡vaya éxito el del Sr. (con perdón) BERMEJO y sus “superiores” que abanderan un TALANTE y DIÁLOGO fuera de serie y de la Historia.
    Una vez más MUCHAS GRACIAS.

  8. Sevach

    Pues muchas gracias por tus cariñosas palabras, Luis, pero el valor que tienen al examinar el problema de la huelga, viene dado por esos dos datos que deslizas: Primero, que llevas 40 años en la Justicia y eso te ha permitido ver y vivir mucho, con la consiguiente autoridad para examinar el problema; segundo, que es la primera vez que se ponen de acuerdo sindicados y no sindicados, en hacer una huelga y sostenerla ( pese al sacrificio personal y económico que comporta)…¡ por algo será!. Se habla de que los científicos a veces están en una “torre de marfil” alejados de la realidad, pero es que hay “políticos” que están en un minarete dando alaridos y sin mirar lo que tienen a los pies. Para examinar el problema en su justo alcance basta con seguir las reglas escolásticas y eliminar lo accesorio. Veamos, hagamos desaparecer del escenario: las algaradas, las cargas policiales, las amenazas de sanción, el piso del ministro, los taconeos, las colas ante el registro civil…¿ y qué nos queda? Pues nueve mil personas que hacen el mismo trabajo (idéntico, no similar) que otras, dentro del mismo Estado, aplicando la misma legislación procesal ( la competencia jurisdiccional unitaria es el último reducto del Estado) y que cobran sensiblemente por debajo de quienes, por razones políticas o coyunturales, tuvieron la suerte de estar destinado en Comunidades Autónomas que hicieron los deberes para obtener la transferencia. Esa es la cuestión.

  9. Luis P. Paradas

    Amigo Sevach.
    La hipótesis lógica, entre las que citas, es la de

    E) Totum revolotum. El Estado como decía Marquéz en tiempo de elecciones (vísperas o recién pasadas) es un gallinero que alborota como “casa sin autoridad”.

    Hasta que no se nombre Ministro o Ministra de Justicia, el problema seguirá. Se equivocaron planteando la huelga a un gobierno en funciones que, por su propia naturaleza, no puede tomar decisiones de calado ( y esta lo es), ni en términos políticos ni jurídicos.

    Haré una apuesta. El acuerdo se firmará antes del verano. Y si no, al tiempo.

    Un saludo.

  10. Sevach

    Acepto la apuesta, Luis. Y me temo, y digo “me temo” porque quisiera creer lo contrario, que la huelga finalizará con un sencillísimo gesto del Ministro (un día arriba o abajo del calendario de pagos,un euro de más…) que se adoptará la próxima semana mas tardar, y que comportará la división y agotamiento de los huelguistas. Triste, triste, tristísimo…Me recuerda aquéllo que se decía en la Edad Media: ” Vinieron los sarracenos y nos molieron a palos,¿por qué será que Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos? ( en el presente caso sería, en términos ajedrecisticos, que que el poder político “juega y da mate en dos…”).

  11. FUNCIONARIO

    Hola, soy funcionario de justicia con bastantes años en mi puesto. Como la mayoría de los trabajadores, cuando empecé en mi trabajo, lo hice con ilusión, con ganas de aportar mi esfuerzo a la administración, pues oposité a este Ministerio por vocación. Tras todo este tiempo, he podido ver muchas cosas; es cierto que hay funcionarios vagos ( como en todas las profesiones), es cierto que tenemos defectos ( como todo el mundo), es cierto que tenemos a los ciudadanos en nuestra contra ( los asumimos desde el principio, va con el puesto), que se conocen todos nuestros defectos (siempre exagerados y generalizando a todos). Pero, ¿alguien sabe lo bueno de nosotros? Hay compañeros que vienen por las tardes para “sacar” el trabajo sin cobrar ni un duro, hay compañeros que vienen a trabajar enfermos para que no se les amontone el trabajo, hay compañeros que realizan muchas funciones que no tendrían que hacer para que los Juzgados funcionen (en las comparecencias deben estar Juez y Secretario, pero si estuvieran en todas, sería imposible practicarlas todas, pues a la vez puede haber varias señaladas, ¿no ha pensado en eso el legislador?, hay compañeros que tienen que quedarse trabajando hasta que se acabe de celebrar un juicio, excediendo de su jornada laboral (por supuesto sin cobrar un duro), y varias cosas más. Pero eso nadie lo sabe ni se da a conocer.

    La mayoría de los compañeros que entran ahora, desde hace varios años, son licenciados, por lo que manejar la informática o adaptarse a nuevas tecnologías, no es problema, pero nos exigen utilizar algunas que no están implantadas aún en los Juzgados (absurdo, no?).

    Por no mencionar que cuando las cosas van mal en este país, congelación al canto, pero cuando mejoran, nadie se acuerda de nosotros (incluyo a todos los funcionarios).

    Nos parece bien que nos exijan, pero deben pagarnos en base a esas exigencias. Deben subirnos el sueldo como a todo el mundo. Deben respetarnos como a todo el mundo. Deben sancionarnos si no cumplimos con nuestras funciones. Por cierto, nadie piensa que una huelga de más de 50 días, seguida por un 90% de trabajadores que apenas tiene eco en los medios, y a los que constantemente se les provoca desde el Gobierno, cuando continúa y continuará hasta el año que viene si hace falta, es por una causa noble y justa? (reconocido por todos los sectores).

    Podría decir muchas cosas más, pero finalizaré diciendo que nosotros más que nadie queremos que se termine esta huelga, pero dignamente sin que nos pisen y exigiendo que se nos respete. Nuestra petición es justa y por eso venceremos en esta huelga y hay una cosa que le podremos agradecer a este Ministro y es la unión que ha creado entre nosotros para siempre. Un saludo.

  12. Amigo funcionario, creo que deberíais lograr vuestros objetivos en esta huelga. Es lo justo y lucháis frente a una maquinaria muy potente como se está viendo día a día. Vuestra lucha es la imagen del trabajador frente al empresario injusto. Ánimo y aguantad hasta el final. Muchos estamos con vosotros. UN POLICÍA.

    Una cosa, ¿qué pasaría si este comportamiento y los secuestros de autobuses que iban a los mítines, multas a manifestantes, etc., lo hubiera tenido un partido de derechas? SERÍA PORTADA TODOS LOS DÍAS. ¡viva la hipocresía!

  13. FUNCIONARIO

    Una huelga de 50 días debería estar todos los días en los medios. Es increíble la manipulación de los medios y la poca vergüenza de los dirigentes sindicales que ni han aparecido. Parece no importarle a nadie y el caso es que la justicia se está hundiendo con muchos perjudicados. En este país si no es quemando algo o con malos modos nadie te hace caso. Lamentable. Nosotros no seguiremos esa línea, pero lo que es seguro es que volveremos al trabajo totalmente desmotivados y, al menos en mi caso, nunca más me volveré a agobiar por trabajo atrasado, no merece la pena.

    A modo de ejemplo, les comentaré mi caso: llego destinado a un Juzgado en que, por diferentes motivos el trabajo tenía un atraso de dos meses. Con gran esfuerzo, conseguí, poco a poco, ir poniéndolo un poco en su sitio, pues el desbarajuste era tremendo. Por cierto que la jefatura no tuvo en cuenta el atraso, me exigía como si lo hubiera cogido al día. Me costó muchos días sin ir al desayuno para que todo fuera saliendo, pero bueno, parecía que merecía la pena.

    Hoy en día, no intentaría para nada sacar el trabajo atrasado. Trabajaría al ritmo normal de sacar el trabajo habitual y si hubiera que sacar atraso, que pagaran o nombraran personal de refuerzo. CONCLUSÍON: da igual matarte trabajando que no dar golpe: para la gente y el Ministerio, siempre serás un vago. Penoso.

  14. luis calvo

    Existen otros colectivos de funcionarios y de trabajadores que se sienten agraviados en sus salarios en función del territorio en el que viven. Quizás sea el momento de que otros colectivos planteen también sus reivindicaciones, antes de que el colectivo de funcionarios de Justicia se rinda. La unión hace la fuerza dicen, y aunque estén acallando el movimiento en Justicia, seguramente no podrían acallarlo si se extendiera a otros colectivos que tuvieran motivos semejantes que reivindicar.

  15. fernando

    Amigo Sevach: como funcionario de justicia en huelga indefinida desde el día 6 de febrero (le escribo desde Oviedo) sólo tengo que decirle una cosa: GRACIAS. Al margen del contenido de su post inicial, con el que evidentemente estoy de acuerdo al 100 %-, agradezco sobremanera que después de 50 días de huelga todavía hay alguien que considere que los funcionarios (da igual que sea de Justicia que de cualquier otro departamento) somos trabajadores como los demás, puesto que a veces parece que debemos pedir perdón por, y perdón por la expresión, habernos dejado los cuernos durante años para conseguir mejorar nuestras perspectivas laborales. Y es que, como creo que a nadie se le puede escapar, es evidente que ninguno de los que trabajamos para la Administración (es decir, para todos) hemos nacido con el puesto concedido, hemos sido cocineros antes que frailes. Por tanto, y con independencia de que se comparta o no la oportunidad o justificación de esta reivindicación laboral -que no es más que eso, no tiene nada que ver con una cuestión política-, es justo reconocer que tenemos tanto derecho como cualquier otro asalariado a solicitar la tan cacareada utopía de IGUAL TRABAJO IGUAL SALARIO. Esto, que parece tan simple, nos ha llevado a los trabajadores a ser objeto de una brutal campaña de desprestigio en los medios de comunicación con carácter general, y a las hemerotecas y videotecas me remito (un ejemplo ilustrativo: titular de un programa de TVE al hilo de las colas formadas en el Registro Civil de Murcia como consecuencia de la huelga: LA COLA DE LA VERGÜENZA. Por supuesto, la falta de vergüenza se achacaba a los huelguistas. Sin más comentarios). A mí personalmente, en algún acto electoral del candidato socialista, me han intentado agredir físicamente, me han insultado a mí y a mi familia, me han deseado literalmente la muerte … y todo por el gravísimo delito de interrumpir un mítin durante 5 o 6 minutos sacando unos carteles de papel -arma a todas luces de destrucción masiva- y gritar JUSTICIA SOLUCION … pues ésta es la tónica habitual durante el desarrollo de la huelga desarrollada por una pandilla de vagos, absentistas y poco formados (Bermejo dixit), huelga que por otra parte es modélica en cuanto a la actitud civilizada de los que en ella participan (manifestaciones de la propia Policía Nacional), y quizás ahí radique parte del problema, creo que todos conocemos el país en el que vivimos.

    Al hilo de las manifestaciones del ministro, hacer tres puntualizaciones:

    1.- Vagos: el típico tópico achacable a todo funcionario, como bulos respecto a la hora y media de café, el utilizar el tiempo de trabajo para cuestiones personales, el hecho de que trabajamos 5 horas diarias en el mejor de los casos … Sólo decir que, aprovechando una carta de un juez publicada en los últimos días, los jueces son los maquinistas y los funcionarios la máquina … es decir, si esa falta de disposición al trabajo fuera generalizada (aunque de todo hay, como en botica) el atraso en el despacho de asuntos en los juzgados y tribunales sería infinitamente mayor al que evidentemente existe -aunque en menor medida de lo que se quiere hacer creer, y menos aquí en Asturias- … por otra parte, si acudimos al régimen disciplinario al que estamos sujetos, estas actitudes son sancionables mediante la instrucción del correspondiente expediente disciplinario, por lo tanto la responsabilidad en este caso sería tanto del infractor como del no-sancionador.

    2.- Absentistas: al margen de entrar en la práctica generalizada de dicha práctica, una consideración similar a la expuesta anteriormente respecto a la falta de diligencia de los funcionarios. Si quien tiene la obligación de controlar el cumplimiento del horario no lo hace desde hace años, ¿por qué será?: a mi entender hay dos razones poderosas. Por un lado, es un argumento fácilmente utilizable en caso de conflicto laboral, como arma o reproche a efectuar a los trabajadores. Por otro, la obligatoriedad de otros cuerpos de la administración de justicia, concretamente secretarios judiciales, de cumplir con ese horario, obligatoriedad recurrida por la asociación UPSJ ante los tribunales y objeto de una reciente sentencia de la Audiencia Nacional, que declara nula la resolución que regula el horario en la Administración de Justicia … por último, una reflexión malintencionada: en mi órgano de destino, en el que llevo 5 años, había a mi llegada un mecanismo de control de horario mediante tarjeta que NUNCA ha llegado a funcionar, es más, lo mismo que lo colocaron lo quitaron, y repito, sin que nunca haya llegado a verlo funcionar. ¿Qué ha sido de ese mecanismo?, y lo que considero más preocupante, ¿quién o quiénes se han beneficiado con la instalación de esos aparatos? Dejo la pregunta en el aire, agradecería una aclaración al respecto, si es que existe …

    3.- Poco preparados: más de lo mismo. Sino, que me expliquen porqué no se da una formación adecuada al trabajo que realizamos, sin tener que estar a expensas de que te toque el gordo y te den un cursillo de formación (el año pasado pedí como 6 cursos y me dieron uno); en cuanto a las nuevas tecnologías, en mi caso (Juzgado mixto con competencias en violencia de género) llevamos pidiendo un ordenador decente para la sala desde hace cinco años, nos mandaron uno de la Audiencia Nacional (con más km. que el baúl de la Piquer) que es un auténtico artefacto, y luego presumen de que se han creado durante la legislatura más de 400 juzgados (?!) …

    En fin, amigo Sevach, supongo que todo lo que podría añadir sería algo reiterativo y tedioso, pero no menos cierto que lo dicho … nuevamente agradecerle el tono de su intervención, y animarle a seguir valorando la información de forma objetiva y desapasionada. Un saludo.
    PD: en cuanto al Sr. Rehnquist, si bien no estoy de acuerdo en algunos de sus puntos de vista, agradecerle asimismo que demuestre que la discrepancia no está reñida con el respeto y la educación … le aseguro que a estas alturas, y parafraseando a Rutger Hauer en la gran película “Blade Runner” de Ridley Scott, ” … he visto cosas que tus ojos no creerían” …

  16. Una vez más, mi apoyo a los funcionarios al servicio de la Administración de Justicia que están en huelga. No sólo se trata de a igual trabajo, igual salario, porque ya ocurre que funcionarios que hacen el mismo trabajo cobren según el territorio. En muchos casos es defendible la diferencia porque, partiendo de unos mínimos comunes, las Comunidades tienen autonomía, y es normal que pueda haber diferencias,como las hay en educación, sanidad, o impuestos. La fortaleza de la reivindación de los funcionarios de justicia estriba, a mi modo de ver, en el carácter de cuerpos nacionales que tienen dichos cuerpos de funcionarios, y en la unidad del poder judicial que establece la Constitución española. La administración de la Administración de justicia, es parte esencial del Poder Judicial, y del mismo modo que sería inimaginable hoy en día que los jueces cobraran distinto según la Comunidad en la que sirvieran ( complementos aparte por la especialidad de algunos destinos como Ceuta, Melilla, País Vasco, islas, etc), lo mismo debe predicarse del personal que desarrolla un trabajo que, ahora vemos es esencial.

    Por cierto, me temo que en estos cuatro años la justicia va a ser protagonista muchas más veces de lo habitual, de periódicos, radios, y teles. No por las setencias de jueces y tribunales, que también, sino por las reformas legales que se avecinan, y que sólo tendrán un objetivo: subordinar aún más al Poder Judicial al resto de poderes del Estadi.

  17. amnesia

    Hola, soy funcionario de la administración de justicia.

    La huelga forzosamente tendrá que finalizar en breve. Es insostenible por todas las partes que pueda durar mucho más. Pero independientemente de que el acuerdo que se firme sea más o menos satisfactorio, hay cosas que ya no tienen arreglo. Desde el primer día el Sr. Bermejo parece que ha entendido este conflicto laboral como algo personal. Y sus declaraciones han sido una ofensa continua hacia nuestra capacitación profesional como trabajadores de la administración de justicia. No ha habido ocasión en la que no nos haya llamado absentistas, incompetentes, incapaces de aprender el uso de las nuevas tecnologías. Incluso parece que llega a insinuar que la nueva oficina judicial no se pone en marcha por nuestra negativa a asumir no se sabe bien qué nuevas funciones, como si las reformas de las leyes procesales necesarias y de los edificios judiciales fueran de nuestra competencia.

    Ese torrente de despropósitos me indigna y me duele. A mí y a muchos, con dar un paseo por alguno de los foros de justicia queda claro como se sienten la mayoría de los funcionarios. Quizá cuando estas emociones pasen sólo quede desmotivación. Me da miedo pensar que el odio que este señor demuestra me pueda llegar a convertir en el prototipo de funcionario que describe.

    Al menos ha sido un placer encontrar esta página en la que se pueden leer intervenciones que desde la reflexión y el humor, que nunca debería faltar, se demuestra que el acercamiento y el entendimiento es necesario…y hasta posible.

    Saludos.

  18. Buenas tardes, soy funcionaria de la administración de Justicia, destinada en órganos centrales y en huelga desde el día 4 de febrero y sin posibilidad de realizar servicios mínimos ya que estos han sido adjudicados a 3 compañeros que no deseaban secundar la huelga.
    En primer lugar muchas gracias Sr. Sevach por este artículo, donde alguien no nos insulta y desprestigia de la forma en que nuestro Ministro lo está haciendo desde el primer día y también muchas gracias a todos los comentarios de las personas que han escrito.

    Soy joven todavía pero llevo muchos años como funcionaria, no he estado en muchos destinos y casi siempre he ido con alegría a trabajar y a realizar mis funciones y las que no eran las mías para poder sacar mi trabajo adelante con la mayor profesionalidad posible aunque no fuera uno de mis cometidos y mi preocupación.

    No estamos tan mal preparados como nos dice el Sr. Ministro, aunque la formación que se nos proporciona es nula. Siempre he tenido que ser autodidacta y aprender por mi misma los sistemas informáticos implantados, incluso ayudar a formar las bases de datos para que realmente nos ayudarán en nuestro trabajo y realmente ahorrarán tiempo, pero ahora cuando todo esto termine no me quedarán muchas ganas de hacer todas aquellas cosas que durante 19 años he realizado y quizá cuando no me encuentre bien o tenga unas decimas de fiebre, me quedaré en mi casa para curarme mis males. Porque de todas maneras no importará si mi trabajo está sin hacer o tiene un retraso, ya que si al Sr. Ministro no le importa porque me va a importar a mi.

    Un saludo y muchas gracias.

  19. Funcionaria Justicia

    Sr. Sevach:

    Yo tambien “me temo” que Vd. va a ganar la apuesta. Pero cuando regrese a mi trabajo, despues de 2 meses de huelga (de soportar desprecios, humillaciones y falsedades), y cuando me sienta desmotivada y deprimida, leeré este artículo y el de la “travesia del desierto”, secaré mis lágrimas, pondré mi sonrisa, e intentare, como siempre, poner mi granito de arena para que la justicia sea un poco menos injusta (aunque el Ministerio de Justicia y algunos Políticos no se lo merezcan, si se lo merecen: los ciudadanos).
    Gracias, Sr. Sevach.
    P.D.: Aunque los funcionarios de justicia resultemos vencidos (pero nunca nos van a quitar nuestra dignidad), espero que esta lucha la continuen otros funcionarios y todos los ciudadanos: IGUALDAD DE DERECHOS (no solo de salarios).

  20. Paloma

    Gracias por este foro.
    Sólo quería decir algo breve. Que me rio yo de los sistemas telemáticos del Sr. Bermejo. Estamos en el s. XXI y en en T. Supremo donde yo trabajo, trabajamos a mano, somos amanuenses, hacemos miles de sobres calcables (la gente alucina cuando lo comento) y por esta razón llevamos años pidiendo buenos materiales como unos simples bolígrafos BIC donde la tinta sale con fluidez y nuestros músculos de manos y brazos no se atrofian o hinchan, grapadoras (mi grapadora manual la tengo desde hace 13 años para que luego digan que pedimos por pedir), todo se nos ha denegado, nos mandan unos bolis que son un churro y yo me niego a tener que comprarme un bolígrafo, sólo faltaba que también tuviera que poner el material. Hace tres años pedí un ordenador, se me denegó porque (agárrate) el enchufe estaba un poco lejos y el desbarajuste era tremendo.
    Muchos de nosotros y yo misma hemos ido a trabajar estando enfermos, con fiebre, con la espalda machacada para no acumular y que el trabajo saliera y porque somos gente responsable y no consiento que el Sr. Bermejo me insulte de esa manera. Ahora me lo pensaré antes de ir a trabajar enferma, que vaya Bermejo que, al parecer es el único que trabaja en España.
    Lo único que ha conseguido este sr. es que estémos más unidos que nunca y de lo cual me siento orgullosísima, pase lo que pase, esta huelga pasará a la historia y yo me alegro de haber participado en ella, porque ya está bien de tanta prepotencia y chulería propia de regímenes fascistas y opresores. Yo no luché en los 60/70 para terminar igual que entonces.

    Les invito a todos los que lean esto que, POR FAVOR, VENGAN EL SÁBADO 29 DE MARZO A LA GRAN MANIFESTACIÓN QUE VAMOS A ORGANIZAR EN MADRID A LAS 12 DE LA MAÑANA. LEAN EL ITINERARIO EN NUESTRA WEB
    http://www.huelgajusticia.blogspot.com. SI DE VERDAD NOS APOYAN VENGAN CON SUS FAMILIAS Y AMIGOS, SERÁ ALGO LÚDICO Y SOLIDARIO
    Gracias por dejarme participar. Un saludo y ánimo compañeros, la unión hace la fuerza.

  21. Susana

    Muy emotivos vuestros testimonios. Me quedo de piedra leyendo vuestras penurias. Yo también trabajo en la administración pública, en una universidad pública para más señas, desde hace 16 años y jamás he sufrido esa penuria de medios materiales que describís. Pero ¿Cómo es posible que no os proporcionen bolígrafos, que no tengais ordenadores? Pero si desde hace décadas los tiene todo el mundo. Están por todas partes y yo he visto pasar por mi mesa varias generaciones de ellos. ¿Vivimos en el mismo país?. Es un escándalo. Ánimo, muchachos. Toda mi solidaridad para vosotros.

  22. Sevach

    Quiero agradeceros a todos vuestra participación, porque habéis conseguido verter unos testimonios tan espontáneos y expresivos de vuestro trabajo en la Administración de Justicia, y de vuestra natural indignación, que sólo puedo deciros:

    1º Que este blog tiene enorme impacto y proyección internacional (miles de visitas mensuales procedentes de la comunidad jurídica internacional) por lo que me alegra posibilitar que el duro sacrificio de la comunidad del personal de administración de justicia no transferido en España sea conocido en su realidad. Tras leer vuestros comentarios, nadie puede quedar impasible ante la evidencia del atropello, injusticia y denigración del colectivo de trabajadores.

    2º Que podrá aducirse que el Estado autonómico tiene su lógica de diferencias retributivas, que los funcionarios tienen que adaptarse a las tecnologías o someterse a unos u otros sistemas de control, o incluso podrá tenderse una cortina de tinta para culpar a quienes ejercen su derecho de huelga de los perjuicios a los usuarios. Lo que no puede ponerse en entredicho, por encima de bravuconadas de malos negociadores, es que NI LOS SINDICATOS HAN PERDIDO LAS FORMAS Y TALANTE ABIERTO A NEGOCIAR; NI LOS HUELGUISTAS HAN PERDIDO LA RAZÓN, PUES DÍGASE LO QUE SE DIGA, LA DISCRIMINACIÓN RETRIBUTIVA ESTÁ AHÍ, Y EL QUE TENGA OJOS QUE VEA.

  23. Para todos vosotros, sufridos funcionarios de justicia, que está siendo muy injusta, puede ser un pequeño consuelo moral que el señor Bermejo, en pocos meses, ha conseguidos hacerse famoso, básicamente por dos razones, aparte de su pésima gestión de esta huelga:

    1) Ha inventado los pisos bermejos: dícese de los pisos reformados a la manera de don Mariano Fernández Bermejo (nótese que para que sean bermejos, bermejos, el coste de la reforma debe ser, íntegramente, a costa del erario público)

    2) Siendo Don Mariano Fernández Bermejo el cabeza de lista del Psoe en Murcia, ese partido ha obtenido el peor resultado electoral de su historia por esas tierras: nada menos que 30 puntos de diferencia por debajo, claro, de la candidatura de don Mariano con la del partido vencedor.

    No perdais la esperanza, que ante actuaciones tan brillantes, podría seguir siendo Ministro. Yo creo que se lo merece…

  24. FUNCIONARIO RESPONSABLE

    Pese a las manifestaciones del Ministro Sr. Bermejo, aseguro que ni mis compañeros son vagos, ni torpes ni incompetentes. Sólo un dato para ver nuestro talante: creo que esta huelga ha sido de las más correctas que recuerde, sinó la más, sin signos políticos y apoyada por TODOS los sectores relacionados con la Justicia. El seguimiento, pese a los datos que facilita el Ministerio es abrumador, cualquiera puede comprobarlos visitando un Juzgado y ver el aspecto desolador que presenta. Y pese a los insultos reiterados del Sr. Bermejo, respondemos de forma educada exigiendo justicia. Creo que eso lo dice todo de nosotros. Cuando esto termine, que nadie dude que volveremos a trabajar para el ciudadano, es nuestra obligación, aunque creo que la motivación y la ilusión la hemos perdido por mucho tiempo. Un saludo y disculpas a los afectados.

  25. como funcionario te doy las gracias por pararte a reflexionar sobre nuestra huelga. hacer unas reflexiones tan certeras yendo al grano y sin perderte en la perifería. Se ve que tienes demasido sentido común, jamás serás ministro. Además adornas el artículo magistralmente con referencias que ya ni las personas antes llamadas cultas saben hacerlo. gracías.

  26. otro trabajador

    Soy funcionario de esta Administración de Justicia que padecemos (trabajadores, profesionales y ciudadanos; en el orden que se prefiera).
    En primer lugar, y como no puede ser de otra forma, agradecer a Sevach los artículos que ha dedicado a la huelga de este colectivo. Gracias por el tratamiento objetivo de la situación que le lleva a calificar nuestras reivindicaciones de “justa petición”, en consonancia con lo que ya firmaron, con nombre y apellidos, Magistrados del Tribunal Supremo, que las calificaban como “moralmente justas” y “jurídicamente fundadas”.
    También me congratula ver el comentario de William H. Rehnquist, en el que, posiblemente por haber obtenido algo más de información, ya no califica nuestra huelga como abusiva, como hizo en su comentario al artículo de Sevach “La travesía del desierto de los funcionarios de la Administración de Justicia en huelga”.
    En relación a todo ello me gustaría exponer humildemente algunas consideraciones.
    Si bien es cierto que esta huelga, nunca salvaje, y si cumplidora estricta de unos servicios mínimos abusivos y que han cercenado para muchos trabajadores su derecho constitucional (a modo de ejemplo los funcionarios del cuerpo de auxilio, antes agentes judiciales, que son obligados a permanecer en su puesto en los juzgados de lo social), está provocando graves situaciones para el ciudadano, como último receptor de esta Administración, no es menos cierto que la respuesta que esta Administración daba al justiciable con anterioridad a la huelga no se podía catalogar como eficiente. Ello debido a las deficiencias estructurales en las que estaba sumida. Actualmente se suspende un juicio por la huelga y hace dos meses se suspendía, por ejemplo, porque no estaba icorporado a autos no se sabe que documento. Hoy se suspende un juicio porque el personal de auxilio está en huelga, pero hace dos meses si ese mismo personal estaba de baja médica, el Ministerio, a través de las Gerencias Territoriales, no cubría dicha baja hasta que su duración no sobrepasara el mes. En definitiva, es indudable que la huelga está creando un perjuicio generalizado, pero con anterioridad a ella, diariamente se producían muchos perjuicios particulares a los que la Administración no le daba importancia y que tenían muy poca repercusión, amén del tópico “que lenta es la justicia”.
    En este orden de cosas, se está hablando en estos días del daño que se está haciendo al ciudadano, por la huelga, en los Registros Civiles. Es cierto, es un daño generalizado. Pero no nos olvidemos, por ejemplo, del daño que se hizo el pasado verano, cuando un Registro Civil de la “España profunda” (Almagro) llegó a estar cerrado por falta de personal.
    Los trabajadores de esta Administración llevamos sufriendo durante muchos, muchos años, auténticas carencias en nuestras condiciones de trabajo, y en los medios a nuestra disposición para realizarlo. Todas esas deficiencias las hemos suplido siempre con un sobre esfuerzo por nuestra parte que nunca ha sido retribuido, y mucho menos valorado (solo hay que ver el concepto de que nosotros tiene nuestro “jefe” y trasmite a la opinión pública). Ante la falta de personal hemos trabajado más alla de nuestra jornada laboral. Ante la falta de medios hemos agudizado nuestro ingenio. Se legisla y se toman medidas única y exclusivamente pensando en las grandes ciudades de este país (y a veces ni tan siquiera en ellas). Pero justiciables hay en todos los rincones. Esta huelga va más allá de la mera reivindicación salaria (no subida, solo equiparación y a la baja). Los trabajadores del ámbito no transferido hemos dicho “basta ya!”. Basta ya a nuestra desigualdad retributiva, si, pero tambien, basta ya a que la respuesta de la Administración al ciudadano sea diferente dependiendo del lugar de España en que se imparta. Nos podrán seguir secuestrando (mitin de Leon), pegando (mitin de Cáceres), sancionando (encierro en el Ministerio de Justicia), e insultando (Sr. Bermejo en diferentes lugares y fechas), pero lo que no van a conseguir es callarnos. Seguiremos reivindicando nuestra equiparación hasta el final, pero también seguiremos gritando a quien quiera oirnos que a nuestros políticos les dá igual que la Administración de Justicia sea eficiente y homóloga, independientemente del lugar de este país en que se imparta. Otra vez GRACIAS.

  27. Luis B. R. (Oviedo)

    A Luis P. Paradas:
    Estimado “tocayo” en relación con tú comentario varias puntualizaciones:
    1ª) Las reivindicaciones de IGUALDAD y no de AUMENTO salarial ya datan de años atrás, y más reiterativas desde abril de 2.007 -es decir cuando el Sr. Bermejo aterrizó en su hermético palacio-.
    2ª) Ante la negativa de la SUPERIORIDAD a negociar e intentar solucionar “el problema”, los días 14 de Noviembre y 14 de Diciembre de 2.007 ya hubo sendos dias de huelga, previo acuerdo de todos los funcionarios, y cuando se VOTÓ y ACORDÓ LA HUELGA INDEFINIDA, fué a MEDIADOS DE ENERO de 2.008, empezando la misma en Asturias el 6 de Febrero y en el resto de las Comunidades no Transferidas el 4, como veras todo el inicio “de la reivindicacion equiparativa” es MUY ANTERIOR AL PROCESO ELECTORAL y el GOBIERNO NO ESTABA EN FUNCIONES, otra cosa muy distinta es que NO HAYA FUNCIONADO.
    En este caso los funcionarios no nos equivocamos y el planteamiento, ahora llevado a efecto, al IGNORARNOS ABSOLUTAMENTE EL MINISTERIO DE JUSTICIA Y EL GOBIERNO, fue MUY ANTERIOR INCLUSO A LA CONOVOCATORIA DE ELECCIONES.
    Un saludo y ¡suerte para todos!

  28. DESDEFUERA

    Considero legítima la pretensión de los funcionarios de justicia en orden a obtener un aumento de salario pues, en definitiva, todos aspiramos a mejorar y ellos no deben ser una excepción. No creo, sin embargo, que deba esgrimirse el argumento de la igualdad con sus compañeros de otras comunidades autónomas ya que, en este sentido, el problema radica en la propia estructuración del estado en diversas administraciones, cada una con sus propias competencias, cada una con sus propios planteamientos y, lo que es peor, cada una con sus propios recursos económicos. El problema de la desigualdad retributiva afecta no solo a los funcionarios de justicia sino también a los de prisiones o a los cuerpos de seguridad, por citar solo un par de ejemplos.
    Dicho esto, en mi modesta opinión los sindicatos se han equivocado gravemente ya no en el planteamiento de la huelga sino en su planificación y posterior desarrollo. La impresión, visto desde fuera, es que más que una negociación pretenden una imposición en tanto en cuanto no han salido de los doscientos euros desde enero del presente año. Y es evidente que en cualquier negociación hay que reservar alguna baza a la otra parte salvo que se pretenda “ganar por goleada” utilizando una expresión del propio ministerio de justicia.
    También creo que los sindicatos han perdido una magnífica ocasión para manifestar categoricamente su acuerdo y completa predisposición a adoptar cuantas medidas se consideren convenientes para el adecuado control de horarios, evitando así cierto absentismo laboral que, seamos sinceros, se produce en el conjunto de la administración y desde luego en la de justicia. Esto sí que hubiera mejorado la imagen de los funcionarios neutralizando, de paso, uno de los argumentos utilizados -con saña- por el ministro de justicia para predisponer a la ciudadanía en contra de los huelguistas.
    Deseo un próximo final de la huelga con desenlace feliz para los afectados cuya pretensión, en lo esencial, parece justificada.

  29. gregorio

    Lo que ha quedado claro tras ocho semanas de huelga, que tanto al gobierno,cualquier partido politico y medios de comunicacion en general, les importa muy poco o nada la JUSTICIA ORDINARIA. Solo les importa el control politico de la justicia,TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL. Uno de los principales objetivos del nuevo gobierno es un PACTO POR LA JUSTICIA¿que justicia? sin lugar a dudas la justicia que a ellos le interesa LA POLITICA,ya que el funcionamiento del dia a dia de los juzgados no les interesa para nada.

  30. YO TAMBIEN ESTOY EN HUELGA EN OVIEDO

    ME ALEGRA VISITAR ESTE BLOG Y VER QUE EL SENTIDO GENERAL ES EL MISMO QUE YO TENGO: NO VAMOS A CEDER, NO NOS VAN A TOMAR EL PELO, ..PORQUE TENEMOS RAZON, PORQUE SOMOS FUNCIONARIOS-PERSONAS, RESPONSABLES QUE NOS TOMAMOS NUESTRO TRABAJO EN SERIO (POR MUCHO QUE EL .. BERMEJO LO NIEGUE), QUE EN GENERAL CUMPLIMOS Y MAS CON EL HORARIO ESTABLECIDO Y CON LAS FUNCIONES QUE LEGALMENTE NOS CORRESPONDEN, PORQUE SI ALGO NO FUNCIONA ES PORQUE LA PARTE MAS ALTA DE LA JEFATURA NO FUNCIONA Y NO ES DE RECIBO QUE NOS LO ACHAQUEN. EN DEFINITIVA, COMPAÑEROS EN HUELGA, SEGUIREMOS HASTA QUE HAGA FALTA Y EL MINISTRO CORRESPONDIENTE NOS TOME EN SERIO Y CONSIGAMOS NUESTRA JUSTA REIVINDICACION, QUE YO CREO QUE CUANTO MAS TIEMPO TARDEN EN DARNOS LO QUE PEDIMOS, MAS TENEMOS QUE MANTENERNOS FIRMES EN NUESTRA PROPUESTA YA EFECTUADA: 200 EUROS. UN SALUDO A TODOS MIS COMPAÑEROS Y A LOS QUE NOS MUESTRAN SU APOYO. ANIMO. ESTA HUELGA LA VAMOS A GANAR.

  31. Otro Gabriel

    Estoy en parte de acuerdo con DESDEFUERA; en lo relativo a que, como suele decirse, “somos pobres hasta para pedir”. Nuestra reivindicación inicial debió de ser desde el principio la igualdad salarial, sin poner cifras, y puestos a pedir una cifra, pues la misma que cobran los andaluces que son alrededro de 350 € mas que nosotros. A par tir de ahí, a negociar, y seguramente habríamos conseguido más de 200.

    No estoy de acuerdo en cuanto al absentismo. Es cierto que los funcionarios de justicia no tenemos control horario (lo cual no es culpa nuestra) y eso propicia que se haga un horario flexible, lo cual no implica que no se haga el trabajo. Es cierto que en ocasiones hacemos diligencias de caracter personal en horario de trabajo, pero eso no supune que no hagas el trabajo, porque ese trabajo lo tendrás que hacer por la tarde, o icluso actuaciones que deben hacerse por la noche, se hacen, y nadie nos paga por esas horas extras o nocturnidad. Por otra parte, cuando estamos de guardia y nos toca el fin de semana, trabajamos hasta 12 días seguidos sin descanso. Por eso al Ministerio/tro no le interesa poner los relojes en funcionamiento, por que las horas sí se hacen, aunque no todas sean en el horario típico; y además de ese modo puede acusarnos de absentistas.

    Un saludo.

  32. gregorio

    En Palma llevan puestos los relojes dos años aprox. para el control horario, pero sin funcionar ¿a quien le interesa que no funcionen? ¿por que el ministerio no los pone en funcionamiento? ¿que normativa sobre horario se aplicara? Tal vez el Sr Ministro no tiene respuesta a ninguna de esas preguntas,ni a otras muchas a las cuales le corresponde a Él dar respuesta y soluciones y no descalificar gratuitamente a los funcionarios.

  33. Gely (Avilés)

    Gracias Sevach, estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, llevo trabajando en esta Administración 12 años, como todos mis compañeros empecé muy motivada, con ganas de aprender y estoy segura que me adapto a cualquier nueva tecnología. Trabajé en la empresa privada antes de ser funcionaria de Justicia durante 10 años, de administrativa, y al menos en todas las empresas que estuve me reconocieron el trabajo y me pagaban en relación al mismo. Es imposible justificar la diferencia salarial existente entre las diversas autonomías, así como los medios a disposición de los funcionarios, en ningún sitio del mundo cobra menos un funcionario del Tribunal Supremo que uno de un Registro Civil o de un juzgado normal. No se puede entender el porqué la Administración del Estado es la que menos paga y la que peores medios pone a disposición de sus trabajadores, comparar los ordenadores del País Vasco con los de Asturias por ejemplo, es de risa.
    Al Señor Bermejo decirle que me parece un “TRISTE”, y si fuera ministro del PP saldría todos los días en El País, La Cuatro, La Ser …. como el ministro más facha del gobierno. Si quiere sancionar a algún funcionario que empiece por su mujer, funcionaria que estando de baja apareció a su lado tan fresca y dando saltos.
    Esta Huelga la vamos a ganar porque tenemos razón.

  34. mercedes

    Si no fuera por la gravedad de la situación que personal e institucionalmente genera la huelga, podría decirse que es gracioso oir hablar a un Fiscal de ….¡ CUMPLIMIENTO DE HORARIO !

    Si , como se rumorea, es confirmado el Sr. Bermejo como ministro de Justicia….¡cuánta razón tenían los que hablaban contra el voto útil!

  35. Mariana

    He de confesar que, cuando convocaron la huelga indefinida ,yo, que jamas antes habia hecho huelga, fui a trabajar. Nos llegaban, via Fax, comunicados de los sindicatos informando dela incidencia en la provincia,porcentaje de participacion y resultados de las negociaciones, nuevas propuestas, etc….Algun dia suelto, por aquello de hacer bulto en lo que a estadisticas se refiere, nos turnabamos las 4 compañeras (he de decir que mi destino es una agrupacion de secretarias de Juzgados de Paz).
    Despues vinieron las elecciones y el paron que ello supuso, pues nada mas se ha vuelto a oir de negociaciones, ni ofertas, ni convocatorias de mesas. Pero fue justo en ese momento en el que yo me dije: “esto no tiene vuelta atras, ahora no podemos parar. ¡ Chiquita! ¡ A la huelga!
    Hay quien me mira con un aire de benevolencia, como diciendo:” ¡Que ingenua! ¿Creera acaso que van a conseguir algo sustancioso? Lo que esta claro es que se quedara sin percibir los dias que no vaya a trabajar”
    Pero yo sigo porque, si bien en los pueblos estamos un poco -bastante- desconectados de los juzgados de 1ª Instancia e Instruccion, no digamos de Audiencias y Tribunales, tambien es cierto que aqui, ademas de exixtir esa discriminacion salarial, que pretendemos enmendar, nos encontramos con que ni siquiera tenemos medios materiales para poder trabajar como hoy en dia trabaja cualquiera. Nos han apartado al callejon mas inmundo de la localidad, con un acceso dificilisimo, lleno de escaleras y cuestas por cualquiera de las calles que elijas para llegar. No tenemos maquinas de escribir, ¿que decir de ordenadores? Mucha veces nos han traido boligrafos de propaganda y….paro, porque seria el cuento de nunca acabar. No hablemos de esa ambig¨edad que existe en el reglamento que no deja perfectamente delimitadas las funciones de cada cuerpo y, en definitiva, hacemos,- yo al menos- lo que nos corresponde y lo que no. Y eso, nadie lo ve, ni siquiera los compañeros. Y, al final de mes, cada cual cobra conforme a la oposicion que aprobo y no hay modo de que tu esfuerzo,ni tu valia, ni tus conocimientos, te sean recompensados de ninguna manera. ¿Que incentivo puede tener un funcionario al que jamas nadie le reconoce nada?
    Hoy luchamos por la equiparacion salarial para evitar ese agravio comparativo que existe con respecto a otros compañeros que tuvieron otra “suerte”. Se nos ha contestado que somos poco eficientes, que no sabemos manejar no se que p rogramas, que deberemos aprender, que eso supondra un coste, que deberemos “cumplir” mejor el horario etc….Supongo que tendran que empezar por dotar a todo el mundo de un minimo de medios para poder trabajar, no vaya a ser que, como algun compañero que conozco, nos toque pagar el recibo de la luz para evitar que ,la electrica correspondiete, te corte la luz.
    Yo sigo porque me parece justo lo que pedimos y que, -dejando aparte el caos que hoy se esta organizando-el eterno retraso de la Justicia no puede achacarse a los funcionarios. ¿Quien hace las leyes? ¿Quien permite que los procedimientos sean tan largos? Que empiecen por cambiar eso.
    Un saludo

  36. DESDE ASTURIAS

    Está claro que Bermejo está apoyado por la cúpula y por eso se siente fuerte y nos insulta constantemente. Yo creo que tienen miedo de que detrás de nosotros les vengan otros sectores pidiendo retribuciones por igual trabajo. Pero si no recuerdo mal, un tal ZAPATERO se llenó la boca en los mítines de una frase muy bonita: A IGUAL TRABAJO, IGUAL SALARIO. Ya lo vemos, amigo, ni un mes te ha durado la credibilidad. ¡Que no nos pase nada en estos cuatro años!

  37. J. LUIS PALMA

    Mi más sincero agradecimiento a Sevach por estos artículos. A estas alturas del conflicto en el que a los funcionarios empiezan a flaquearnos las fuerzas, escritos como el suyo, Sr. Sevach, nos devuelven ánimos para seguir con esta lucha y decidirnos a no tirar por la borda el enorme esfuerzo y sacrificio que supone para nosotros esta huelga.

    Sentimos vergüenza ajena cada vez que el Sr. Bermejo abre la boca y digo esto porque todos sabeis que el Sr. Ministro pertenece a la carrera Fiscal y, por tanto, habiendo sido parte activa de la Administración de Justicia nos resulta grotesco que venga haciendo declaraciones sin orden ni concierto y sin ningún sentido. Tanto es así que, estando yo destinado en un órgano formado por profesionales de su misma carrera, éstos no entienden como se puede llegar a estos extremos.
    Si se me permite, quiero insistir en algunos puntos.

