acu-acu
Contencioso

Hablando sin preámbulos de los reglamentos con amnesia

amnesicoSe acabaron los tiempos de los reglamentos sin memoria. Sin Memoria económica, social o de impacto. Sin Preámbulos que expliquen su fundamento, objetivos y sentido.

Y es que vigencia de la Ley 39/2015, de 1 de Enero de Procedimiento Administrativo Común (PACA) impone la observancia de Principios de Buena Regulación (art. 129) al tiempo del “ejercicio de la iniciativa legislativa y la potestad reglamentaria” (dos en uno).

Este precepto nos recuerda que en buena técnica legislativa los anteproyectos de Ley contarán con “Exposición de Motivos” y los proyectos de reglamentos contarán con “Preámbulos” (bien está saber este reparto de etiquetas), pero además deberán justificar la adecuación a los principios siguientes: necesidad y eficacia; proporcionalidad; seguridad jurídica; transparencia y participación activa de potenciales destinatarios; eficiencia y como no, si afecta a gastos o ingresos públicos “se deberán cuantificar y valorar sus repercusiones y efectos” (en suma, principios sustanciales y relevantes, como nos ha mostrado lúcidamente Víctor Almonacid en su blog).

Por si fuera poco, el art. 130 impone la necesidad de que las administraciones públicas de poner orden en casa pues

Revisarán periódicamente su normativa vigente para adaptarla a los principios de buena regulación y para comprobar la medida en que las normas en vigor han conseguido los objetivos previstos y si estaba justificado y correctamente cuantificado el coste y las cargas impuestas en ellas.

Los problemas de esta avalancha de recomendaciones y mandatos serán numerosos, serios y jurídicamente difíciles de eludir. Leer Más

libertad-delacroix
Luchas, triunfos y homenajes del Derecho Público

David Robart vence a Goliat Trump armado con la sensatez

juez-fallaMe quedo estupefacto ante el precedente de la reacción de Trump frente a la decisión del juez federal James Robart, titular del Juzgado de Seattle, en que estimó la medida cautelar solicitada por dos estados de EEUU, los de Washington y Minnesota, que consideraban inconstitucional el decreto del Presidente que suspendía por 120 días el programa de acogida de refugiados y frenaba los visados para ciudadanos de seis países musulmanes, y fundando la posible inconstitucionalidad en la discriminación contra una religión, la musulmana, algo prohibido en la Primera Enmienda de la Carta Magna.

Pero lo llamativo y preocupante es que frente a la espléndida argumentación del juez Robart, plenamente jurídica y desprovista de toda veleidad política, se ha producido una reacción impropia de un Presidente, quien lo ha calificado de “falso juez” y ha tildado la decisión de “ridícula” además de vaticinar su anulación con tono amenazador.

Me parece oportuno asomarnos a este caso práctico de Derecho constitucional para aplaudir la valentía de un juez, no por el fondo de la decisión, sino por la clarísima argumentación que sostiene su decisión y sobre todo para comprender el funcionamiento de la democracia estadounidense. Veamos telegráficamente la sucesión de actuaciones y fundamentos: Leer Más

caoticos
Contenciososanciones

La Ley de Tráfico y Seguridad vial: actualizada, gratuita y comentada

multaaAntes o después todos tenemos que asomarnos a la Ley de Tráfico, como conductores, como abogados o para explicárselo a un amigo o vecino. La materia de “tráfico” se ha alzado en disciplina autónoma de gran interés por derecho propio.

En primer lugar, por su objeto, el tráfico y seguridad vial, muy acotado. Gira en torno al Texto Refundido de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial 6/2015, de 30 de Octubre, que plasma la vieja noción de “Código” en cuanto bloque normativo cerrado en sí mismo y completo y que además mana de una única fuente estatal, pues se alza en competencia común para todo el Estado, no en su aplicación pero sí en su régimen, que se sustrae a la potestad normativa autonómica.

En segundo lugar, por sus principios propios, ya que la administración de tráfico, siguiendo los pasos de la “emancipación” de la administración tributaria se ha ido dotando de sus propios institutos y reglas (tablón edictal electrónico singular; presunciones reforzadas; fuerte componente técnico: vehículos, viales, condiciones de seguridad, etc; procedimientos aligerados de trámites, “facilidades” por pronto e inmediato pago, etc.

De hecho, la entrada en vigor de la Ley 39/2015, de 1 de Octubre (PACA) supuso “desenganchar el vagón de la normativa de tráfico” del procedimiento administrativo común, de manera que la legislación básica de procedimiento se convierte en supletoria (Disposición Adicional Primera 2-c, referida a “las actuaciones y procedimientos sancionadores”).

Así pues, en esta selva de tráfico, bien está el valiosísimo y útil estudio que ofrece gratuitamente y accesible en su forma y actualización, modestamente titulado “Comentarios al texto refundido de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial”, obra de Amando Baños Rodríguez. Leer Más

librarry
Procesal

Bienvenida a las sentencias interpretativas en lo contencioso

curioso¿Caben sentencias interpretativas en lo contencioso-administrativo cuando se impugna una disposición general?, esto es, ¿es admisible que la sentencia declare la validez de una norma reglamentaria supeditado a que sea interpretada en una específica forma?.

Sobre tan interesante cuestión, que supone un reflejo de las sentencias interpretativas del Tribunal Constitucional, se ha pronunciado la reciente Sentencia de la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo de 22 de Diciembre de 2016 (rec. 629/2015) que no solo lo admite y fundamenta sino que expone la innecesariedad de plantear tesis o consulta a las partes. Veamos. Leer Más

competencia malabar
contratos

Reorientar el Proyecto de Ley de Contratos del Sector Público antes de que sea tarde

burocraCasualmente tras el último post dedicado a la corrupción y al Proyecto de Ley de Contratos del Sector Público me llega un espléndido trabajo del Observatorio de Contratación Pública (ObCP) con propuestas de “modificaciones y mejora” al citado proyecto y suscrito el 30 de Enero de 2017 en que de forma clara, sencilla y razonada califica de “oportunidad para “rearmar” nuestro modelo de contratación pública desde la lógica de los principios de eficiencia, transparencia y buena administración”.

Para tal alta y noble meta, este dictamen efectúa unas consideraciones generales y medidas específicas que a mi juicio son totalmente atinadas y oportunas que no podemos pasar por alto si queremos realmente mejorar nuestra maltrecha institución contractual. Leer Más

corruptos
ContenciosoContratos y Proyectos

La corrupción ante el nuevo Proyecto de Ley de contratos del sector público

archivo_000-106Tras la década larga de perversión de los contratos públicos, de abusos desde el poder, de la ineficacia de los controles internos y externos, del retardo del control jurisdiccional… parece que las aguas contractuales vuelven al cauce de la legalidad de donde nunca debieron salir.

Quizá se debe a que se contrata menos pues menos fondos públicos hay para ello. Quizá se debe al furor ético que invade a políticos. Quizá al cerco de controles contables, económicos y jurídicos. Quizá al reverdecimiento de la prevaricación y malversación, que han pasado del trastero al mostrador judicial.

Y cómo no, se debe al efecto luminoso de la Ley 19/2013, de 9 de Diciembre, de Transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

Pero no festejemos la muerte de la corrupción. Primero, porque los corruptos como las cucarachas sobreviven a todo. Segundo, porque los corruptos como la mafia, saben buscar vías alternativas cuando ven a la banda diezmada o cuando se implanta la “ley seca”. Y tercero, por aquello de que la tentación se aviva con la ocasión, y es que la gran ocasión para la corrupción suelen brindarla las malas leyes.

Una mala ley es una ley ineficaz. Una ley oscura es una ley que juristas e interventores manejan con incomodidad. Una ley compleja es un reto para los “hackorruptos”, capaces de “hackear” el texto normativo, esto es de explorar y descubrir los puntos débiles de una Ley de contratos, de un pliego de contratación, de un procedimiento contractual endiablado.

Por eso me echo a temblar cuando sé que sigue su andadura el Proyecto de Ley de Contratos del Sector público que traspone dos directivas comunitarias. Leer Más

premiado
Triunfos y homenajes del Derecho Público

El legado del fallecido John Hurt a los juristas

guin%cc%83oMe entero de la muerte del actor británico John Hurt a los 77 años víctima del cáncer de páncreas y no puedo menos de evocar la huella de su figura en algunas películas que mi generación lleva impresas y que tienen incidencia en como concebimos la persona y el poder.

Confieso que los juegos de artificio de luces, sonido y acción vertiginosa de las nuevas películas, donde la palabra y la historia se diluyen, me gustan poco. Como tampoco me gustan las películas de cine independiente, al menos de ese tan independiente que no hay ser humano sin galardón del Nobel capaz de entenderlas.

Por eso, citaré solamente cinco películas del gran actor británico que personalmente me impactaron.

Son películas que no encierran ficción, jueguitos visuales, estrépito de disparos ni viajes a brillantes delirios imaginativos. Son películas que encierran enseñanzas valiosísimas, ejemplos de la condición humana en situaciones extremas y que permiten comprender mejor la complejidad de la condición humana, el poder y la ley. Veamos a modo de homenaje a este maestro de la actuación como se convertía en maestro de la vida… Leer Más

indigenas
De la Universidad

Doctor cum laude o doctor sin laude: cuestión de honor

captura-de-pantalla-2017-01-26-a-las-9-02-16 Hasta no hace mucho prácticamente toda tesis doctoral era “cum laude” (“con alabanza u honores”) salvo los excepcionalísimos casos singulares de “castigo” por crímenes inconfesables del doctorando, o de tesis tan malas que eran “antítesis”. Esa situación de otorgar un rasero de máximos a todos propiciaba la devaluación del título y además penalizaba a los mejores que no tenían espacio para la distinción de su trabajo respecto del pelotón de doctorandos.

Al fin y al cabo, la condición de doctor demuestra que se tiene plena aptitud investigadora y la tesis dice mucho de quien investiga, de quien la dirige y de la Universidad que la impulsa. Por eso no es gratis: esfuerzo, dedicación, laboriosidad, paciencia y reflexión.

El remedio a la situación de “café cum laude para todos” vino de la mano del Reglamento de Doctorado de 2011 en que el Tribunal al término de la tesis manifiesta la calificación de la misma y sería en una sesión ulterior, a puerta cerrada, en la que se podría asignar el laurel, el ansiado “Cum Laude”, pero eso sí, bajo unanimidad. Con ello se evitan las presiones del acto público y solemne y permite a los miembros del Tribunal “debatir claro” sobre las excelencias o miserias de la tesis.

Pues bien, me parece oportuno citar ahora un reciente sentencia contencioso-administrativa que guarda conexión con la actualidad. De un lado, porque tiene que ver con las vicisitudes de una tesis doctoral titulada “Las cuatro vertientes de la responsabilidad sanitaria” (lo que enlaza con el último post), y de otro lado, porque ayer fue noticia la publicación por Santiago Muñoz Machado del Libro de Estilo de la Justicia, quien en una entrevista expuso que el estilo jurídico impone “Estar bien escrito, con buen lenguaje y organización de los párrafos, que se corresponda lo más posible con el lenguaje ordinario… No debe haber diferencias entre una buena sentencia y un buen artículo periodístico o un pequeño ensayo”; y lo traigo a colación porque esta sentencia que a continuación transcribo es ejemplo de claridad y román paladino, pese a lo chusco del caso. Veamos. Leer Más

tijeras
responsabilidad

La responsabilidad sanitaria revienta por las costuras

medicos-mirandoUno de los ámbitos de la responsabilidad patrimonial de la administración paradójicamente creciente es la sanitaria. Y digo paradójicamente porque sería de esperar que cuanto más avanza la ciencia y la tecnología sanitaria, mayor acierto y eficacia debe existir en el servicio.

Asimismo, cuanto más perfilen los tribunales el estándar sanitario mayor diligencia y éxitos debería ofrecer la sanidad pública.

Y sin embargo las reclamaciones y demandas aumentan, quizá debido a una razón humanamente comprensible.

Cuando está en juego la salud nadie quiere errores pero tampoco dudas. No puede contenerse el derecho del paciente o sus familiares a saber si se hizo todo lo posible y lo mas adecuado.

Pero también tiene derecho el médico a defenderse, y como no, la administración sanitaria que se siente como ángel acusado de ser un demonio.

Veamos las consecuencias y el tinglado jurídico montado en cuestiones que requerirían serenidad, claridad y verdad. Leer Más