Mes: octubre 2016

SONY DSC
De urbanismo y medio ambienteProcesal

Impotencia probatoria de los planes urbanísticos: ni documentos públicos ni los informes asumidos son reglamentos

perder un litigioAl igual que la vieja canción nos avisaba de tribus ocultas cerca del río, a veces el Supremo nos regala sorpresas en terrenos pacíficos, como el ofrecido por la reciente Sentencia de la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo de 24 de Octubre de 2016 (rec.53/2016) relativa a la impugnación de actuación urbanística, que aquí está completa, pero que nos ofrece dos curiosas perlas sobre la calificación como reglamentos de los planes urbanísticos. Si son perlas negras o blancas, el tiempo lo dirá. De momento merece una reflexión desde la sana crítica. Leer Más

libross
ContenciosoLibros del fin de semana

Cartas a estudiantes de derecho: brillantes y utilísimas

cartasEn su día ofrecí la Carta de Lincoln al maestro de su hijo, deliciosa, breve y útil. Dando un salto cualitativo, pues ahora vendrá referido a estudiantes de derecho, y cuantitativo, pues ahora se trata de reflexiones y consejos amplios, aquí están las Cartas a un estudiante de derecho, del profesor universitario Miguel Carbonell (experto en filosofía del derecho, en derecho constitucional y en la práctica forense), que resultan sumamente amenas, reflexivas y punzantes, pero sobre todo, útiles para los estudiantes de derecho de cualquier Universidad, porque la problemática del estudio del derecho ofrece un común denominador para todo jurista de todo país.

Me encantan los consejos a los largo de los dieciséis capítulos (la importancia del esfuerzo; valorar a quien te valora con rigor y no a quien regala las calificaciones; el abogado no nace sino que se hace, estudiar mas allá de apuntes y asomarse con curiosidad a los recursos bibliográficos; utilizar la tecnología; ampliar el horizonte cultural hacia la literatura, el cine y las artes; hábitos de estudio; primar el análisis frente a la memorización; adoptar hábitos de lectura activa y crítica de lo que el profesor les ofrece; formarse para formular alegaciones y argumentar, etc) y más me hubiese encantado haberlo sabido cuando comencé a estudiar Derecho.

Además salpica la exposición de oportunas citas y me encanta la de Tolstoi:

Todos piensan en cambiar el mundo pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

Por eso, encarezco su lectura tanto a quienes estudian derecho como a los que son graduados. No tiene desperdicio.

Espero que las disfrutéis como yo lo he hecho, y vaya por delante mi agradecimiento al Doctor. Aquí lo tenéis.

Y como complemento recomiendo mi viejo Kit de supervivencia para abogados.

Featured Image -- 955888
Contencioso

Estudiando el modelo actual de universidad pública

La Universidad siempre está viva, con problemas y retos, pero siempre con soluciones….

Fiscalizacion.es

img_0182 Con José Ramón Chaves en las 34 Jornadas de Gerencia Universitaria

Hace 10 años escribía en Expansión (25-10-2006) una tribuna que comenzaba señalando el extenso Informe de la Cour des Comptes de Francia que fiscalizaba la actividad científica en las universidades galas. Se cuestionaba que, siendo Francia la cuarta potencia mundial en gasto público de investigación (detrás de Estados Unidos, Japón y Alemania) era, sin embargo, la quinta (tras el Reino Unido) en volumen de resultados o de impacto en la comunidad internacional. Los auditores franceses concluían que la explicación era su modelo de gestión (¡tan parecido al nuestro!) que estaba necesitando de una profunda revisión, frente al más ágil de los científicos británicos, poco partidarios de la regulación pormenorizada o de los múltiples formalismos y más centrado en la evaluación de eficacia y eficiencia.

Hoy, la Universidad española está sumida también en nuevos y variados retos de su modelo…

Ver la entrada original 772 palabras más

aguero
De Jueces y la Justicia

El Constitucional resucita al juez Serrano

Acaba de ser noticia que el Tribunal Constitucional ha dictado sentencia y declarado la inconstitucionalidad de la inhabilitación por diez años, del tristemente célebre juez Serrano por haberse extralimitado el Tribunal Supremo sobre la extensión de la condena de inhabilitación, y que determinó la fulminante pérdida de su condición de juez.

Recordemos que el crimen fue adoptar la medida de otorgar un permiso al abuelo de un niño para que el niño pudiera salir en una procesión de Semana Santa pese a la oposición de su madre, en situación de divorcio (“caso del niño cofrade”).

Mas allá de la, a mi juicio, ostensible desproporción entre gravamen (pérdida de la condicion de juez) por el auto dictado (recuerda el dicho de “matar pájaros a cañonazos”), y que comenté en su día en el post invitando a la reflexión (Condena al juez prevaricador: ¿fin de la alimaña o muerte de un ruiseñor?), ahora lo que me preocupa lisa y llanamente es: ¿cómo podemos aceptar una demora de nada menos que cinco años en reconocer un derecho fundamental?, ¿cómo podrán devolverse al juez esos años de vida profesional y de honor e imagen mancillados?… y ello de igual modo que muchísimas otras personas no jueces, o bien ven que se les niega el derecho al amparo institucional por carencia de interés (?), o bien se admite pero se resolverá cuando ya está enterrada la reputación del afectado.

Creo que en palabras del propio Constitucional, del Tribunal europeo de derechos humanos y del carnicero de mi barrio (que sabe mucho derecho sin ser graduado), la justicia que llega tarde no es justicia: es un aullido de lobo a la luna.

Curiosa es la celeridad en promover en su día la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional para frenar la avalancha de recursos de amparo, o la ulterior reforma para impedir la crítica a sus sentencias por otras instancias judiciales.

¿Acaso no urge reformar algo para que la labor del Tribunal Constitucional pase a ser forense (del foro jurídico que da la vida) en vez de “forense” (del mundo médico que certifica muertes)?

legados
Triunfos y homenajes del Derecho Público

Las Siete Maravillas del mundo jurídico… y los horrores, que los hay

murallaSuele decirse que desde la Luna se ve la gran muralla china y me pregunto que se vería de la obra jurídica. Me apetece repescar un viejo post sobre las que representarían, a mi juicio, las Siete maravillas del mundo jurídico, con indicación de algún fragmento literal del hallazgo y el contrapunto de los horrores en el Derecho administrativo español. Adelante…. Leer Más

detencion
ContenciosoDe lo financiero y tributario

El Supremo afina la prejudicialidad penal en el ámbito tributario

taxNo es infrecuente cuando de entramados de fraude fiscal empresarial se trata, que existan actuaciones paralelas por parte de la administración para liquidar y sancionar por conceptos tributarios, así como por la justicia penal por posible delito de falsedad, maquinación o defraudación.

El principio general es que si conoce el juez penal de los mismos hechos que amparan las actuaciones administrativas, éste procedimiento debe paralizarse. Y si se declaran hechos probados en la vía penal, vincularán a la administración, y si la vía penal desemboca en archivo o no declara probados hechos tributarios pues la administración proseguirá su andadura.

Ahora bien, ahora el Supremo estima un recurso de unificación de doctrina ( ¡ albricias!) al encontrarse con que sobre este instituto seguían ruta diferente la Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Para la Audiencia Nacional, si se analizan los mismos hechos en la vía penal, la suspensión es automática e incondicionada. Para el Tribunal Superior de Justicia de Madrid la suspensión solo opera si las actuaciones administrativas comportan una cuantía superior a la que se establece como umbral para el arranque de la responsabilidad penal, en la idea de que si las liquidaciones fueran por cifras inferiores o nimiedades, ninguna influencia tendría lo que se resolviese en vía penal.

Veamos la solución. Leer Más

paso gigante (1)
Lenguaje

Paso de gigante para unificar el estilo de las sentencias

equilibrioHay sentencias judiciales cuya lectura “hiere la vista”, parecen un sudoku o escritas con desprecio a las reglas del orden, la sintaxis y la gramática. Tradicionalmente la forma, lenguaje, estructura y estilo de cada sentencia judicial ha quedado al gusto de cada juez.

Unas sentencias se atrincheraban en arcaísmos (“Debo declarar y declaro…”) y otras abusaban de neologismos; unas utilizaban la letra Times New Roman y otros Tahoma o la primera que tocase; unas sentencias encadenaban subjuntivos y se negaban a utilizar el “punto y seguido” y otras eran telegráficas; unas citaban sentencias por su número y otras por la referencia de la base de datos; la puntuación, fechas y uso de siglas era el reino del capricho; el uso de siglas o cita de fechas era libre… en definitiva, so pretexto de la independencia judicial se dejaba el estilo en manos de cada juez o ponente.

Pues bien, la falta de armonía ha emprendido la senda de la uniformidad. Se ha dado un loable paso firme por la Sala de Gobierno del Supremo que mediante el acuerdo de 19 de Enero de 2016 aprobó la Guía breve del prontuario de estilo para el Tribunal Supremo, donde se abordan criterios sobre la estructura de la sentencia, el uso de lenguaje (Mayúsculas y minúsculas, expresiones numéricas…), como citar sentencias y leyes y uso de abreviaturas o latinismos, así como el formato (uso de negrita, subrayado y cursiva), entre otras cuestiones extrínsecas pero importantísimas.

Aunque es una guía orientativa, seguramente calará poco a poco en todos los órganos judiciales y con ello se facilitará mayor claridad, elegancia y orden en eso tan importante que es una sentencia. Está en juego la transparencia y fuerza de motivación de las sentencias.

Veamos. Leer Más

libertad-delacroix
Luchas, triunfos y homenajes del Derecho Público

Las administraciones sin gobierno mantienen el rumbo

autonomiaEspaña lleva mas de trescientos días con un gobierno en funciones, y hay algo maravilloso que debemos percatarnos y reconocer. Toda la maquinaria de los servicios públicos, de la gestión administrativa, sigue funcionando manejada por la tripulación de empleados públicos. El buque mantiene el rumbo sin almirante. Esa es la grandeza del Derecho administrativo y el legado de la revolución francesa, que permitió separar gobierno y administración. Leer Más

macito
ContenciosoProcedimientos administrativos

El fantasmal Reglamento disciplinario de 1986

crimen-y-castigoEl Reglamento de Régimen Disciplinario de la administración del Estado, aprobado por R.D.33/1986, de 10 de Enero recoge el procedimiento y tipificación de faltas disciplinarias en muy graves, graves y leves, dándose la paradoja de que el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) solo tipifica las muy graves (con silencio respecto de menos graves y leves), aunque declara el principio de reserva legal.

Ante esta situación sigue manteniendo actualidad la alarmante situación de un importantísimo Reglamento cuyo ámbito natural de aplicación y destinatarios es el de la administración del estado y administración local, junto funcionarios de entes dependientes de los mismos, sin olvidar su aplicación supletoria para la administración autonómica. Sin embargo, existe y subsiste la división de criterios de las Salas de los Tribunales Superiores de Justicia sobre una cuestión crucial que brotó hace seis años y todavía no se ha solventado (momento en que comenté el caso y mi particular opinión bajo el título “muerte y resurrección del reglamento disciplinario estatal”).

Se trata nada más ni nada menos de la cuestión de si la tipificación de faltas graves y leves del reglamento disciplinario ha sido derogada por el EBEP con el consiguiente vacío legal, o si por el contrario subsiste vigente hasta que en el futuro se establezcan otras diferentes por norma con rango de ley. La primera tesis (derogación) es la que mantiene la Sala de lo contencioso-administrativo de Valencia, pudiendo citar la reciente Sentencia de de 5 de Julio de 2016 (rec. 305/2013), y la segunda tesis -mayoritariamente seguida por las restantes Salas- es la que mantiene por ejemplo, la Sala de lo contencioso-administrativo de Madrid, pudiendo citar la reciente Sentencia de 4 de Marzo de 2016 (rec. 643/2015)Leer Más

etiqueta
Libros y Jornadas

Errores procesales típicos en lo contencioso-administrativo

sentencia libroSuelo comentar que no hay mayor alegría para un letrado que vencer un litigio sin contar con razón de fondo por el error procesal del contrario (plazo, forma, trámite, etc) de igual modo que no hay mayor disgusto que perderlo por razones procesales pese a contar con la justicia material de su parte. Y además en este último caso es difícil de explicárselo al cliente.

Y es que en los procesos contencioso-administrativos las formas y el procedimiento importan y mucho, cobrando vigencia la canción popular inglesa:

Por un clavo se perdió una herradura,
por una herradura, se perdió un caballo,
por un caballo, se perdió una batalla,
por una batalla, se perdió el Reino.
Y todo por un clavo de una herradura.

Viene al caso, porque he sido invitado a exponer, fruto de mi experiencia (quince años como letrado público y alguno mas como magistrado) en el Colegio de Abogados de A Coruña tales cuestiones bajo el sugestivo título de “Errores procesales típicos en materia contencioso-administrativa”, en la confianza de ofrecer una visión práctica y amena de lo que los libros no siempre dicen o lo que no enseña la Facultad (u olvidamos) y con arreglo al siguiente detalle según la información ofrecida por tan ilustre Colegio:

Fecha: próximo viernes, 21 de octubre de 2016: De 12:30 horas a 14:00 horas. Lugar de celebración: Salón de Actos del Ilustre Colegio Provincial de Abogados de A Coruña. Federico Tapia, 11.

Importe jornada: 25 € para colegiados.

De no cubrirse las plazas por los colegiados, podrán efectuar su inscripción personas externas bajo las siguientes condiciones: Importe: 100 €. Transferencia bancaria a ABANCA, c/c ES73 2080 0091 7930 4000 9815 – Ilustre Colegio Provincial de Abogados de A Coruña. El boletín de inscripción, deberá ser presentado en las oficinas del Colegio, o ser remitido a la dirección de correo electrónico formacion@icacor.es, junto con el justificante bancario.

dicciionarioAgradezco el detalle del Colegio que entregará a cada asistente inscrito  nuestra obra “Diccionario jurisprudencial del proceso contencioso-administrativo” (José Ramón Chaves García y María Dolores Galindo Gil, magistrados – La Ley Walters Kluwer, 2015).

¡Ah! ¡¡Los jueces también se equivocan!!. No sólo cuando se revisan sus sentencias en apelación o casación o por tribunales de ámbito internacional, sino cuando fallan y el “fallo” (valga la redundancia) queda impune porque se blinda con la fuerza de la cosa juzgada. Así lo comenté en un añejo post, que tiene ardiente actualidad, titulado Los jueces también se equivocan : errores judiciales y sus atenuantes.