    1º.- Somos un colectivo sobradamente preparado para el trabajo que desempeñamos, a pesar de lo que diga nuestro “Jefe Superior”.

    2º.- El control sobre el cumplimiento del horario compete al Ministerio exclusivamente, por lo tanto, hágalo cumplir si tanto interés tiene usted en ello. No tenemos ningún inconveniente en ello.

    3º.- El desafortunado comentario sobre el absentismo laboral en la Administración de Justicia se produce siempre por causas fundadas y probadas documentalmente mediante los oportunos partes de baja. Por lo tanto, si el Sr. Bermejo equipara el concepto de absentismo al hecho de que alguien tenga una gripe o se tenga que someter a una intervención quirúrgica, quizás tendría que tomar algunas clases de lengua española o bien leerse el diccionario.

    4º.- Los funcionarios llevamos años, mejor dicho, desde siempre hemos tenido que apañarnos con los escasísimos medios que se han puesto a nuestro alcance para desarrollar con efectividad nuestra labor. Por lo tanto, una vez más, quién debe procurarnos medios fiables es usted Sr. Ministro.

    5º.- Nuevas tecnologías??? El día que las veamos en la Administración de Justicia Sr. Ministro, entonces ese día y sólo cuando usted nos dote de las mismas, hablaremos. Mientras tanto, aún existen muchísimos juzgados que para poner un fax tienen que irse a otro lugar para hacerlo.

    6º.- Por último, el perjuicio que el Sr. Bermejo está causando con su actitud es muchísimo mayor que los perjuicios que se están causando por la huelga en sí. La dejadez y pasividad hacia nosotros queda patente cada día que pasa sin que se llegue a una solución negociada de este conflicto.

    NOSOTROS, LOS FUNCIONARIOS, LE HACEMOS A USTED DIRECTAMENTE RESPONSABLE DEL INCIPIENTE CAOS QUE SE ESTÁ PRODUCIENDO A NIVEL NACIONAL POR ESTA HUELGA Y LE HACEMOS RESPONSABLE DE EMPEORAR DE MANERA PREMEDITADA LA YA DE POR SI MALTRECHA IMAGEN DE LA JUSTICIA EN ESTE PAÍS. Y LE HACEMOS RESPONSABLE POR PRETENDER DAÑAR NUESTRA IMAGEN DE TAL FORMA QUE NOS SENTIMOS INSULTADOS Y MENOSPRECIADOS.

  38. Desde Palma

    Si hoy no se llega a un acuerdo para desconvocar la huelga…….¿no será que al Ministro le va la marcha?,,,,,,,,,,,.
    ZP ¿por qué no cambias al Ministro?. Bermejo no ha hecho ni una bien y ahí continúa. Así va este país con este gobierno. Compañeros, si no nos dan lo que pedimos de justicia, a continuar en huelga………Animo

  39. jancor

    Estoy encantada con todos los comentarios que estoy leyendo y antes de nada agredecer las muestras de apoyo, puesto que después de dos meses de huelga, a algunos nos hace falta que nos levanten el ánimo.
    Precisamente hoy cumplo 20 años trabajando en la Administración de Justicia, he estado en varios destinos diferentes, concretamente 5, y en todos ellos me he encontrado con lo mismo, es decir, que todos los funcionarios realizamos funciones que no nos competen y en relación a esto yo me pregunto cómo los Sindicatos, no realizan una nota de prensa en la que pongan de manifiesto y con claridad a la opinión pública, (sobre todo a los ciudadanos afectados con nuestra huelga) para que de una vez por todas conozcan que la Administración de Justicia sigue adelante gracias a los funcionarios y no a los Secretarios y Jueces como dice el Sr. Bermejo. Los Sindicatos debería explicar claramente cuáles son las funciones que tenemos encomendadas en el Reglamento y cuáles son las que verdaderamente realizamos y todos sabemos, como por ejemplo, hacer las comparecencias nosotros solos y lo que me parece más vergonzoso que eso es hacer la mayoría de los autos que no nos corresponden, y pese a ello tenemos que soportar que gente por la calle nos diga que somos unos vagos y que demasiado se nos paga. Yo, me incorporé a la huelga en la segunda semana pero ahora no pienso abandonar, tenemos que resistir como los compañeros de Soria que ya se me ha olvidado los días que llevan encerrados.
    Otro apunte que me gustaría hacer es que una vez finalice la huelga y nos incorporemos a nuestro puesto de trabajo todos deberíamos cumplir el reglamento a rajatabla para que todo el mundo se diera cuenta de lo que valemos y de lo importante que somos aunque no lo quieran reconocer. ANIMO A TODOS Y QUE TENGAMOS SUERTE.

  40. ¿ Dónde está Mariano Fernández Bermejo?

    Con una opinión pública escandalizada por la cadena de errores que ha permitido que no esté en la cárcel el criminal de larga trayectoria y con condenas pendientes de ejecución, y que ha coronado su ejecutoria asesinando a una niña.

    Con una opinión pública escandalizada porque en un mes el Gobierno no haya solucionado aún una huelga que está afectando gravísimente el funcionamiento de la Administración de Justicia. Por cierto, hay dinero para negociar con CiU y el PNV, pero no hay dinero para pagar a los funcionarios discriminados por razón del territorio donde trabajan.

    Con una Justicia con el prestigio bajo cero, el Ministro de Justicia está desaparecido. Tenía tiempo para dar mítines en Murcia en campaña electoral, pero no tiene tiempo para dar la cara.

    ¿ Se atreverá Zapatero a confirmar en el puesto a este sujeto, apellidado Fernández Bermejo, alias, Bermejinsky el de los pisos?

  41. Otro Gabriel

    Está de caza en una finca de Badajoz.

  42. A.M.SOMAR

    CUANDO ME DESPERTÉ DE MI INQUIETO SUEÑO, ME ENCONTRÉ EN LA CAMA, CONVERTIDO EN UN INSECTO GIGANTE… MIS MULTIPLES PATAS SE AGITABAN ANTE MIS OJOS SIN TON NI SON, Y LOS PLEITOS QUE CUBRÍAN MI DURO CAPARAZÓN SE DESLIZABAN AL SUELO CUAL VIEJO COBERTOR, … ¿ QUÉ ME HA PASADO ?, PENSÉ.

    ANTES DE MI METAMORFOSIS ERA UN FUNCIONARIO DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, Y ORGULLOSO DE SERLO… PERO TODO HA CAMBIADO, COMO MI ASPECTO. ¿ QUÉ ME HA PASADO?.

    QUIZÁS SEA UNA DEPRESIÓN, O TAL VEZ NO SEA YO MISMO.
    ¿ CUALES SON LAS CAUSAS DE MI MAL ?
    ¿ES UNA ENFERMEDAD?, ¿ ES PELIGROSA?.

    INICIÉ UNA HUELGA LABORAL, LA MANTENGO, LA DEFIENDO, LA PROMUEVO… Y, QUIZÁS, EN SU VIRTUD, AHORA SOY UN SER REPUGNANTE, VAGO, ABSENTISTA IGNORANTE, INCAPAZ, INCOMPETENTE, INDIGNO DE LA FUNCIÓN PÚBLICA.

    MI FAMILIA, ALARMADA CONSULTÓ A UN ESPECIALISTA, QUIEN, DESPUES DE MÚLTIPLES PRUEBAS, MANIFESTÓ PREOCUPADO QUE PADECÍA LOS EFECTOS DE LA EPIDEMIA BERMEJIA TOTALITARIS.

    RECETÓ, NO MUY CONVENCIDO, UN COMPRIMIDO DE BLOG SEVACH CON LA LECTURA DE CADA PERIÓDICO QUE ATRAPARAN MIS PATAS, Y VASELINA, MUCHA VASELINA.

    … MI ESPÍRITU ESTÁ EN CALMA, Y TODO SE DESLIZA MEJOR.

  43. Sevach

    ¡Buena inspiración de la Metamorfosis kafkiana de Gregorio Samsa!.
    Por otra parte, leo en El diario La Nueva España de hoy, un artículo de Carlos Carnicero ( a quien debemos suponer bien informado por su entorno ideológico) en el que señala que el Ministro Bermejo aguantará en el cargo por el compromiso personal del Presidente Zapatero contraído al tiempo de nombrarle, y en cuya virtud parece ser le prometió la renovación del cargo. Aquí debemos preguntarnos:
    a) ¿Acaso no juraron o prometieron al tomar posesión, tanto el Presidente como el Ministro, acatar la Constitución y entre dichos postulados no está asegurar el servicio público y garantizar el derecho a una remuneración digna?
    b) ¿Acaso el principio del “rebus sic standibus” no se aplica en política, de forma que si un nombramiento se apoya en unas presunciones – eficacia, capacidad resolutiva- debería ser revocable si una huelga incontrolada y justa prueba lo contrario?.
    c) ¿Puede hablarse de conflicto legítimo entre la palabra de una persona o compromiso de mantener en un cargo, y el interés general en el servicio público el particular de los 9000 funcionarios de justicia?.

  44. A.M.SOMAR

    AMIGO SEVACH, AMIGO:

    EN RESPUESTA A:

    a) JURARON, PROMETIERON, DIERON PALABRA DE HONOR Y PUSIERON AL CIELO POR TESTIGO… PERO, ¿ QUÉ ENTIENDEN POR ASEGURAR EL SERVICIO PÚBLICO ?, ¿ QUÉ ENTIENDEN POR REMUNERACIÓN DIGNA?.

    b) DEBERÍA SER REVOCABLE, DESDE LUEGO, PERO ELLO SIGNIFICARÍA RECONOCER LA EQUIVOCACIÓN EN EL NOMBRAMIENTO DEL ELEGIDO, LO QUE SERÍA ASUMIR UNA RESPONSABILIDAD A LA QUE NO ESTA DISPUESTO ÉSTE, NI NINGÚN OTRO PRESIDENTE HABIDO Y POR HABER EN LA MONCLOA.

    c) LA TOTALIDAD DE LOS COMENTARIOS LLEVADOS A TU MARAVILLOSO BLOG RESPONDE A LA PREGUNTA.

  45. J. LUIS PALMA

    “La capacidad de resolver un conflicto sin lucha es lo que distingue al prudente del ignorante”, afirma Sun Tzu.

    Aquéllos que, en su día, prestaron juramento de desempeñar bien y fielmente su cargo acatando la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico, debían ante todo reunir una serie de cualidades innatas al cargo para el cual fueron propuestos, al margen, de su ideología o su formación. Pues la Prudencia en política es sinónimo de inteligencia (la realidad demuestra no ser siempre así).
    Así pues, los clásicos la definieron (la prudencia) como el arte de obrar bien en cada caso. Dicha cualidad sólo se adquiere cuando se tiene un claro conocimiento de la realidad, así como del propio conocimiento.

    Confucio reivindicaba la conducta prudente como parte fundamental de la inteligencia, al tiempo que se preguntaba: “¿Cómo puede haber hombres que obren sin saber lo que hacen?”. Desgraciadamente, haberlos……haylos.

    El aludido principio “rebus sic standibus” es, a mi juicio, aplicable en todo momento y sobre todo en política. Pues la imprudencia y la falta de inteligencia desvirtuan las presunciones que avalaron dicho nombramiento.

  46. Yo añado a las preguntas de Sevach, ¿ tiene el señor Zapatero facultades adivinatorias? ¿ Tenemos un Presidente tan osado que promete a un Ministro nombrado un año antes de las elecciones del 9 de marzo, que seguiría en el cargo después de dichas elecciones?.Acertó ZP, porque ganó, pero es un ejemplo de su carácter. Él que habla tanto de respeto por las formas, menudas formas las de un Presidente que nombra Ministros para varias legislaturas, como nombró al señor Bono Presidente del Congreso antes de las elecciones. Eso es respeto por el poder legislativo. Sí señor. Eso son formas y talante. O sea, lo que criticaba de Aznar, lo hace él en los mismos términos.

    Asusta pensar que el señor Bermejo ha sido fiscal durante más de treinta años. Es un personaje profundamente sectario, y si él sigue de Ministro, sabemos lo que espera al Poder Judicial en estos cuatro años: reformas con un solo objetivo, doblegar lo máximo posible a dicho poder frente al Gobierno.

  47. J. LUIS PALMA

    Estoy de acuerdo, es más, la continuidad de Bermejo al frente del Ministerio de Justicia confirmaría la continuidad de la pasada legislatura, caracterizada por las palabras, el talante y el diálogo, pero carente de hechos concretos y resultados. Sólo palabras.

  48. Mariana

    Bueno, ya esta todo a punto de terminar. Mañana se somete a Referendum el proyecto elaborado en el dia de ayer. Los de Madrid, organos centrales, pueden ir a votar al salon de actos del Tribunal Supremo de 9,30 a 16.
    ¿Que ocurre con el resto de funcionarios? Segun he leido hay un plazo de 48 horas para la celebracion de dicho referendum y la comunicacion al Ministerio de Justicia. Me estoy temiendo que a algunos pobres diablos, mas pobres que otros, nos quedemos sin emitir nuestro voto. Trabajo en un Juzgado de Paz y nadie nos ha comunicado nada. Ni una nota informativa. Yo no quiero que nadie decida por mi. Acatare lo que diga la mayoria, pero quiero que, en este preciso momento, se cuente conmigo igual que cuando me convocaron para la huelga.
    Tengo muy claro, desde ya, que mi trabajo despues de estos dias va a ser un poco mas limitado. Esta muy bien eso de ser buenos compañeros y por ello, siempre hice todo lo que en mi mano estaba para que el trabajo saliera y jamas dije a nadie “vuelva usted mañana”que mi compañe@ esta tomando cafe, o de vacaciones o de baja y esto a mi no me corresponde.Me sentia bien sabiendo tocar todos los palillos. ¿Que importaba que a final de mes mis compañer@s cobraran hasta 400 € mas que yo? Pero esta huelga me ha hecho cambiar despues de 24 años de servicios.
    Soy una pieza mas del engranaje, hago bien mi trabajo, voy a seguir haciendolo, pero no mas del que me corresponde.
    Ha sido preciso dejar los despachos atascados para que se dignasen reparar en nosotros. Al final no vamos a conseguir todo lo que pediamos. No ha valido el slogan de “Ni un euro menos, ni un paso atras”. La gente esta cansada, el dinero se acaba. Lo se, lo se….Vamos a conseguir acercarnos un poquito mas, pero nadie habla mas que de dinero. Y hay tantos puntos que se podrian haber reivindicado!

  49. gijonudo

    La huelga no se acaba. Está ganando el no en todas partes.

  50. Sevach

    Finalizado el referendum, malos tiempos corren para los funcionarios, el Ministerio y para la justicia. Solo veo la salida que indico en:
    http://www.contencioso.es/?p=659#more-659

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: