Libros y Jornadas

Muerte en el Ministerio

muerte en el MinisterioNo solo de Derecho vive el hombre, sino también del ocio, así que acabo de leer de un tirón la novela “Muerte en el Ministerio” (M. Delbal, 2014, Editorial Amarante) que enlaza con la tradición de las novelas clásicas de suspense (Agatha Christie, George Simenon, P.D. James, etc). No se trata de una novela experimental, confusa ni repleta de casquería. Al contrario, se trata de una obra lineal, clara y artesanalmente escrita que lleva al lector al mundo de la Administración Pública.

El título “Muerte en el Ministerio” recuerda otros de similar factura típicos de la narrativa policíaca (“Muerte en la Catedral”, inspirada en la muerte en Canterbury de Tomás Becket, en el siglo XII; “Muerte en la Universidad”, Susana Gregory; o “Muerte en el Nilo”, de Agatha Christie).

Sin embargo la originalidad de esta brillante obra radica en que supera la novela policíaca para adentrarse en un nuevo género de novela, el thriller-burocrático.

El eje de la trama radica en el asesinato de un Secretario de Estado en su despacho ministerial, y de la mano de dos policías se van mostrando con habilidad y conocimiento de causa los mundos que tienen por eje concéntrico a la víctima.

El sórdido mundo de la política y su navajeo para conseguir cargos y prebendas (cebado en lo que califica de “políticos de salón”). El territorio burocrático de personal eventual y funcionario, que se mueve en la órbita de los altos cargos (promociones, cafelito funcionarial, recortes retributivos, contratos de alta dirección, etc). Y como no, el perfil psicológico de todos ellos (motivaciones, vínculos familiares, actitudes, etc) está trazado magistralmente y extendido a todos los personajes de la obra (cargos políticos, funcionarios y policías).

SECCIÓN: LIBROS DEL FIN DE SEMANA
SECCIÓN: LIBROS DEL FIN DE SEMANA

Por esa senda, la novela con un tejer y destejer de hipótesis e investigaciones, y ante un amplio panorama de sospechosos, dado el perfil desagradable de la víctima (tanto como persona egoísta en lo personal como político que hostigaba a los funcionarios) nos lleva ante un desenlace inesperado y redondo.

Nos encontramos ante una bella novela de engañosa ficción, pues aunque personajes y situaciones son ficticios, provoca en el lector la sospecha de que son crudamente reales las miserias del poder público que son el telón de fondo de la trama. La autora nos ofrece “Tres en uno”: suspense, sentimientos y crítica social.

En suma, una lectura recomendable de literatura sobre el mundo burocrático que podéis adquirir aquí (impreso o ebook), que se suma a otro título que comenté anteriormente (“Interino”, Javier Iribarren), género naciente, en el que por mi parte contribuí con el microrrelato de humor mas corto del mundo titulado “Alcaldes y Jueces”, y que os invito a releer.

2 comments on “Muerte en el Ministerio

  1. Un historia real sobre esa temática es la que hemos vivido en León con el asesinato de la Presidenta de la Diputación, también llevado ya a la “literatura”, aunque de momento creo que no como novela…

    Me gusta

  2. Pingback: “Muerte en el Ministerio” reflejo literario de la actualidad más oscura | ACALANDA

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: