Actualidad e-administración

Para que los jueces en red no se enreden: Dictamen de la Comisión de ética

Ha emitido el pasado 25 de febrero de 2019 la Comisión de Ética del Consejo General del Poder Judicial un dictamen sobre la intervención de los jueces en redes sociales y sus límites. El informe es valioso, correcto, serio, riguroso y ecuánime. Admite la libertad de expresión del juez y la acompasa con la necesaria prudencia, tanto para velar por la imagen de la Justicia, como para no hacer peligrar su imparcialidad.

Aquí está el dictamen, que curiosamente me da la sensación de Jourdain, el burgués gentilhombre, de la obra de Molière, cuando le enseñan la diferencia entre hablar en verso y hablar en prosa y profiere: “¡A fe mía! Más de cuarenta años hace que me expreso en prosa sin saberlo. Os estoy agradecidísimo por habérmelo enseñado!

En fin, basta asomarse al Ideario de este blog (colocado hace diez años como Quince preguntas frecuentes), y creo que al igual que la Salamandra pasa entre el fuego sin quemarse, he conseguido sobrevivir estos 12 años de bloguero con toga. El secreto se encierra en siete claves:

  • No aceptar ofertas comerciales ni publicidad de pago.
  • No tolerar salidas de tono ni politiqueos, ni trolls.
  • No comentar sentencias propias ni de la órbita del órgano de pertenencia.
  • No criticar personas en cargos públicos sino comentar desde perspectiva jurídica su producto, ya sea norma, sentencia o acto administrativo.
  • No atender consultas jurídicas (para eso están los abogados).
  • No verter afirmaciones, comentarios o fotografías que resulten zafios, ofensivos o indignos de la función pública.
  • No intervenir en las redes sociales al hilo de los post mas allá de lo imprescindible y siempre en términos de coherencia jurídica.

El resultado es el blog que me ha permitido egoístamente tener que estar al día en derecho público y que me ha reportado jugosísimas ganancias en términos de amigos genios y geniales,  y de aprender muchísimo de los comentaristas y otros blogueros. Especialmente gratificante resulta saber que hay infinidad de jueces estadounidenses en tribunales de circuito con blogs e incluso algunos magistrados del Supremo , sin olvidar que en España contamos con una valiosísima biblioteca jurídica, alimentada por abogados, académicos y otros juristas del siglo XXI que puede encontrarse en el Directorio Temático de Blogs jurídicos españoles.

Así que, felicito sinceramente a la Comisión de Ética por marcar senderos, que falta hacía. ¡Y agradezco a mis lectores que me sigan!… un placer auténtico.

3 comments on “Para que los jueces en red no se enreden: Dictamen de la Comisión de ética

  1. Anónimo

    O sea, que seguimos

  2. Contencioso

    No es que hayas conseguido sobrevivir, es que has pasado con nota, y no es sólo mi opinión sino la de todos los que te conocen. Aunque bien sabes que en muchas cosas de fondo en la perspectiva del derecho no coincidimos, ojalá hubiera mas Jueces y compañeros como tu, dentro y fuera de la Sala. Sigue ahí, que nosotros aquí estaremos. Un abrazo y a ver cuando coincidimos, que te prodigas poco por estas tierras.

  3. Fernando

    Señor Jourdain, perdón señor Chaves, he de decirle que el dictamen de la Comisión de Ética a usted le sobra y seguramente su longevo blog ha servido y sirve de modélico paradigma y faro referencial a otros profesionales de la Justicia. La función pedagógica del blog es indudable, indiscutible, y los comentarios de sus lectores lo demuestran porque en muchos de ellos le agradecemos que nos amplie el conocimiento de la Ley y el Derecho.
    Lo que es cuanto menos curioso es que el dictamen se produzca en un momento y contexto en los que ha habido y hay una importante polémica creada por concretos procederes ante y por determinadas sentencias de los diferentes órdenes jurisdiccionales que han suscitado abundantes críticas y comentarios de profesionales del Derecho y naturalmente de la Justicia de los que se han hecho eco los medios de comunicación y las redes sociales.
    Y me pregunté ayer en su blog y lo sigo haciendo si además de una llamada a la prudencia dirigida a jueces y magistrados en su libre ejercicio de expresión y comunicación, no habrá en dicho dictamen una intención latente, subreticia de o un llamamiento no manifiesto a refrenar ese ejercicio de libertad de expresión (de manera que no se siga alimentando la polémica aludida – que por cierto ya tiene su propia dinámica imparable), o a aconsejar un silencio con visos de aparentemente autoimpuesto, aunque mas bien sea indirectamente inducido o exigido.
    Al menos tantas referencias a la prudencia, a la moderación, a la cortesía, al cuidado de la apariencia de imparcialidad, integridad e independencia, etc en mi suscita cierta suspicacia haciéndome ver o provocándome espejismos de segundos y oscuros propósitos.
    Por otro lado, me extrañaría encontrarme con miembros del Poder Judicial que no actúen habitualmente siguiendo esos principios éticos; y especificamente de la lectura de su blog no puedo decir cosa distinta en los años que lo llevo leyendo. De ningún modo, su lectura me ha inducido a dejar de tener confianza en los tribunales de Justicia, en la integridad, independencia e imparcialidad de jueces y magistrados pero sí a ser crítico con las sentencias (que en no pocas ocasiones portan votos particulares con los que suelo estar más de acuerdo que con el mayoritario).
    Por último, y en cuanto a la “cortesía” a que se requiere en el dictamen, si no es entendida tal y como se define en la primera acepción de la RAE sino como sinónimo de educación y respeto, vale. Particularmente lo señalo porque hay opiniones que deben ser criticadas sin cortesía aunque sí con educación; y para ejemplo el ‘rapapolvo’ del señor Chaves a un comentario de un anónimo y funcionario interino en el artículo anterior de 4/3/2019.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: